La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 25 de marzo de 2015

UPyD: Entre la espada y la pared















La primera víctima de las elecciones andaluzas ha sido UPyD. Su 1,9% de los votos (en una Comunidad en la que había superado el 7% de los votos en las europeas de Mayo) ha provocado un cisma en el partido a nivel nacional. Los dos diputados más válidos de la formación, Irene Lozano y Álvaro Anchuelo, han dejado el consejo de dirección y otro diputado, Toni Cantó, ha calificado como muy decepcionante la no asunción de responsabilidades por parte de Rosa Díez.
Este no es el primer cisma en UPyD, recientemente sufrieron otro con la salida de Sosa Wagner de la formación (y del parlamento europeo, donde era el portavoz), que provocó un continuo trasvase de afiliados a Ciudadanos (C’s), entre ellos el coordinador en la Comunidad Valenciana, Alexis Marí. Eso dejó muy debilitada a la formación, que se veía empequeñecida mes tras mes en las encuestas en favor de C’s.

Muchas veces me sorprendo de la miopía que hay en los partidos. Las encuestas daban muy mal resultado a UPyD en Andalucía, y no eran las cocinas sino la intención directa de voto, que es un dato mucho más objetivo. O las encuestas estaban muy mal hechas o era evidente que UPyD no iba a entrar en el parlamento andaluz. Así pues esta explosión interna después del fracaso andaluz, este convencimiento súbito de que así no se puede seguir me es incomprensible ¿Qué esperaban? ¿Sacar mas diputados que Podemos? O la propaganda interna tenía sorbido el seso a los dirigentes y afiliados de UPyD o en aquella casa había una tensión interna enorme que estaba esperando la primera justificación para explotar. Y debe ser lo segundo, porque he hablado con Toni Cantó y con el candidato a la alcaldía de Valencia Eduardo Gómez y ambos saben perfectamente que sacar representación va a ser muy complicado, más allá de las soflamas oficiales de que las encuestas son mentira y que van de puta madre.
UPyD ha pasado de ser el partido refugio de la gente moderada que rechazaba el actual bipartidismo a ser un partido “antipático”. La mayoría de ese votante se está acercando a C’s, que para ellos representa lo mismo que representaba UPyD pero con más glamour. Y ese es el drama de UPyD, que sin hacer nada sustancialmente distinto está viendo cómo se le escapan los votantes de entre las manos. Porque UPyD ya era un partido potencialmente “antipático” antes, lo que pasa es que mientras se crecía las cosas no se notaban y en cambio, al decaer, han salido a relucir los peores instintos.

La verdad es que es insufrible ver a los principales líderes de UPyD situarse en posición de altura moral sobre los demás, pretendiendo ser los únicos dignos en un mundo de ladrones y malignos. La aparición de Podemos hizo que el trastorno obsesivo-compulsivo de sus principales líderes, que tenían focalizado en el nacionalismo, se extendiese para atacar al partido nuevo, con acusaciones que dejaban las barbaridades que decía el PP en suaves discrepancias, y todo porque sabían que les quitaba votos. Para cuando entendieron que atacar a Podemos era contraproducente ya era tarde y la fuga se presentó por el otro flanco, con C’s, al que por supuesto también odiaron y acusaron de todo (ideas luego usadas por el PP, por cierto). Los principales líderes de UPyD son lo más sectario que he visto en el panorama político en toda mi vida.
Verles diciendo que son “genéticamente incompatibles con la corrupción” y destacando como virtud máxima que tienen cero imputados (cuando no gobiernan en ninguna parte) resulta ridículo. ¿Qué iba a hacer UPyD el día que tuviese un imputado? ¿Un suicidio colectivo? O lo que repetían últimamente, que eran víctimas de una conspiración mediática, cuando yo he llegado a ver a Rosa Diez, Herzog e Irene Lozano en la TV la misma mañana. La culpa siempre era de los demás, nunca de ellos. Ahora la culpa la tienen los andaluces, que son gilipollas y votan a corruptos porque son viciosos e inmorales.
Supongo que mucha gente en UPyD se dio cuenta que con estos mensajes, expresados de forma más o menos transparente, no iban a conseguir más que el desprecio de los votantes, pero la cuestión es que, o no dijeron nada o no pudieron hacer nada. Y no los critico, ojo, cuando en un partido se establece la idea de que se representa la verdad absoluta es muy difícil discrepar. Los partidos marginan a quienes discrepan de forma general, no solo lo hace UPyD.

La cuestión es que UPyD está donde está, a punto de entrar en el extraparlamentarismo generalizado, y todo el mundo entiende que hay un problema. Unos pocos dirigentes creerán que el problema es España y la mayoría entenderá que el problema está en otra parte. La pena es que su portavoz, Rosa Díez, parece ser de los primeros y se ha negado a asumir responsabilidades.
A estas alturas cabe poca duda de que Rosa Díez debe dejar de ser portavoz de UPyD, algo que ya deben pensar casi todos en UPyD (otra cosa es que se atrevan a decirlo). UPyD tiene una muy buena dirigente que además tiene muy buena imagen, que es Irene Lozano, y es una opción tan evidente que parece mentira que aún no se haya hecho. Cayo Lara entendió perfectamente que su momento político había pasado (si es que alguna vez lo tuvo) y puso al mejor de sus diputados al frente, que es Alberto Garzón. Díez no ha tenido esa generosidad o esa inteligencia, y el partido ha perdido unos meses fabulosos negando la realidad.
Yo no sé qué pasará en los próximos días aunque imagino que obligarán a Díez a apartarse de alguna manera. Si al final no se atreven a sacar a Díez de en medio ya puede prepararse UPyD a cambiar sus sedes por una catacumba, porque van a quedar cuatro gatos. Algunos militantes y dirigentes se irán a C’s, otros dejarán la política e incluso algunos pueden buscar otras opciones políticas. En cualquier caso pueden dar el partido por amortizado.

Pero el meollo de la cuestión, que vuelve después del problema con Wagner, es si aliarse o no con Ciudadanos. No me cabe duda de que hay muchos en UPyD que quieren eso, aunque en su momento se callasen y no se fuesen a C's como otros. Otros quizá llegaron a este convencimiento, antes rechazado, el mismo domingo por la noche. Pero no todos ni mucho menos van a querer confluir con C’s, un partido claramente derechizado en los últimos meses, pues en UPyD hay mucha gente muy socialdemócrata.
En los últimos meses C’s y UPyD han seguido caminos opuestos. Mientras el primero se ha ido derechizando en búsqueda del voto que perdía el PP, el segundo se ha ido hacia la izquierda. En este momento hay divergencias programáticas en muchas más cosas de lo que parece pero, sobre todo, es en la dialéctica política donde está la diferencia. Y renegar de toda esta “evolución divergente” para acabar juntándose con C’s convertiría los últimos meses en una estafa.

Además de todo esto está la lógica de los acontecimientos. Si UPyD quería haber pactado con C’s debió hacerlo a final de verano, no ahora. En ese momento UPyD era el partido fuerte, hubiese podido imponer parte importante de sus puntos de vista y hubiese podido evitar la derechización de C’s. Ahora, con un C’s que sacaría votos aún poniendo a Espinete de candidato, no necesitan a UPyD para nada.
Cuando se planteó este pacto (que se veía a la legua que no se iba a hacer) ya comenté a gente de UPyD de que el momento de pactar era ese y que si no lo hacían les pasaría lo mismo que a IU con Podemos. Si IU hubiese sido más generosa en el invierno de 2014, Podemos no hubiese nacido jamás. Luego pasó lo que pasó y fueron como locos a confluir, y entonces Podemos ya no quería. Para Podemos ahora mismo IU no es más que un partido quebrado con un conjunto de cuadros a los que absorber. Para C’s, ahora mismo, UPyD es también eso, sino leed este escrito de Manuel Conthe, elegantísimo pero “cabronazo” como él solo.
No, UPyD no debe confluir. No aportará nada a C’s, tendrá que asumir el programa derechizado y no será más que un apéndice si es que les dejan mantener su naturaleza. Para hacer una comparación que se entienda bien: UPyD aportaría menos al programa de Ciudadanos de lo que EQUO aportará al de Podemos (otra cosa es que sus cargos se colocasen mejor).

¿Qué le queda a UPyD? Pues hacer una arriesgadísima apuesta que tiene pinta de que va a salir mal, de que es tarde para hacerla, pero que tiene que tomar porque no hay más opciones. UPyD debe elegir portavoz y candidata a la presidencia del gobierno a Irene Lozano, apartar a la vieja guardia y definirse claramente como un partido socialdemócrata y radicalista, sin complejos. Vamos, debe superponerse al PSOE, ser la socialdemocracia “limpia y nueva” contra la socialdemocracia “sucia y vieja”.
¿Que puede salir mal? Claro, es que probablemente saldrá mal, pero es que no hay otra opción. El espacio de centro-derecha está cogido y ahí serán pulverizados. El espacio del centro-izquierda está cogido también pero al menos ahí tienen algo que ofrecer contra un PSOE que más allá del espejismo de Andalucía es un partido decadente. Esa izquierda socialdemócrata y progresista a la que no le convence Podemos o que se ha dejado asustar con las teorías del apocalipsis, esa izquierda auténticamente “nacional” y jacobina, ese es el único espacio que queda para sacar cabeza.
Y no es solo levantar una bandera y poner un nuevo líder, hay más. Las compulsiones obsesivas deben acabar, el “odio” contra todos debe cesar, los maximalismos absurdos sobre la recentralización de competencias deben ser moderados. Y deben entender, como sí ha entendido C’s, que deben presentarse como un partido abierto a los pactos.

Ya hay algún periódico que pretende derribar a Díez para que UPyD se integre en C’s y no me cabe duda en que van a haber presiones, pero la gente de UPyD debe huir de la falsa dualidad que seguramente van a querer generar: Las alternativas no sólo son o que siga Rosa Díez y hunda el partido o la confluencia con C's, hay más opciones y esas son las que deben explorar, porque cualquiera de esas dos representan el fracaso y el fin de UPyD.

9 comentarios:

  1. En Territorio Magenta un usuario ha posteado un mensaje que supuestamente ha enviado Rosa Díez a los militantes y simpatizantes de UPyD. Este apartado es muy interesante :

    "La política de transparencia siempre ha sido nuestra norma de comportamiento y por eso me siento en la obligación de compartir con vosotros, dentro de los límites permitidos, los hechos que se produjeron en la última reunión del Consejo de Dirección, máxime porque los acontecimientos derivados de lo que allí ocurrió han debilitado aún más al partido. Algunos de los miembros del órgano colegiado elegido por votación directa de todos los afiliados plantearon dos opciones para afrontar el resultado de las elecciones andaluzas: la primera, un acuerdo con Ciudadanos, anunciando de antemano que si no se aprobaba su propuesta, dimitirían. Con esas advertencias se votó y no se aprobó."

    http://www.territoriomagenta.com/t7270-congreso-extraordinario-de-upyd

    Si eso es cierto... me da que se puede descartar que Irene Lozano sea la más apropiada para dirigir un UPyD "socialdemócrata y radical" alejado de Ciudadanos, ¿o has hablado con ella personalmente y/o tienes otra información distinta al respecto?

    En todo caso, coincido en que la estrategia de echar a Rosa Díez y demás caras visibles antipáticas y dejar que el sector más social-liberal se marche a Ciudadanos para que lo quede de UPyD se transforme en un partido netamente socialdemócrata (en la acepción moderna del término, claro) sería lo único que ese partido pudiera haber hecho para sobrevivir... antes de que apareciera Podemos.

    Yo por ejemplo votaría a un partido político -no a una ONG dedicada a poner querellas pero sin plan ni opciones serias de gobierno, que es lo que es UPyD ahora- pragmático, patriota, socialdemócrata y anticorrupción "de verdad" (a un partido como Podemos que defiende que una región española pueda independizarse unilateralmente, o que sobre inmigración presentaron a las europeas un programa prácticamente de puertas abiertas no lo identifico ni en broma con lo primero; y respecto a lo segundo... últimamente parece que quiere aparentar eso con propuestas más o menos sensatas, pero sus dirigentes vienen de donde vienen, e Izquierda Anticapitalista era lo que era hasta que se disolvió en Podemos, así que simplemente no les creo), y mi opción preferida sería UPyD si tomase ese rumbo pero, sinceramente, dudo mucho que tengan posibilidades en este momento a la hora de luchar por el electorado de centro izquierda que en buena parte se identifica con Podemos o incluso con el PSOE (lo de la corrupción es un detallito menor, al parecer...).

    Ojalá me equivoque y un proyecto así sea viable, con otras caras y sin volver a hablar de transversalismo y apoyarse de nuevo en los medios de la derecha para crecer pero... ¿qué (mini) UPyD quedará una vez estén fuera todos los social-liberales que se hayan marchado a Ciudadanos y los que admiraban a la transversal Rosa Díez y demás ? ¿Serían capaces de una operación política tan complicada partiendo de ser una facción socialdemócrata de un partido que hoy parece moribundo?

    José Antonio O.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el texto entre paréntesis "(a un partido como Podemos...)", me quiero referir obviamente a que no identifico a Podmeos ni como patriota ni como socialdemócrata. Cometí el error de finalmente añadir lo de "pragmático", además adelante de los demás adjetivos, sin corregir el resto del texto. Si algo le sobra a Podemos es "pragmatismo", al menos en cuanto a su mensaje y estrategia para llegar al poder.

      Eliminar
  2. No creo que se trate (lo digo por los comentarios y el artículo) de que Rosa Díez o Gorriarán sean antipáticos, sino que sobre todo la primera está muy ligada al inconsciente colectivo de la gente como perteneciente a los políticos de siempre. Y Rosa además, no ha hecho mucho por cambiar esa percepción, por mucho que supongo que ella misma lo ha ya intentado. Ha recído que basta con un cambio de colores y alguna novedad en el programa y las proclamas.

    Por mucho análisis, autocrítica o pacto que haga o deshaga UPyD, al final la percepción del ciudadano medio es que es un partido formado por gente procedente mucha de otros partidos, cuya seña de identidad es ir en contra del modelo autonómico actual, con una líder un tanto autoritaria. Y contra eso no tiene nada que luchar UPyD, salvo que se vaya Rosa Díez y ocupe su puesto gente son una imagen más fresca en todos los sentidos.

    Salvando las distancias, es algo parecido a la percepción que se tiene de IU, sobre todo con respecto a Podemos. Son los que fracasaron y se agarraron a lo de siempre.

    ResponderEliminar
  3. Es evidente que UPyD tiene un problema, pero no es tanto un problema de caras, que también, por otra parte fácilmente solucionable, sino uno de mensaje, de ideología y de percepción ciudadana. Me explico. UPyD ha cometido el mismo error que Podemos al no identificarse en un punto concreto del continuum Izquierda-Derecha, suponiendo que la ciudadanía ya no daba valor a esa identificación. Es falso, la ciudadanía, entre la que me incluyo, sí da valor y mucho a la identificación en ese contínuo ideológico, por eso identifican a UPyD en la derecha y no en la izquierda, que es donde debería estar.

    La solución para UPyD pasa inevitablemente por dos frentes: uno, la renovación de su cúpula dirigente, empezando por la propia Rosa Díez; y dos, por su refundación ideológica para situarse inequívocamente en la socialdemocracia europea. Todo lo demás, no sirve para nada.

    ResponderEliminar
  4. Pedro, llevo tiempo diciéndote que cada vez me gusta mas tu blog... y cada entrada me refuerza esa opinión. Has clavado lo que pienso sobre este tema, y que expresé en un post de Facebook hace unos días. Voy a intentar enlazarlo, por si acaso te interesase

    https://www.facebook.com/dario.uchamoreira/posts/10205743831011038?notif_t=like

    Si no te importa (supongo que no) recomendaré tu blog y tomaré, citando la procedencia, extractos de este articulo, porque refuerza mi opinion sobre lo que debe ser el futuro de UPyD.

    El blog está muy interesante, pero lo realmente interesante sería montar una tertulia presencial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si no pudieses acceder, esta es la parte final de mi post (25 de marzo)

      ¿Qué le queda a UPyD?. Desde mi punto de vista: en primer lugar, solucionar sus problemas de liderazgo, y sustituir a Rosa Diez. ¿Para pactar con Ciudadanos? (es el motivo por el que muchos la quieren sustituir), NO, EN ABSOLUTO. Ese pacto ahora sería incluso peor, porque cuando se propuso, UPyD podía partir de una posicion negociadora dominante, y ahora la tortilla se ha dado vuelta por completo. Ahora, ese pacto significaría de hecho la absorción y completa desaparición de este partido.
      UPyD debe aspirar a ocupar su propio espacio... pero como ha tardado demasiado, ese espacio debe ser el que dejan libre otros. Es decir, no izquierda pura, no derecha liberal. ¿Que queda? la SOCIALDEMOCRACIA. Algunos me direis "ese espacio ya lo ocupa el PSOE"... desde la reforma del articulo 135 de la Constitucion, queda claro que ya no. Y aunque eso no fuese asi, es un partido que necesita una profunda regeneracion a la que aun le queda mucho por llegar. Si yo fuera UPyD, ocuparia una socialdemocracia defensora a ultranza del estado del bienestar y los servicios públicos, combinándola con una racionalización de la Administracion y la lucha contra la corrupción. Hay espacio para ocupar.

      Eliminar
    2. Yo quiero unirme a la tertulia presencial. Ya diréis dónde y cuándo quedamos.

      Eliminar
  5. Noticia aparecida hoy en el diario "Las Provincias", en la que este medio de información asegura que UPyD ha revelado que Toni Cantó negocia con Ciudadanos su pase a esta formación. http://www.lasprovincias.es/politica/201503/27/upyd-revela-toni-canto-20150327001057-v.html

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches, Pedro:

    Has escrito un artículo muy útil para mí, ya que tenía mis dudas sobre UPyD y todo ese debate interno.

    Con respecto a Cs - Si la unidad de España fue el primer objetivo de Ciudadanos, ojo que el segundo parece ser facilitar financiación a los empresarios a costa de los trabajadores. Albert Rivera nos ofrece una ronda más de ese capitalismo popular que no se sonroja al ofrecer las infinitas bondades de una agenda diseñada en perjuicio evidente de una inmensa mayoría. Todo gracias al programa económico de Luis Garicano, un viejo asociado de esa claque corporativa de exotérico progresismo de FEDEA-Politikon. En este punto resultaría más apropiado cambiar el nombre de Ciudadanos por el de "Empresarios". Siendo así, mis ilusiones iniciales ya han desaparecido por completo con respecto a Cs y NO pienso apoyarles.

    Ciudadanos, "el Podemos de derechas", se trata de una operación política en que se anticipa un éxito con la esperanza de que simplemente suceda. Una mala praxis que fracasó en 1986 con la Operación Roca y que las modernas formas de comunicación, sin embargo, hacen ahora más sencilla que entonces. Es un partido, además, constuido no por idealistas sino por pillos y profesionales de la política local. El objetivo último de todo el invento no es otro que poder organizar un gobierno de la derecha en un escenario social en que debería resultar imposible. Esta es la desnuda realidad de Ciudadanos,un instrumento para un fin inaceptable para la democracia de este país y nuestros intereses colectivos.

    ResponderEliminar