La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







domingo, 14 de junio de 2015

El concejal Guillermo Zapata y la sociedad liberal

















Hay situaciones que verdaderamente me son incomodísimas. Estoy acostumbrado a las barbaridades de los políticos, a las manipulaciones de los medios o a las tonterías de los seguidores de tal o cual partido, y todo eso lo intento enfocar con frialdad a la hora de hacer los análisis. Sin embargo, cuando a todas estas cosas se les añade una turba social de características moralistas, inquisidoras y bien pensantes, entonces las cosas llegan a límites que verdaderamente me frustran y deprimen, y creo que este es el caso de la furibunda crítica hacia el concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata.
Los lectores habituales lo sabéis, pero por si alguien no me conoce empiezo destapando mis cartas. Siempre he sido un radical defensor de las libertades democráticas contra argumentaciones moralistas o interesadas. Fui absolutamente contundente criticando las diligencias policiales contra el tuitero @humornegro y las detenciones posteriores de varios tuiteros por “incitación al odio”, he defendido que ni el negacionismo del holocausto ni el de los crímenes franquistas sea delito o también he defendido, por ejemplo, al ex-diputado Toni Cantó por algunas barbaridades que dijo en twitter. Creo haber sido absolutamente coherente siempre con estos principios, y si no lo veis claro os ruego que leáis los links que he dejado.

El acoso y linchamiento contra Zapata tiene un origen muy sencillo. Como todos sabemos (y si no lo sabemos empecemos a enterarnos) hay manadas de personas buscando en internet y las redes sociales cualquier cosa que sirva para atacar a los rivales políticos de determinados partidos. Esto no es algo nuevo, de hecho de toda la vida los partidos y los políticos han hecho investigaciones sobre sus rivales para sacarles trapos sucios y quitárselos de en medio, como descubrí aterrado hace muchos años en una comida con un diputado nacional del PP por Castellón en la que reconocía, off the record por supuesto, cómo investigaban a los pocos alcaldes socialistas de la provincia. Lo que pasa es que ahora hay una forma más fácil de hacerlo, que es ir a internet y buscar el blogs y redes sociales cualquier cosa que pueda desprestigiar a un rival. Y si no se encuentra pero se puede sacar un pantallazo confuso, pues se saca, total “difama que algo queda”.
A las pocas horas de la investidura de Carmena en Madrid comenzaron a aparecer ataques contra los miembros de su equipo de gobierno, casi todos tuiteros y blogeros conocidos. Se sacó algo contra Pablo Soto, descontextualizando mucho de lo dicho, pero con quien se han cebado más es con Guillermo Zapata, que hace más de 4 años publicó dos chistes de humor negro, que son estos: “¿Cómo se puede meter 5 millones de judíos en un 600? En el cenicero” y “Han tenido que cerrar el cementerio de Alcásser para que Irene Villa no vaya a por repuestos”.
Las peticiones de dimisión de Zapata y los ataques llamándole de todo no se hicieron esperar, empezando con, como no, Esperanza Aguirre, la máxima representación del cinismo político en este país, que puede acusar de barbaridades y falsedades a cualquiera pero se escandaliza ante todo lo que hacen los demás. Mucha gente ha pedido la dimisión de Zapata sin comprobar nada, sin intentar averiguar el contexto de esos chistes ni poner en duda nada.

Lo que pasó fue lo siguiente. Zapata hizo una serie de comentarios solidarios con el director de cine Nacho Vigalondo, al que a principios de 2011 se le ocurrió soltar un par de barbaridades en twitter con el objetivo de “sembrar el caos”, casi al estilo de Orson Welles. Vigalondo tuiteó que “el holocausto fue un montaje” y, en poco tiempo, comenzó a recibir todo tipo de críticas, los medios comenzaron a hacer artículos sobre él y se le convirtió en un villano. Todo eso se hubiese evitado si los periodistas antes de escribir sus artñiculos hubiesen revisado concienzudamente todas las interacciones de twitter o simplemente hubiesen preguntado a su autor, pero era mejor hacer carnaza para rellenar artículos.
Para defender a su colega, Zapata (que creo que es guionista de cortos) hizo una serie de comentarios en twitter contra el linchamiento de Vigalondo por ese tuit. En medio de la defensa sacó un par de chistes de humor negro sacados de otro tuitero, que son los que, descontextualizados y aisaldos de toda esta explicación, han generado una polémica tan artificial como interesada.
Guillermo Zapata en aquel momento no tenía responsabilidades políticas, por lo que podía decir todas estas cosas sin tener en cuenta sus posibles implicaciones ni tener preocupación porque se las manipulasen. Hoy ha pedido perdón, explicando el suceso, pues ya no es un particular y ahora está sometido a la servidumbre del cargo público.

No ha faltado quien, después de enterarse de toda esta explicación y una vez ya se había metido en el jardín de criticarle brutalmente, ha dicho que una persona a la que le gustan ese tipo de chistes no puede ser cargo público. Pues con todos los respetos, eso es una soberana tontería y quienes han dicho esto creo que no son conscientes de las implicaciones de este comentario.
Para empezar jamás debemos perder de vista que una de las bases sagradas de una sociedad liberal es la libertad de expresión, de gustos y de formas de vida. No se puede pedir que a alguien a quien le guste el humor negro no esté en un cargo público, porque eso es esencialmente lo mismo a decir que no puede estar en un cargo público alguien a quien le guste el sadomasoquismo, ponerse un cilicio o las películas Gore. Y esto lo digo desde un punto de vista actual, porque si giramos la vista 50 años atrás podríamos hablar de lo que se consideraban entonces posturas “depravadas”, como la homosexualidad, la promiscuidad o simplemente la irreverencia, y lo que nos ha costado que la libertad de modos de vida se haya implantado en nuestra sociedad.
Estos argumentos, estas exigencias de dimisión por chistes o gustos, es producto de una cultura puritana, inquisitorial y bien pensante, quizá producida por tanta cultura impuesta de lo políticamente correcto. Pero pretender su extensión a la posibilidad o no de ejercer un cargo público, roza planteamientos totalitarios de carácter moralista. Es la violación de la cultura liberal sobre las que están edificadas nuestras sociedades, y eso no podemos permitirlo,

Un segundo problema de esta exigencia de dimisión es el listón que marca. Imaginemos que el argumento anterior no vale porque somos unos moralistas y que no existe una explicación o justificación para esos chistes (que sí la hay), entonces plantearíamos la dimisión de Zapata por gustarle cosas feas y de muy mal gusto y eso tendría sentido ¿no?... Pues no, sería un disparate.
Obligar a dimitir a alguien por esto provocaría un efecto dominó que acabaría con todos los cargos políticos de este país que no acabasen de salir de un convento de monjas clarisas o de una comunidad de frailes franciscanos. De verdad, sed honestos ¿nunca os habéis reído de un chiste así? ¿ni de un chiste machista o hembrista? ¿No habéis dicho nunca ningún disparate, entre amigos o con dos cervezas en el cuerpo? ¿Jamás habéis exagerado un argumento, llegado a decir algo que no pensabais, en medio de una discusión acalorada? ¿No habéis proferido una blasfemia, un insulto o una barbaridad jamás? Si no lo habéis hecho, o estáis en un templo budista o sino quizá deberíais plantearos si ese es vuestro sitio.
Porque no hace falta que sea twitter, mañana puede haber un micrófono abierto, una grabación, una conversación de whatsapp, un vídeo de la juventud, un artículo de prensa de 10 años antes de entrar en un partido, y a lo mejor sale mañana una grabación de Albert Rivera riéndose de un chiste machista, o un whatsapp de Pablo Iglesias llamando beatas ignorantes a una serie de señoras que le increpaban, o un artículo de Aznar elogiando el fascismo (..bueno, esto ya ha salido) ¿Qué hacemos? ¿Los hacemos dimitir a todos? Por favor, seamos serios.
Ya lo dije el día de la famosa beca de Errejón: Mucho cuidado con dónde ponemos el listón, que luego cualquiera que haya pedido un favor, un enchufe o haya pagado a un fontanero en negro va a quedar inhabilitado de por vida. Que una cosa es pedir ejemplaridad y otra es poner listones que implican unas exigencias propias de un moralismo fascistoide. Y entiendo que el límite puede ser confuso, yo tampoco lo tengo claro, pero hay veces que está claro que nos estamos pasando diez pueblos.

Para alguien como yo estos casos son muy sensibles ¿sabéis por qué? Pues porque yo tengo un blog, un facebook, una cuenta de twitter, fotos haciendo botellón (y una multa) y todo lo que queráis. Y si mañana soy cargo público de un partido, en cuanto una manada de buitres se pusiese a investigar en mis textos y comentarios iban a encontrar decenas de frases insultantes, bárbaras y disparatadas, y descontextualizando podrían sacar recortes que pareciesen hacer apología del fascismo, del racismo, del sovietismo o de lo que sea.
Permitir que Zapata sea linchado y que se le exija la dimisión por esta razón, que está adecuadamente contextualizada y justificada (y aunque no lo estuviese), o pedir la dimisión de alguien por una foto incómoda de antes de ser político, o por un comentario en un blog o por cosas parecidas, crea un listón que automáticamente nos inhabilita a todos, es más, nos convierte en víctimas de nuestro pasado, de nuestros errores o nuestro radicalismo de juventud. Hacer eso sería permitir una sociedad totalitaria, donde una turba moralista podría acabar con cualquiera.
Por favor, pensadlo, analizad la situación y las implicaciones que tienen cosas como estas. Si dejamos que estas cosas se vayan de madre estaremos colaborando al fin de la sociedad liberal y la democracia misma. No participéis en una corriente que se nos puede llevar a todos por delante.

34 comentarios:

  1. Lo cierto es que todo lo que dices en este escrito es 100% cierto. Desde que tengo uso de la memoria, y mira que hace años que llevamos intercambiando impresiones políticas, jamás has sido partidario de la censura ni del "moralismo" bien pensante. Yo al igual que tú estoy radicalmente en contra de prohibir el negacionismo o la apología del "terrorismo", pues todos los datos demuestran que los gobiernos en Europa lo usan para perseguir a disidentes políticos, en muchos casos de orígenes no privilegiados. En USA, país que tanto adoran algunos libegales en muchos temas, es perfectamente posible decir que te gusta un grupo terrorista o que eres racista y no pasa nada LEGALMENTE. Otra cosa es socialmente y para eso hay democracia, claro está. Me ha encantado esto: "Para empezar jamás debemos perder de vista que una de las bases sagradas de una sociedad liberal es la libertad de expresión, de gustos y de formas de vida. No se puede pedir que a alguien a quien le gusta el humor negro no esté en un cargo público, porque eso es esencialmente lo mismo a decir que no puede estar en un cargo público alguien a quien le guste el sadomasoquismo, ponerse un cilicio o las películas Gore". En efecto, es una prueba de fe a la antigua...cuando exigían que para ser cargo público tenías que ser católico, o cristiano...o como ocurre en algunos países musulmanes donde se exige ser musulmán y con moral "pura" para tener determinados puestos. Los protestantes precisamente abolieron las pruebas de fe en USA porque era un gravísimo atentado contra la libertad de conciencia. Suscribo tu artículo en su totalidad.

    Por cierto y con respecto a la beca de Errejón -- yo mismo tuve EXÁCTAMENTE el mismo problema hace unos años. Cuando estuve en Columbia, mis profesores me permitieron concluir mis clases y estudios estando en Valencia y Madrid. Se puede criticar que eso no es "justo", pero en ningún momento cometimos, ni yo ni los profesores, ninguna irregularidad legal o administrativa. Y bueno tiene gracia que quienes más criticaron en su momento lo de Errejón son gente que se niega abiertamente a cumplir las leyes fiscales del país entre muchas otras cosas.

    ResponderEliminar
  2. Como Zapata, yo he sido víctima de esa turba moralista e hipócrita de zopencos retrasados con infulas de cosa devaluada ¡Qué coño! Hijos de la Gran Puta, pues comparto tu reflexión al 100%.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique,

      Realmente no conozco todos los detalles de tu caso. Me lo comentó otro tuitero amigo, Álvaro Ibars, y por lo que he visto las cosas se debieron saldar con una disculpa y punto (que sí he leído que hiciste).
      Tú sabes bien qué es esto y porqué no podemos poner estos listones: Todos caeríamos ahí.

      Saludos,

      Eliminar
  3. La cagó por tonto (o eso espero). Le está bien, además la excusa no cuela.

    Y por cierto, volvió a mentir cuando le dijo a Carmena que había contactado con el padre de Marta del Castillo. O mintió ella.

    ¡Que solo llevamos un día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que sé, Zapata llamó al padre de Marta del Castillo esta mañana, que ha aceptado sus explicaciones.

      Eliminar
    2. El padre de Marta del Castillo ha declarado que Zapata le ha llamado y que él no le da tanta importancia.

      Eliminar
  4. Hola Pedro:
    Debes conocer mi posición al respecto. Parto de que TODOS tenemos libertad de expresión, pero definitivamente somos presos de nuestras palabras. Cuando fue el atentado contra Charlie hebdo, yo también fuí Charlie, pero nunca compartiría sus viñetas ni compraría ese semanario (que seguro tiene muchos seguidores). Lo fui por la libertad de expresión.

    Es posible que Guillermo Zapata, hace 4 años no le pasara por la mente ser figura pública, y haría sus comentarios para sus amigos y seguidores, que posiblemente no tienen una situación similar (o quizás si y le entienden), pero ese humor negro, hubiese partido de la acera opuesta (del PP) y los amigos y partidarios de Zapata estuviesen en el mismo cariz. Y ejemplos los hay. No son pocos los moralistas que ahora se arrancan las vestiduras que han hecho comentarios en la misma linea o peores. Sin embargo siempre he pensado que lo que escribe, o lo que se dice, se debe meditar...Sobretodo cuando tu posición va a ser critica o humorística sobre puntos sensibles.

    El humor negro no puede ser para dañar. No se puede jugar con situaciones dolorosa, como "resucitar a Marta del Castillo" según otro de los publicados. No creo que hubiese sido gracioso, para la familia de está chica las palabras de Zapata.

    No sé si debe renunciar o no. Creo que es conciencia de cada quien. No lo desmerita como político. Todos tenemos un pasado, y se puede evolucionar en el pensamiento y como refiere el comentarista anterior, fue una tontería. Pero reitero que estamos supeditados a las palabras, tanto la escrita como la verbal. Y la escrita... No se la lleva el viento como a la oral, y hay algunos por ahí que siguen explicando el por qué de artículos o comentarios anteriores. Mi abuelo decía que habían tres cosas que no se podían regresar: La flecha lanzada, la oportunidad perdida y la palabra otorgada...
    Por mucho perdón que pida, por mucha libertad de expresión que se pida, queda un daño que algunos consideran irreparable. Incluso en lo personal, el humor negro puede dañar relaciones que "mal" interpreten esas palabras.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doctor,

      Me ha parecido muy razonada tu exposición, aunque no comparto alguna cosa.

      Yo sí defiendo la libertad de los humoristas de Charlie Hebdo para hacer lo que hacían, y una vez están amenazados creo que hay que ponerse de lado del valor supremo, que en este caso es la libertad de expresión. En un contexto digamos "sin amenazas" quizá podría pensar que están hiriendo sensibilidades gratuitamente, pero una vez son amenazados mi obligación es estar al lado del atacado.
      En caso de Zapata, sin ser obviamente lo mismo, tiene algunas similitudes. Cuando a alguien se le llama antisemita por un chiste descontextualizado, se le exige dimitir por eso que ni siquiera se hizo cuando era cargo público y se establece un listón que casi nos inhabilitaria a todos, debo estar con el atacado porque creo que es la defensa del valor supremo. Y cuidado, estar con él no implica que simpatices con él o que te parezca bien lo que hace.

      Al final creo que ese es el planteamiento razonable. Irene Villa o el padre de Marta del Castillo han aceptado las explicaciones y disculpas de Zapata. Bien está que lo haya hecho, pero que haya llegado una dimisión por la presión política me parece un error. Creo que acabamos de generar una diferencia de exigencia entre esta fuerza (Ahora Madrid) respecto a los partidos tradicionales y que hemos marcado un listón que no se podrá mantener en el futuro.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Hola Pedro:
      Creo que no me explique bien. Yo también defendí la libertad de la victima (Charlie) sin necesidad de compartir su visión. Es simplemente expresar lo que dice sin restricción. No con miedo.
      Pero como te dije antes, esa expresión definitivamente tendrá repercusiones sociales, sin que esas repercusiones tengan que acabar con atentar con la vida de quien defiende su punto de vista.
      En el caso de Zapata, a lo mejor sin estar en la vida pública, el incidente hubiese pasado sin mayor connotación (seguro estoy que algunos de mis amigos judíos se hubiesen reído del chiste, pero otros, lo hubiesen tomado como una afrenta), pero el detalle es que está en la vida política y que representa sus ideas a través de quienes le votaron, pero que debe trabajar además para quien no lo hicieron y posiblemente una parte de ellos (tanto quienes le votaron como los que no, consideran una afrenta sus chistes). Sigo pensando que es una cuestión de conciencia y de deber social. Es posible que hacer dimitir de sus funciones como concejal de cultura y deporte sea exagerada, pero en función de representar a todos, hay que conmedirse . La política es eso, intentar hacer el menor daño posible y que gran parte de los que representan valoren correctamente su trabajo.
      El padre de Marta del Castillo ha dicho que Zapata no le llamó, pero lo que él quiere, es que el nombre de su hija no se use de forma política o al menos eso es lo que he entendido. A él también le daba igual que dimitiera o no.

      Y la disión Pedro, sabes que si esos chistes hubiesen salido del PP o de VOX y la respuesta de ahora madrid y podemos hubiese sido similar a la que ha ido en la dirección contraria...Es lo malo de no conmedirse...(que no es lo mismo que autocensurarse)

      Saludos. Siempre me agrada venir por aquí (aunque hablo poco para no entorpecer el debate)

      Eliminar
    3. Manuel,

      Una corrección. Zapata ha llamado al padre de Marta del Castillo esta mañana, lo ha confirmado el twitter y luego en declaraciones a la TV:

      http://www.publico.es/actualidad/irene-villa-y-padre-marta.html

      El problema, doctor, es que Zapata no estaba en la vida pública cuando hizo esas declaraciones, le quedaban muchos años para ser cargo público. Si él hubiese sido concejal cuando hizo esas declaraciones el debate sería diferente, aunque yo defendería que basta con pedir perdón. Pero es que no lo era, y eso nos obliga a hacernos una pregunta muy importante ¿hasta qué punto debe afectar a tu vida política lo que has hecho o dicho antes de comenzarla? Mucho ojo Manuel porque lo que estamos diciendo aquí es, básicamente, que se arrastra la penitencia eternamente aunque nada tuvieses que ver con la política cuando lo hiciste. Y eso evidentemente no es justo.

      Y de verdad, créeme, yo no hubiese pedido la dimisión de un concejal del PP por hacer algo así, válgame dios ¿de verdad crees que puedo ser tan irracional? Porque entonces otros pedirán la mía cuando esté en un cargo público, porque yo seguramente también he dicho disparates. Sería echarme piedras sobre mi propio tejado.
      Hoy han salido multitud de declaraciones de cargos públicos del PP que, además, hicieron esas declaraciones siendo cargos públicos (no como Zapata): Han ofendido a las víctimas de la represión franquista, a las del 11-M, han hecho comentarios racistas, haciendo chistes de violaciones de mujeres, etc, etc. Y eso en el cargo público, cuando sí que se les debe exigir una vigilancia especial, no como al Zapata de 2011.
      Y yo, doctor, nunca he pedido la dimisión de ninguno de ellos, y no la pido ahora. Con una disculpa basta, como bastaba en el caso de Zapata. Créeme, en cosas como estas no tengo doble rasero, no sé en otras pero en cuestiones de libertad de expresión soy siempre muy claro.

      Saludos,

      Eliminar
    4. Ya te he dicho que la dimisión es una cuestión de conciencia propia, porque es lo que piensas de ti. El prestigio es lo que ve la gente de ti. Y prefiero conciencia, que prestigio,,,Dormiré más tranquilo. El tiempo dirá si nos hemos equivocado con la dimisión o definitivamente su visión no ha cambiado y entonces sería peligroso.

      Saludos

      Eliminar
  5. No hay lugar para falsas disculpas y pretendidas explicaciones : ¡ En ciertos ambientes empieza uno solidarizándose con los pobres palestinos y acaba aplaudiendo el exterminio del pueblo judío, o ridiculizando a Ortega Lara y a Irene Villa por ver en sus personas reflejado en fracaso de sus revolucionarias y anarquistas ideas !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece increíble su comentario, Molí, cuando usted tiene muchísimos comentarios en blogs, con discusiones y alegatos que, sacados de contexto, acabarían con su carrera política aplicando el mismo listón que a Zapata.
      No me paro a buscar cosas porque no tengo tiempo, pero me gustaría hacerlo para ver entonces sus "falsas disculpas" y "pretendidas explicaciones", y ver si empatiza un poquito con Zapata.Y por cierto, en vez de ir a piñón fijo estaría bien que buscase información y analizase las cosas en vez de hacer argumentos absurdos.

      Saludos,

      Eliminar
  6. Estoy básicamente de acuerdo en lo que planteas como filosofía general. Como tú, creo que la libertad de expresión es sagrada y creo que a menudo se ha instalado cierto pacatismo en nuestra sociedad. También creo que se ha elevado en exceso el listón penal en temas como el terrorismo o el genocidio judío, aunque no comparto que deban ser completamente despenalizados, sino acotados a casos graves en los que se acredite, de verdad, la intención de hacer proselitismo que es lo que en realidad debería estar penado y no tanto la apología o la negación.

    Pero también sostengo algo hace tiempo. En política, el listón no debe ser exclusivamente el penal. Si de verdad nos creemos eso de la regeneración, deberíamos empezar por exigir a nuestros representantes un comportamiento ejemplar. Antes, por supuesto durante, y después del ejercicio de esa representación.

    En ese sentido, yo no pido el procesamiento de Zapata. Francamente, tampoco pienso que sea un antisemita, pero me pregunto legítimamente si alguien que demuestra ese escasísimo talento (porque los tuits, son ante todo, una majadería ridícula) y que además es tan pretencioso para justificarlo como una defensa del humor transgresor (ahora el humor de colegio de 1990 es transgresor, mire usted) está a la altura de desempeñar el cargo de máximo responsable de cultura en la Capital de España. Yo creo que no y creo además que dimitir es sano y adecuado y como no me valen comparaciones absolutorias con los pecados ajenos, pues creo que sería bien saludable que este tipo dimitiera y ya de paso, también Soto, cuyos tuits me parecen, curiosamente, mucho peores que los de Zapata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Horacio,

      Yo creo que mezclas cosas distintas. Una cosa es que evidentemente las responsabilidades políticas y las penales son cosas distintas, y si es absurdo pedir la dimisión de Zapata por estas cosas más absurdo es que le investigue la fiscalía, como por cierto parece que se ha ordenado desde el ministerio del interior (terrible). Estamos hablando de una cuestión exclusivamente política y de opinión, y en este punto no podemos equivocar un "comportamiento ejemplar" con pedir un pasado cristalino e impoluto, como he argumentado en el texto.

      Yo no sé si Zapata estaba a la altura de la concejalia de cultura, ese era un buen debate antes de haberlo nombrado en el cargo, pero una vez nombrado no cabe otra que juzgarle por sus acciones en el gobierno, no por su pasado. Si fuese por su pasado, Ángeles González Linde jamás debió ser ministra de cultura a la vista de sus películas, y como este caso te podría poner muchos.
      No, no podemos juzgar a los políticos por su pasado y hacerlos dimitir por eso,a no ser que sea algo verdaderamente grave. Zapata no ha robado, no ha estafado, no ha violado a nadie ni pegado a su mujer, simplemente ha hecho unos tuits en serie con distintas opiniones que, descontextualizadas, han generado una polémica. Hacerle dimitir, como al final se ha hecho, es casi un comportamiento inquisitorial que nos vamos a tener que mirar muy bien si no queremos generar un problema terrible.

      Saludos,

      Eliminar
  7. En principio te diría que sí, que efectivamente se busca para desprestigiar. Antes y ahora. En esta ocasión además se ha esperado a que se constituyera el gobierno municipal para sacarlo a la luz y que el daño fuera mayor. Carmela estaba entre la espada y la pared. No hacerlo le hubiera supuesto, muy posiblemente, el cargo.
    En cuanto a los hechos, yo creo que son graves. Son graves por que denotan una falta de sensibilidad absoluta. No es humor negro. Es falta de empatía. ¿No tiene familia, novia, esposa, amigos, compañeros?
    Luego, tampoco es cierto que estuvieran en un contexto, ya que tiene otros tuis, que no coinciden en el tiempo, como el dedicado a Marta del Castillo. Una niña desparecida, probablemente violada y asesinada, con unos padres y familiares que siguen sufriendo y solo descansarán el día que al menos conozcan donde están los restos de su hija.
    Para acabar, ¿una persona? que es capa de hacer mofa de hechos así, no es digna ni está capacitada para tomar decisiones que afectan a millones de personas. Le falta eso empatía y muy probablemente la razón.
    Un cordial saludo.

    PD. Como sabes tampoco estuve a favor de la campaña en pro de Charlie Hebdo. El respeto a los demás es algo consustancial en una sociedad civilizada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adan,

      Efectivamente sé que no estuviste a favor de la campaña pro-Charlie Hebdo, lo cual da mucha valía a tu opinión porque es auténtica.

      Para empezar una cosa que no he comentado antes, pero ya que la sacas la digo. El tuit sobre Marta del Castillo ("Rajoy va a resucitar la economía y a Marta del Castillo") puede parecerte macabro o de mal gusto, pero no tiene ninguna mala intención. Simplemente estaba ridiculizando la soflamas de recuperación económica de Rajoy comparándolas con resucitar a un muerto, algo imposible. A mi no me parece sadismo, de hecho personalmente me parece hasta gracioso, aunque entiendo que a la familia de Marta le haya podido herir. No obstante ni hay mala Fe, ni malicia y es normal que no se tenga en cuenta a todo el mundo a la hora de hacer este tipo de comentarios. No podemos ser tan sensibleros y cogérnosla con papel de fumar en todas las situaciones.

      Por lo comentado, sí considero a Zapata perfectamente capaz de tomar decisiones (o no, pero no depende de esto) ¿es que vamos a marginar socialmente a una persona por hacer humor negro o no tener cuidado con la sensibilidad de terceros cuando no tiene responsabilidad política? Me parece una postura que rozaría lo inquistorial en toda su expresión, pues se está coartando la vida de la gente por cuestiones de convicción y sensibilidad personal.

      Y hay gente que no tiene empatía, y no por eso están inhabilitados. Mira Adan, le leía el otro día a José Sanmartin Esplugues, catedrático de filosofía y experto en violencia (y entre otras cosas estudia la ausencia de empatía de terroristas o maltratadores), que el actual gobierno y la práctica totalidad de gobiernos occidentales carecían de empatía al priorizar el crecimiento o el PIB a cuestiones tan básicas como evitar los desahucios o los comedores escolares.
      Yo estoy de acuerdo con Sanmartín. Eso sí es falta de empatía, no hacer un comentario "gracioso" con una referencia a Marta del Castillo. Creo que tenemos la brújula de valores desviada, nos fijamos en el moralismo y obviamos la MORAL, con mayúsculas. Me pregunto si con estas actitudes no estamos fortaleciendo precisamente esta desviación de valores.

      Saludos,

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Todo lo que pueda opinar creo que ya se ha dicho aquí:
    https://tsevanrabtan.wordpress.com/2015/06/14/no-es-para-tanto/

    No hay más preguntas, señoría.

    Extraigo lo que para mi, es la clave:

    "El concejal podría haber dicho algunas cosas interesantes. Por ejemplo:

    1.- Mirad, no soy nazi. Hacía humor negro. Puede que no te guste, pero era solo eso. No voy a pedir disculpas por hacer algo que considero lícito, más aún cuando entonces no ocupaba ningún cargo público y solo me representaba a mí mismo. Más aún, cuando ni siquiera pasaba por mi mente llegar a ocupar un cargo público.

    2.- Comprendo ahora, yo que me conozco y sé que no soy un nazi ni un apologeta de la violencia, la violación o el terrorismo, qué fácil es sacar unas palabras de contexto y montar una campaña contra una o varias personas para hacerles pasar por lo que no son, invadiendo su intimidad y rebuscando en su pasado.

    3.- Cuando alimentas la reacción en cadena de indignados y usas abusivamente la ira de la gente, manipulándola y forzando el juicio sumario para lograr un efecto de simple acumulación, puedes terminar devorado por tu propia criatura."


    Ojalá este caso fuera la manera en que todos aprendiésemos a que pedir dimisiones por auténticas gilipolleces, como se lleva haciendo desde que twitter parece rebelion.org, nos lleva solo a la autocensura y a una asfixiante caza de brujas. Sin embargo, me temo que solo se va a encarnizar en una guerra de trincheras de a ver quien tiene los twits mas burros y quien tarda más en dimitir.

    Dicho esto, la dimisión es, para mi, un ejercicio de coherencia por parte de Podemos. Han exigido una ejemplaridad de monje budista a todos los cargos públicos, y al parecer, la cumplen. Bien por ellos. A ver si pueden evitar la tentación de convertirlo en arma arrojadiza y simplemente lo defienden por que es lo que se espera de un representante de los madrileños, votante, o no de Podemos. Ganarían por partida doble; por credibilidad, y por valores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jordi,

      La verdad es q me ha gustado tu comentario.

      La cuestión no es tanto "lo que se haga en twitter" como los dos problemas principales que creo hay: Lo que los partidos y medios de comunicación han hecho y, todavía más grave, el moralismo social de parte de nuestros conciudadanos que no piensan, no meditan y no analizan las cosas, y se suman a la turba bienpensante sin entender lo que están haciendo.

      A mi la dimisión no me parece coherente, pues no creo que en Ahora Madrid se haya exigido a nadie ejemplaridad angelical en su vida pasada. Y si lo han hecho ese error no debería actuar como un boomerang en su contra, pues ahora por la misma razón deberíamos exigir decenas de dimisiones en el PP, PSOE y C's. Insisto que no se puede confundir ejemplaridad con ser un ser inmaculado.
      Pero más allá de lo que haga Ahora Madrid o no, lo importante es que hay que abordar este debate para que cosas como estas no vuelvan a influir en la opinión pública de esta manera y aprendamos a poner unos límites a las exigencias que ponemos a los cargos públicos.

      Saludos,

      Eliminar
    2. La opinión más sensata que he escuchado estos días viene, como no, del mártir de la causa:
      http://www.eldiario.es/zonacritica/Zapata_6_399020095.html

      Eliminar
    3. La dimisión no solo es coherente, sino que debilita el discurso del miedo. Leí el otro día que "sin el monstruo como otro, no hay ideología". Si Podemos predica con el ejemplo que demandaba cuando no era partido, sino un malestar colectivo, el PP pierde un flanco por el que atacar. Por eso digo que la dimisión no solo es acertada, sino beneficiosa para el imaginario y la trayectoria.

      Si Pablo Iglesias tuviese el discurso conciliador, dialogante y aparentemente altruista de Manuela Carmena, dispuesta a entenderse con todos, a no hacer cordones sanitarios y a aceptar que en democracia tu rival intelectual también tiene derecho a expresarse en las urnas, al PP no lo votaba en Noviembre ni Rajoy.

      A mi Podemos me disgusta en dos claros aspectos: Unas políticas económicas bastante despegadas de la realidad y un discurso excluyente y revanchista que, viniendo de donde venimos, no mola nada.

      Como dije, ojalá utilizaran la dimisión como refuerzo a su discurso de regeneración, en vez de como arma arrojadiza contra la derecha. Inevitablemente, será lo segundo, abriendo aun más la zanja de las dos españas.

      Eliminar
  10. Por si la memoria falla:
    https://www.change.org/p/rosa-d%C3%ADez-upyd-dimisi%C3%B3n-de-toni-cant%C3%B3-como-diputado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, como dije en el texto yo defendí a Toni Cantó en su momento. De todas formas cuando pasó esto ni Podemos ni mucho menos Ahora Madrid existían, así que difícilmente pudieron pedir la dimisión de Cantó.

      Eliminar
  11. Todo muy elegante, todo muy bonito y bien "contextualizado", precisamente para intentar defender lo indefendible. Si la crítica procede contra uno de los "nuestros", hay que decir de ella que es "moralista" e "inquisidora". Si a pesar de ello se insiste en la crítica, entonces todo está "descontextualizado" o "manipulado", a pesar de que ya se ha demostrado que no es así por la larga serie de tuits del ínclito Zapata, mucho más recientes y sin venir a cuento o contexto. Finalmente, si todo lo anterior no evita que las críticas amainen, entonces debemos recurrir a la tan manida libertad de expresión, que en estos casos abarca la nuestra, pero no el límite donde finaliza, es decir, en la mía o en la de los agredidos verbalmente.
    Y como colofón, lo más gracioso y recurrente, "moralismo fascistoide", que eso siempre tiene gancho; cuando lo fascistoide es sencillamente la agresión, la amenaza, el odio, la inquina, el scrach. En fin, que se ha cubierto Vd de gloria caballero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se da cuenta, Ángel, no ha dicho nada mas que frases vacías seguidas de una especie de "porque lo digo yo". Es pura vacuidad, un discurso vacío y prefabricado que hubiese traído aquí independientemente de lo que hubiese escrito en el texto.

      Si cree que hay algo rebatible, rebátalo. Lo demás son florituras absurdas que muestran la falta de argumentos de quien las escribe.

      Eliminar
  12. Hola Pedro:

    Andaba por ahí investigando sobre la entrada que estoy escribiendo y me encontré esto. Me gustaría que le echaras un vistazo. Básicamente porque dependiendo del punto de vista de las personas esto pudiese ser considerado "humor negro".

    http://cnnespanol.cnn.com/2013/12/21/gran-revuelo-en-internet-por-un-tuit-que-bromeaba-con-el-sida-en-africa/

    Fue en una cuenta desconocida, pero que por cosas de la vida tuvo no sé cuantos retweets. Es por eso que sigo pensando que uno es preso de sus palabras.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Zapata es un tragardabas, se come los panes enteros y sin tocar pelota. Es muy listo: ¿Dónde iba a encontrar un negocio como el que se ha montado?. Viva la republica-pancista. luis

      Eliminar
    2. En realidad, si hay que creerse lo que dijo esta muchacha del caso que mencionas y enlazas (que yo también conocí hace un par de días), ni siquiera sería humor negro (o al menos yo no lo consideraría así), porque ella adujo en su día que lo que pretendía era parodiar o burlarse de los que de verdad dirían eso o contarían un chiste pensando que realmente son graciosos por contarlo. Aunque algo distinto, es muy similar a este caso, porque Vigalondo y Zapata en su día realmente pretendían hacer prácticamente lo mismo. Pero bueno, ya sabemos, las explicaciones han dado igual, porque o las han obviado, o no creído o no dado por suficientes..

      Eliminar
    3. Creo que es un buen caso para ver como una frase desafortunada puede acabar con la vida de uno (esta chica puede perder el trabajo). E insisto una vez más, en injusto y es profundamente antiliberal. En nuestras sociedades hay segundas oportunidades, los errores se pagan y se saldan, etc. Mientras que parece que una cosa de estas puede acabar con tu vida para siempre, al menos en ciertas áreas.

      Hace un tiempo hubo un debate sobre el "derecho al olvido" en internet, el derecho a borrar todo lo relacionado contigo que hay en internet para que no te persiga de por vida.
      Lo que pasa es que en este caso creo que tener un historial en internet es positivo para la política. Por ejemplo, a mi me gusta que Alberto Garzón haya tenido el blog "Pijus economicus", porque así puedo ver qué pensaba antes de estar en la política, puedo ver al Garzón más íntimo y creo que eso humaniza al personaje y ayuda al ciudadano a confiar en él.
      El problema es que si nos ponemos en posiciones moralistas, permitimos que se satanice a las personas por un tuit o un comentario hecho vete a saber en qué situación, al final estamos provocando lo que está pasando: Un borrado generalizado de la vida en RR.SS, que nos está quitando precisamente todo lo bueno que tenían estas gracias a las manadas de manipuladores que pululan por ahí.

      Eliminar
    4. Hola Pedro:
      Sigo pensando que uno es esclavo de sus palabras. El detalle es que se debe ser consonó con lo que se predica. Y no por los tweets que se han publicado, antes de la vida pública, sino porque en reiterada oportunidades compañeros de Zapata han pedido la salida de las personas que han hecho esos comentarios estando en cargos públicos y no ha sucedido nada. El tweet de está chica, que en principio era para quienes le seguían (y posiblemente entendieran su humor negro, al igual que los tweet de Zapata), indignaran incluso a gente que no la conocía, algo similar a lo ocurrido con Zapata. Antes te comenté que un cargo público lo es no solo para quienes lo eligieron, lo es para todos e intentar demostrar que era la persona adecuada. Esto sería un lastre, muy complicado de superar, desde sus actuaciones como concejal de cultura y deporte que justamente debe dar ejemplo de aceptación (no de tolerancia, porque tolerar significa que lo otro está por debajo de mi) de la diversidad que comprende la sociedad.

      Termino con algo que encontré en mi facebook: Las personas no cambian, simplemente nunca fueron eso que pensaste...Mi abuelo materno también decía que el dinero no cambia a las personas, simplemente saca su verdadera personalidad (creo que vienen a decir más o menos lo mismo).

      Saludos

      Eliminar
    5. Y si, estoy revisando mis mensajes anteriores por si acaso :D

      Eliminar
    6. Insisto, la explicación que dio la chica era precisamente que pretendía criticar el racismo de los que hacen realmente esos comentarios en serio. Luego cada uno que se lo crea o no.

      Tampoco es irrelevante que haya diferencia entre ocupar actualmente o no, y en algunos casos durante años, un cargo, porque entonces acabamos dando mayor importancia a un chiste racista o xenófobo (sea cual sea la pretensión del chiste) que a una política xenófoba aplicada de hecho por la misma persona que lo hace. No disculpo, a pesar de lo que estoy defiendiendo, cualquier chiste o comentario de caracter público, pero ni todos se producen en el mismo contexto, ni todos las personas que lo hacen son iguales o están en la misma situación de responsabilidad. No se es más justo por obviar el contexto y aplicar el mismo rasero a todas las situaciones y personas. Más bien al contrario.

      Eliminar
  13. Gran artículo Pedro

    ResponderEliminar