La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







martes, 14 de abril de 2015

Podemos ante el año electoral














Da la sensación de que Podemos se ha desinflado un poco desde que comenzó el 2015. Su crecimiento se ha frenado en seco incluso parece que está comenzando a retroceder electoralmente a tenor de las encuestas, y la aparición de sus líderes en los medios de comunicación ha bajado bastante en los últimos tiempos. Adicionalmente parece como si el discurso se hubiese quedado viejo en cuestión de meses, como si lo de “la casta”, el “sentido común” y todas esas cosas no diesen más de sí.
Ahora comienza la época más difícil para Podemos, la de enfrentar unas elecciones autonómicas sin los cuadros necesarios, con candidatos bastante desconocidos y a priori poco carismáticos (con honrosas excepciones). El tiempo ha situado a Podemos demasiado arriba en demasiado poco tiempo, e intentar salir a ganar con estos condicionantes es muy complicado.

Pero Podemos enfrenta otros problemas que no tienen demasiado que ver con las autonómicas y sí con la situación política, problemas que van a perdurar más allá de las elecciones y que creo que hay que analizar. El primer problema tiene un nombre claro: Ciudadanos.
Podemos ha representado hasta ahora una doble ruptura. La primera ruptura era económica, era enfrentarse a la estructura precarizadora que se nos ha impuesto, con los recortes, la destrucción del estado del bienestar y la falta de esperanza por un futuro mejor que el presente. La segunda ruptura era política, era contra los partidos del Establishment y contra el bipartidismo. La ausencia de legitimidad del PP y el PSOE, provocada por la demostración de que la alternancia era más de lo mismo y la corrupción generalizada en ambos, exigía una catarsis política que tenía que venir de un nuevo partido que no estuviese manchado por la situación anterior. Ambas rupturas fueron representadas con el famoso término, ya asumido por la sociedad, de “la casta”, y Podemos se situaba encabezando ambas.
Sin embargo un nuevo actor entró en este juego, quitándole a Podemos la mitad de la bandera que alzaba. C’s no representa una ruptura económica para la población (aunque pretenda algo parecido con ese mantra de “las reformas estructurales”), pero sí representa una ruptura política. C’s repite mucho que ellos representan la “ilusión” frente a la “venganza” de Podemos, pero no es verdad. C’s es también venganza y castigo a los partidos tradicionales, y por eso se ha convertido en una opción válida de voto.
Es posible que muchos de los que pensaban votar a Podemos a finales del año pasado y que están en el terreno más desideologizado del electorado piensen ahora en votar a C’s. Esto explicaría el retroceso que se observa en las encuestas.

El argumento anterior enlaza con otra idea que creo que es importante. Mirad, desde que Podemos sacó un excelente resultado en las europeas de mayo ha sido brutalmente atacado y vilipendiado por la práctica totalidad de los medios de comunicación y de los partidos políticos. Se les ha acusado de populistas, mentirosos, bolivarianos, utópicos peligrosos, corruptos en potencia, etc, etc. Se ha atacado a sus líderes, se han fabricado inverosímiles historias sobre sus objetivos y relaciones con potencias extranjeras. En fin, hasta les han acusado de querer islamizar Andalucía.
Todo esto ha tenido un éxito escaso. Posiblemente hayan (y han) conseguido fanatizar a los convencidos de antemano, hayan hecho que los votantes que nunca iban a votar a Podemos odien a ese partido y se desgañiten con solo oír su nombre, pero eso creo que no afecta demasiado a sus expectativas electorales. Sin embargo sí han tenido un éxito en lo que quizá parece lo más accesorio pero que es importante, y se puede ver en las encuestas del CIS: Han conseguido que el electorado perciba a Podemos como un partido de ultra-izquierda, casi en la extrema-izquierda.
Y eso para Podemos, que pretende presentar un mensaje transversal, es un gran problema. Objetivamente Podemos está menos a la izquierda que IU y electoralmente les interesa que se perciba así, sin embargo la percepción social es la contraria, es que Podemos está más a la izquierda que IU. Y los españoles, por mucho que se estén desplazando a la izquierda, no van a votar mayoritariamente a un partido que perciben en la extrema-izquierda. Si Podemos no arregla esto, podría encontrarse con un techo de votos que podría evitar que consiguiese una mayoría suficiente para encabezar un gobierno.

La cuestión es que Podemos debe enfrentar todas estas situaciones y debe hacerlo con argumentos distintos a los que ha usado hasta ahora, que ya no dan más de sí. Para empezar, creo que Podemos necesita dotarse de cuadros intermedios rápidamente, de gente que complemente a esa santísima trinidad compuesta por Iglesias, Monedero y Errejón y que evite esa percepción, inducida por sus adversarios, de que Podemos es una oscura secta de profesores que están maquiavélicamente intentando obtener el poder.
Los otros dos fundadores de Podemos, Luis Alegre y Carolina Bescansa, no son personas carismáticas y convincentes, y del resto de miembros importantes de Podemos tan solo Ramón Espinar y Pablo Echenique me parecen políticamente atractivos. El resto, la verdad, no está a la altura de los políticos de otros partidos. Podemos necesita urgentemente una “clase media” política que rellene el hueco entre sus pocos políticos brillantes y una mayoría todavía poco preparada o mediocre.
Ya veremos qué sale de estas elecciones autonómicas y si salen cuatro o cinco figuras políticas de peso, que transmitan a la ciudadanía que Podemos es un partido con cuadros suficientes y preparado para gobernar.

Más allá de los nombres, Podemos necesita rearmarse de argumentos e ideas. La aparición de C’s ha traído un paquete de reformas que compiten con las de Podemos y que, además, tienen el unánime aplauso mediático. Y la cuestión es que muchas de las propuestas de C’s son igual o incluso más complicadas de aplicar que las que se calificaban de imposibles cuando las presentó Podemos, sin embargo a Garicano le aplauden y toda la prensa hace la vista gorda ante el conjunto de propuestas de C’s, por mucho que los números a priori tampoco salgan.
Podemos debe decidir cuál es el paquete de reformas básicas que quiere aplicar, sacar a sus mejores economistas y politólogos a defenderlas y dar argumentos al resto de miembros. Si se apuesta por una Renta Básica de Inserción que se concrete y se oponga al CSAG de Garicano y a la nulidad del PP y el PSOE, si quieren renegociar la deuda que planteen unas líneas maestras igual que Syriza tenía el “plan Varoufakis”. Hay que aprovechar las sinergias con EQUO para crear un bloque energético y de economía verde creíble y atractivo, hay que crear contrapesos para evitar la corrupción (no vale solo con medidas punitivas) y decidir qué se quiere hacer con las administraciones, la financiación y el sistema electoral.
Y quizá Podemos podría hacer algo con lo que le he escuchado teorizar y que daría un buen golpe de efecto: Un “gabinete en la sombra”. El gabinete en la sombra es algo propio de la cultura política británica y que hace el partido de la oposición. Igual que el gobierno tiene sus ministros, el partido de la oposición tiene sus ministros alternativos, que se enfrentan a los ministros reales en la cámara.
Esto del gabinete en la sombra es muy bipartidista pero daría un golpe de efecto y situaría a Podemos realmente como la “oposición al PP” que dice Iglesias, dejando al PSOE en posición subalterna. Ahora, esto tiene un problema ¿a quién pones? Porque para hacer esto, Podemos necesitaría llenarse de independientes o “fichajes” de última hora, porque como hemos dicho cuadros de nivel no tiene.

Las elecciones autonómicas no son fáciles para Podemos. Los resultados de las mismas serán peores que el resultado potencial en las generales y eso en Podemos lo saben, pero deben marcar terreno en muchos territorios (Madrid y Valencia fundamentalmente) para tener posibilidades en noviembre. Y paralelamente deben enfrentarse a un competidor nuevo que ha venido cargado de medidas, realistas o no, pero que no son las mentiras recicladas del PP o las ocurrencias del PSOE.
Y para tener éxito, además de todo lo comentado, estaría bien que Podemos comenzase a “abrir la mano”. Se necesitan caras nuevas, personas provenientes de sensibilidades políticas distintas a las de los fundadores y más sinergias con los grupos que se adhieren a las candidaturas de Podemos. En definitiva, acercarse más al modelo Syriza y alejarse del modelo “leninista”.  Que aprenda Podemos del último partido de gestión leninista que ha habido en España, UPyD, y de cuál va a ser su final, para no persistir en el error.

9 comentarios:

  1. Calificar la economía de la URSS como "economia planificada marxista" implica no entender qué es el marxismo.
    La URSS nunca llegó a la 1ª fase del comunismo como sistema económico.
    El marxismo no es un tipo de sistema socio-económico sino un conjunto de doctrinas sobre el funcionamiento del capitalismo y cómo superarlo.
    Para más información acuda a las conferencias marxistas que se organizan en su ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no será que ud. confunde comunismo con marxismo? Pregunto...

      Eliminar
    2. Más que nada por situarme. ¿A qué viene esta mención a la URSS en este post? Imagino que viene de otro u otra conversación...

      Eliminar
    3. Entiendo que viene (y no estoy seguro), por un comentario en twitter sobre el Trabajo Garantizado que propone IU. Yo dije que el TG es una propuesta de ascendencia postkeynesiana, y un sujeto me dijo que eso era economía planificada como en la URSS. Le respondí que no, que el TG es postkeynesiano y no marxista, y que por tanto nada tenía que ver con la URSS ni con la economía planificada.

      Nuestro amigo anónimo se ve que ha leído eso, y no sé muy bien por qué ha mezclado las cosas y las ha traído aquí, descontextualizándolas aún más.

      Eliminar
  2. Pedro: Me parece exagerado tachar la organización de UPyD como "leninista",

    Por otra parte, es curioso cómo el PSOE (ya que hablamos de partidos supuestamente de izquierdas) el gasto público creció más con gobiernos "de derechas" entre 1975 y 1982, más que en TODOS los años de gobierno de PSOE. De ahi a lo que Navarro ha llamado el "subdesarrollo social" de España. En efecto, por lo general los países que menos invierten en sus ciudadanos suelen tener una ciudadanía bastante, digamos, "reaccionaria" o anacrónica en muchos temas.

    Recuerda la frase famosa de Solchaga "España es el país más fácil para hacerse rico".

    Luego en España sabemos que el 60% o más de la población prefiere, desgraciadamente, obtener su información de la tele. Este es uno de los paises del mundo que más dependen de la tele, de ese medio de desinformación que por supuesto es aprovechado por el PPSOE.

    Tienes razón en todo lo demás por supuesto. Para empezar, es innegable que Iglesias es una figura clave y eso no siempre es bueno para ese movimiento. En las elecciones europeas, la cara de Iglesias sirvió como logo. Muchas malas lenguas le acusaron de "narcisista". Esto lo entiendo porque por ejemplo en mi blog, yo tengo mi foto en grande y siempre hay algún que otro idiota desgraciado que dice que soy "narcisista", a pesar de que simplemente como todos sabemos, la gente se siente mas cercana a alguien con FOTO o una cara conocida antes que el anonimato o la frialdad de un logo. No obstante, le ha pasado "cierta" factura a Podemos en tanto que a los libegales les interesa criticar eso a falta de tener argumentos.

    En lo demás, también de acuerdo. Quizá te conteste con mas detalles en una entrada particular.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfredo, la política socioeconómica de la UCD de Suarez de 1976 a 1981 no fue de derechas precisamente. Hay que tener en cuenta de donde veníamos, con un gasto público irrisorio propio de un país tercermundista. Si en esos años se pasó, por ej. de 100 a 800 el incremento fue del 800%. Y si en los años de Gobiernos socialista pasó de 800 a 1.600, el incremento es "solo" del 100%....Cuidado con el manejo de estadísticas, que las maneja el diablo....

      Eliminar
    2. Alfredo,

      Cuando digo que UPyD es leninista lo digo por su forma de gestionar el partido (altamente centralista, obsesivamente pendiente de la disidencia interna, etc), obviamente no lo digo por su carácter ideológico.

      Lo que dice anónimo es cierto, ya que fue la UCD la que creó un sistema fiscal moderno y su política económica ciertamente no era de derechas, pero también es cierto que el PSOE nunca ha acercado a España a los niveles de gasto público de las socialdemocracias europeas. Aunque tampoco en países como Portugal o Grecia (o Italia) el gasto público se acerca a esa Europa central y del norte.

      Saludos,

      Eliminar
  3. Hola Pedro,
    Muy interesante tu artículo. Tu blog es muy informativo y tu opinión muy detallado. Me encantaría poder leer un poco más acerca de la evidencia que tienes para decidir el espectro político de Podemos y de Ciudadanos. En el caso de Podemos pareciera que sus vínculos con el Chavismo y de los vínculos de Pablo Iglesias con la UJCE, hace mas difícil que el público no los empiece a catalogar como de extrema izquierda.

    He encontrado el blog del año pasado donde refutabas que Podemos era comunista, pero su idea de hegemonía (aunque no sea realizable) que mencionas en artículos anteriores sigue fielmente los pasos que dio el Chavismo en Venezuela. Chávez tampoco se quiso clasificar como socialista durante muchos años y sus ideas iniciales eran bastante moderadas. Sin embargo, apenas ganó su segundo mandato lanzó su campaña para el Socialismo del Siglo XXI.

    Felicitaciones por tus análisis en este blog.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán,

      Cuando hablas del "espectro político" de C's y Podemos ¿a qué te refieres? ¿A la parte del espectro político que comparten? ¿O a su posición en el espectro político? Si es lo segundo, y ya que veo que has leído algunos escritos sobre Podemos, en los meses de enero y febrero de este año escribí bastante sobre C's y puedes encontrar los escritos en el Archivo del Blog del menú de la derecha.

      Respecto a la similitud del discurso de Podemos con el del primer Chávez no es extraño. Los dirigentes de Podemos se han formado y han estudiado profundamente los procesos en latinoamérica de los últimos 20 años. Te puede recordar algo a Chávez, y a mi me recuerda mucho al peronismo o a Correa, o incluso al Frente Amplio de Uruguay.
      Según el planteamiento de Podemos, en España hay una ruptura de los consensos constitucionales parecida a la que ha habido en varios países de América Latina en los últimos años y por causas parecidas (exigencias económicas por parte de instituciones acreedoras, etc), por tanto, han copiado a nivel dialectal muchas cosas de allí.
      Podemos bebe mucho de Ernesto Laclau y de su "razón populista" donde dice que el populismo es la forma de conseguir la hegemonía. De todas formas el concepto de hegemonía cultural es del italiano Gramsci, lo que pasa es que las experiencias latinoamericanas (sobre todo el peronismo) ha creado esa interpretación particular de la hegemonía y de cómo conseguirla.

      En cualquier caso aquí los parecidos se sobredimensionan o se minusvaloran en función de la propaganda que se quiera dar. Podemos se parece al primer Chávez, pero también al primer Felipe González, se parece a Syriza y a Beppe Grillo, a Correa y a Olof Palme, al Peronismo y también al Gaulismo, y si me apuras se parece algo a Marine Le Pen o a la propia política espectáculo de los partidos norteamericanos. Parecerse se parece a muchas fuerzas políticamente contrarias entre sí.
      Potenciar un parecido tiene un interés propagandístico que, además, no tiene especial sentido. Ni se parecen en los programas, ni en la cultura política, ni la economía de España se parece ni remotamente a un estado exportador de petróleo como Venezuela, ni los sistemas políticos y de contrapesos se parecen ni nadie en su sano juicio pretendería exportar el sistema chavista a España, ni el mas chavista del mundo lo haría.
      Por esa parte no caigas en el miedo al chavismo, porque no habrá chavismo en España ni aunque Maduro fuese su presidente.

      Saludos!

      Eliminar