La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







domingo, 23 de agosto de 2015

Apellidos Catalanes

















Se ha creado una enorme polémica porque en un par de artículos de prensa (uno de Leguina y el otro Carles Enric López) se ha criticado que la lista soberanista Junts Pel Sí está compuesta básicamente por personas que tienen apellidos autóctonos o tradicionales catalanes, mientras que los apellidos más habituales en Cataluña (en este órden: García, Martinez, López, Sánchez, Rodríguez, Fernández, Pérez, González, Gómez, Ruiz, etc) si están presentes en algún miembro de la lista es de forma testimonial.
Esta crítica no es nueva, ya la he leído varias veces en el pasado aplicada a CiU (y antes de que CiU se hiciese pseudo-independentista), cuya élite política y la mayoría de sus cargos públicos lucían apellidos que a primera vista se identifican como autóctonos catalanes. Ahora parece que Junts pel Sí comparte la misma característica, y eso que los miembros de CiU están junto a los de ERC y a otros “independentistas” de la sociedad civil catalana.

Como me parecía algo curioso estuve echando un vistazo a la lista de apellidos de Junts per Si, comparándola con las de otras candidaturas. Me fijé especialmente en los primeros puestos de cada una de las circunscripciones y me concentré en la de Barcelona, pues son quienes tienen posibilidades reales de salir elegidos. Obviamente esto de los apellidos es muy complicado y hay algunos que te pueden parecer “castellanos” y ser catalanes y al revés (y algunos que tienen orígenes diversos), pero bueno me fié de mi percepción y de mi conocimiento en este tema (que me gusta bastante).
De lo que pude ver saqué dos conclusiones. La primera es que, de forma general y en todas las listas, parece haber una sobrerrepresentación clara de los apellidos indudablemente autóctonos sobre los foráneos o comunes con otras zonas, sobre todo cuando los 20 apellidos mayoritarios no están especialmente presentes, fundamentalmente en algunas listas. La segunda es que efectivamente Junts Pel Sí tenía un porcentaje bajísimo de esos apellidos mayoritarios, y la inmensa mayoría de los candidatos con posibilidades presentan apellidos autóctonos catalanes. En otra candidatura independentista como las CUP la “mezcla” era mayor, similar a la del resto de candidaturas.

Como estos datos me fueron curiosos decidí mirar en otro territorio, el mio, observando la lista de diputados de las Cortes Valencianas en los distintos grupos. En una rápida ojeada pude ver que, a diferencia de Cataluña, aquí había muchos más apellidos comunes, no autóctonos o “castellanos”, la mayoría, pero también muchos que identificarías como valencianos (para el caso tomé como valencianos a los catalanes y aragoneses también, y a las castellanizaciones que identifiqué y/o a apellidos que sé que son frecuentes en ciertas comarcas).
Pero lo más interesante es que las diferencias entre los 5 grupos parlamentarios eran pocas. Quien más apellidos “autóctonos” tenía era el grupo de Compromís, más o menos la mitad, aunque también tenía 4 diputados (de 19) que se apellidaban García de primer apellido (García es el apellido mas común en la Comunidad Valenciana), y muchos otros diputados, la mayoría, tenían uno o los dos apellidos no autóctonos. El que menos apellidos autóctonos tenía era el grupo de Ciudadanos, que en sus 13 diputados identifiqué muy pocos (no conté a Punset porque sabemos que es de origen catalán). PP y PSPV tenían una composición bastante similar, y también Podem, aunque en este último caso creo que el porcentaje de “autóctonos” era algo menor.
La representatividad en apellidos de los diputados de Las Cortes Valencianas respecto a la población valenciana me pareció bastante certera. Las no demasiado importantes diferencias entre grupos creo que se pueden explicar sociológicamente, pues en Compromís hay nacionalistas y consecuentemente hay bastante más tendencia a candidatos de las comarcas (donde hay más apellidos autóctonos), Podem es una fuerza fuertemente urbanita (por eso tienen más apellidos “foráneos”, más típicos en zonas urbanas y metropilitanas), y Ciudadanos la han compuesto mayoritariamente gente castellanohablante, mucha que no es originaria de Valencia y, además, también es un partido más urbano que rural.

Estas observaciones las puse en Twitter ese día y tengo que decir que me colapsaron la red. Respecto a lo que dije de los diputados valencianos nadie me dijo nada, pero respecto a mi análisis de las listas de Junts pel Sí comenzaron a aparecer independentistas catalanes a increparme (no sabes de lo que hablas, etnicista, anda y estudia, troll), insultarme (gilipollas, subnormal, anormal, racista) , y algunos incluso llegaron a llamarme nazi. Os prometo que no puse nada más de lo que he puesto aquí, puede que incluso menos, pero recibí una respuesta bastante violenta sin venir a cuento. Parece que toqué un tema sensible o a lo mejor es que metí el dedo en la llaga.
De hecho la forma de “defenderse” ante esto fue la proyección, es decir, en decir que el etnicista era yo por “fijarme” en los apellidos y que este era un debate “superado” en Cataluña. El argumento es una tontería, es como ese que hace el PP de echarle la culpa de la corrupción a la prensa por destaparla, y descubre una sensación de intentar taparlo todo y de sobreprotejer a cualquiera que apueste por la causa principal, que es la independentista.
En twitter interaccionas con todo tipo de personas de todas las ideologías, y tengo que decir que los más pesados, infinitos en sus réplicas e incapaces de modificar una coma de su dogma son dos grupos: Los anarcocapitalistas (o libertarianos) y los independentistas catalanes. Y entre estos dos los anarcocapitalistas, aunque son plastas e irracionales, al menos mantienen el debate dentro de cierto tono tranquilo quizá por creerse que tienen argumentos científicos, mientras que muchos independentistas catalanes (aunque no todos, en absoluto) tienden a la violencia verbal, la exaltación y el sentimentalismo, sentimientos primarios y emocionales en general. Aunque en pesadez creo que ganan los anarcocapitalistas.

Yo soy republicano, y para mí cualquiera que haya nacido en un territorio es igual que el otro independientemente de los orígenes que tenga, pero eso no puede llevar a que obvies las diferencias que existen entre grupos. En las sociedades democráticas existe una igualdad legal, pero en la sociedad humana hay discriminaciones reales que van más allá de las leyes, y cuando se detectan esas discriminaciones hay que analizarlas para entenderlas y ver qué solución tienen, porque si no prestas atención lo único que vas a conseguir es que esa desigualdad real perdure y se agrande.
Si la mujer y el hombre son iguales pero el 90% de los directivos son hombres habrá que analizar qué pasa, por qué pasa y cómo se puede solucionar esto. Si en una población hay un 10% de asiáticos pero en cambio son el 50% de la población reclusa ahí hay una obvia desproporción, y habrá que ver por qué pasa esto, si esta etnia vive en condiciones de pobreza que son las que le llevan a delinquir, si es por otra razón y cómo arreglar esto. Si ves que los ateos no acceden a trabajos que los cristianos sí, deberás analizarlo para crear políticas que garanticen una igualdad real efectiva. Lo que no es aceptable es ponerse una venda en los ojos y decir “No, yo no miro a la raza, sexo o religión, eso está superado y no hay que mirarlo”. Esa actitud es irresponsable y cuando se tiene es normalmente porque estás ocultando un problema que no quieres ver o que crees que va a tener una causa que no te interesa.
Extender esto a los apellidos es algo mucho más complicado, más que nada porque hay muchos apellidos de orígenes diversos (García, por ejemplo, es un apellido que es común en toda España desde hace muchas generaciones) y porque los españoles se han estado moviendo por la península desde hace siglos. Pero algunos quieren convertir esta dificultad en imposibilidad, y bajo el “no se puede saber” se esconden y evitan un debate que podría sacar conclusiones que no gusten.
Pero para eso está la estadística. Porque puede ser que un Antonio García López sea catalán hace 5 generaciones, sin embargo es evidente que es mucho más probable que un Antonio García López tenga algún abuelo no catalán que una Neus Casals i Prat. Y precisamente por eso, y porque los López, García o Ruiz son mucho más frecuentes en Cataluña que los Casal, Prat o Oliveres, sabes que la inmensa sobrerrepresentación de los segundos sobre los primeros en una lista electoral muestra que algo pasa, o con la lista o con la sociedad.

El porqué hay una sobrerrepresentación de los apellidos claramente autóctonos sobre los demás en la globalidad de las listas, cuando socialmente son menos, puede tener varias explicaciones. Una que se me ocurre es que la mayoría de los García, López, González, etc. Tengan socio-económicamente una posición más baja que la mayoría de los “autóctonos”, y que la gente que entre en política sea mayoritariamente gente con posiciones socio-económicas más holgadas. Esto tendría sentido sobre todo si asumimos que los López, Martínez o Pérez habitualmente serán hijos o nietos de inmigrantes del resto de España (o lo son ellos), pues se conoce que en prácticamente todos los países los hijos de inmigrantes suelen tener una posición socio-económica relativamente baja, y concretamente en Cataluña hubo a mitad del S.XX grandes migraciones desde Andalucía y otras regiones para trabajar en la industria.
Esta es una hipótesis que parece intuitiva, pero puede ser cierta o no (o parcialmente cierta). Tendría que verse si la mayoría de los poseedores de esos apellidos son efectivamente hijos o nietos de emigrantes, si es verdad que la posición socio-económica de sus descendientes es menor a la media y si en Cataluña existe esa tendencia, que se ve en algunas sociedades más que en otras, de que las personas de nivel socio-económico más bajo no entran en política. También podría tener explicaciones diferentes (¿Y si en los partidos, por la razón que sea, suelen promocionar las personas de ciertos orígenes? ¿Y si los descendientes de inmigrantes no sienten la “cosa pública” de Cataluña como algo propio o en lo que colaborar?), pero hasta que no haya un estudio concienzudo sobre esto es algo que no podremos saber, solo intuir mediante hipótesis más o menos lógicas.
Un segundo tema es por qué Junts Pel Sí tiene esta proporción de autóctonos todavía más acusada. Diría que el factor ideológico debe influir, más de abajo a arriba que al revés (es decir, es probable que los hijos y nietos de inmigrantes sientan menos atracción por el nacionalismo que los de raíces más autóctonas), pero tiene que haber algo más. Sabemos que esto ya pasaba en CiU tradicionalmente, sin embargo la tendencia normal con el paso de los años (que es a una mayor “mezcla”) no se ha dado, y eso es un síntoma. O realmente la lejanía con el nacionalismo catalán perdura generacionalmente en los descendientes de inmigrantes del resto de España (algo que se nos dice continuamente que no es así ) o bien en CiU, en CDC y en su nueva marca (con ERC) existe cierta realidad de “oligarquía política”, de familias o segmentos que copan las altas responsabilidades del partido independientemente de las bases.
Si bien la cuestión general de porqué los apellidos autóctonos tienen mas presencia en política debe ser de característica sociológica o socio-económica, en el caso concreto de Junts Pel Sí parece que tiene que haber un componente político dentro de CDC y ERC. Y no es solo la cuestión ideológica (porque ya hemos dicho que esto en las candidatura de las CUP no pasa), tiene que haber algo interno, de oligarquía política, de sobreentendidos sociales sobre la naturaleza y representatividad de determinadas fuerzas o alguna razón similar.

Entender estas cuestiones es importante en una sociedad, seguir indicios para llegar a conclusiones sobre la igualdad, la representatividad o la integración es lo que hace una sociedad madura que no tiene miedo a encontrar puntos oscuros en su sociedad si eso sirve para poder solucionarlos. Otros parece que prefieren vivir en una ilusión de país ideal y reaccionan violentamente ante cualquier sugerencia de que igual algunos de los mitos nacionales sobre los que se edifica una sociedad podrían no ser ciertos. La segunda me parece una posición infantil que llevará a la futura degradación de esa realidad.
Cuando algunos independentistas catalanes reaccionan violentamente a esta polémica de los apellidos no lo hacen porque se sientan insultados o atacados, lo hacen porque ven tambalearse algunos de los principios sobre los que se edifica su nacionalismo, como el de que el nacionalismo catalán es “cívico” (contrariamente a otros que son “étnicos”) o el de que en Cataluña existe una perfecta integración. Y no se está diciendo que el nacionalismo catalán sea “étnico” o que haya “apartheid” en Cataluña (eso sería un disparate), simplemente se está diciendo que esos dos principios podrían no ser 100% así. La reacción agresiva viene porque se insinúa que el nacionalismo catalán no es 100% perfecto, cívico e integrador, es la reacción contra los que dudan de la perfección.

Mi primer apellido es Fresco, que no sé realmente si su origen es castellano, italiano o portugués, y mi segundo apellido es indudablemente castellano. De mis cuatro abuelos cada uno era de un sitio, Madrid, Barcelona, Galicia y Murcia. Yo no tengo unas raíces centenarias sobre una tierra, sino soy un claro ejemplo de esa mayoría de españoles que son hijos y nietos de gentes que no son originarios de su tierra. Como comprenderéis, este tema me importa y me toca muy de lleno, por mi ideología republicana pero también por mis orígenes mixtos peninsulares.
No me gustaría vivir en una Valencia donde la mayoría de sus diputados fuesen Pla, Falcó, Esteve, Fabra, Martí o Ferrer y no hubiese casi García, Martínez, López o Hernández, creo que sería síntoma de un problema. Si un partido tuviese en sus listas también esa exclusividad, me sería muy complicado considerar que ese partido se rige por unos procedimientos o unos principios políticos adecuados. Afortunadamente los valencianos no tenemos esos problemas y me siento orgulloso de ello.

4 comentarios:

  1. Pedro: Todo esto que comentas en Catalunya y Valencia se puede extrapolar perfectamente a EEUU donde también hay debates identitarios y raciales-étnicos muy fuertes y es una de las "obsesiones" nacionales. En todas las listas electorales hasta hace bastante poco, la mayoría abrumadora de nombres correspondían a varones de raza blanca, de tradición confesional protestante y de orígen anglosajón. Tanto así, que aún hoy, el 80% del Congreso americano es de raza blanca y masculino. USA tiene uno de los porcentajes más bajos del mundo de mujeres políticas, ingenieras y científicas. En este sentido debes considerar que la mujer española es muchísimo más "dura" que la americana en el sentido que ha tenido que mostrar más su valía (al igual que, por cierto, las negras americanas).

    En el caso de Valencia, haces bien en tomar los apellidos aragoneses como valencianos, porque han estado presentes entre "nosaltres els valencians" durante siglos y yo soy una muestra de ello con el otro apellido: Zaragozá. A veces por ese motivo me siento tan "posesivo" andando por Valéncia, pues donde quiera veo nombres que son "míos" o me reflejan, a diferencia de lo que pasa en Castilla. A muchísimas personas del siglo XXI en ESPAÑA, insisto, España, esto le parece una tontería pero yo sí soy identitario y estoy muy orgulloso de mis orígenes, de mi identidad y de mi raza. No como algo excluyente ni mucho menos en un sentido de superioridad, pero sí con una conciencia libertadora de lo que soy, somos y hacia dónde debemos ir como "pueblo". Cualquier persona realmente progresista es también identitaria (NO RACISTA, IDENTITARIA...consciente de lo que es. La lucha por los derechos civiles en USA por ejemplo no se habría desatado de no ser por esa concienciación identitaria).

    ¿No te parece lógico que un partido "valencianista" como es Compromís (y espero que así siga Y NO SE DILUYA CON CONVERGENCIAS DESTRUCTIVAS) tenga más "autóctonos"? Es como ocurre en cualquier territorio e incluso hasta con equipos deportivos. ¿Quién tiene más bostonianos? ¿Los Red Sox o los New York Yankees? Lógícamente los Red Sox. Guste o no aquí, la gente sí sigue tirando "pa su tierra", para sus orígenes. Yo soy de orígen valenciano desde hace siglos (tengo además certificados para mostrarlo) por lo cual es lógico que voy a sentir amor por Valéncia y no por la China, ni por Japón. Pero ese amor a la tierra y a los orígenes no debe cegarnos ni permitir que se use como pretexto para discriminar a nuestros hermanos, seres humanos al final, en el planeta. Solo digo que es importante mantener la perspectiva y la multiculturalidad.

    No me extraña para nada lo de Ciudadanos. Es un partido descafeinado, sin identidad realmente y con unas políticas tremendamente antivalencianas. Tén cuidado con las amistades que forjas. Te voy a ser sincero como siempre: Ciudadanos me ofende y me asquea que existe en la Comunitat valenciana. Como persona democrática, es mi deber tolerar su existencia, defender que existan, pero a nivel personal debo decir que detesto todas y cada una de las políticas que ellos defienden y siempre lo diré.

    Todavía no entiendo por qué se han cabreado esos "independentistas" cuando no has dicho nada "malo"...especialmente teniendo en cuenta que eres TODO LO CONTRARIO a un etnicista. Todavía que me lo digan a mí en ciertos contextos (pues no voy a negar que es un tema en el que soy bastante conservador, para qué vamos a engañarnos) pues vale, pero ¿¿a ti?? ¡¡Si precisamente yo te veo más en Ciudadanos que en Compromís en algunos temas!! No, tranquilo: tú no me das asco y me refiero a la idea cosmopolita universalista que tiene C's de ciudadanía (algo que rechazo pero comprendo).

    CONTINÚA

    ResponderEliminar
  2. En todo caso, debes recordar algo que ya sabes perfectamente y no sé si tenías intención de provocar: en Catalunya sabes muy bien que los que hablan castellano y son "castellanistas" son de la "clase baja" y de orígen inmigrante -- especialmente mesetario y andaluz. Por favor que nadie me malentienda -- uso el término "clase baja" como diría allí la élite, no porque yo vea a las personas según su clase social ni pretenda dividir de esa manera.

    ----------------
    Se nota a la legua por tu preocupación por la igualdad que sí eres un liberal de los de verdad. En efecto, esto que dices es clave al respecto: "Si en una población hay un 10% de asiáticos pero en cambio son el 50% de la población reclusa ahí hay una obvia desproporción, y habrá que ver por qué pasa esto, si esta etnia vive en condiciones de pobreza que son las que le llevan a delinquir, si es por otra razón y cómo arreglar esto." De hecho este mismo debate es el que hay ahora en USA. ¿Por qué los negros y latinos representan la mayoría de la población reclusa en este país? Se está hablando, en círculos liberales, de liberar a millones de presos que hayan sido encarcelados por delitos no violentos. Porque, todos sabemos algo: muchos están en la cárcel por consumo o tráfico de droga...pero qué diferencia cuando los blanquitos fuman porros en sus barrios aburguesados (de esos que han colonizado y arrebatado de los negros y latinos en Nueva York para trabajar en "finance", dicho con tono de voz pija y alta)...hay que ver, Pedro, cómo ha cambiado la cosa. Yo todavía recuerdo como pillaban a negros fumando porros en el parque y les caía encima una turba policial. Ahora ves a jóvenes blancos, universitarios, ADINERADOS, fumando y nadie dice ni pío. Ya sabemos por qué existen las disparidades evidentes.
    Dices: "Lo que no es aceptable es ponerse una venda en los ojos y decir “No, yo no miro a la raza, sexo o religión, eso está superado y no hay que mirarlo”. Esa actitud es irresponsable y cuando se tiene es normalmente porque estás ocultando un problema que no quieres ver o que crees que va a tener una causa que no te interesa." ¡¡EXACTO!! No te puedes imaginar la cantidad de personas PRIVILEGIADAS que dicen eso. "Todo debe basarse en el mérito, no la raza ni el sexo". Eso es muy fácil decir cuando eres blanco, varón, heterosexual y cristiano. Pero precisamente el oprimido SÍ tiene que mirar el tema racial y de género, porque es algo que le afecta negativamente día tras día. Tú mismo sabes bien que no es lo mismo andar por ninguna calle española siendo moro o africano o de rasgos andinos a ser un guiri rubio. Si eres guiri rubio la gente poco le falta por babear, pero si te llamas Mohammed y tienes rasgos morunos, ya sabes lo que pasa en muchas ciudades españolas...y cuanto más al interior de la meseta, peor.

    CONTINÚA

    ResponderEliminar
  3. Con respecto a la participación política, yo sí creo que tiene que ver con una combinación de factores: en general los hijos de inmigrantes castellanos suelen ser mas pobres (en Valéncia suele pasar lo mismo observa bien algunos barrios) y han venido de culturas menos emprendedoras y más dadas al verbo y al arte (andaluces en particular)...recuerda que en la propia Valencia casi no se hablaba castellano hasta el siglo XX y cuando empezaron a llegar inmigrantes de la meseta, sí había rechazo tanto por su "raza" como por la cultura. Yo recuerdo oír de antepasados mios decir "forasters y gents de mal" con respecto a los inmigrantes castellanos en barrios conocido por ello como Benicalap. Pero los valencianos hemos sido siempre MUY PRAGMÁTICOS y supimos en general aprovechar bien esa inmigración por el bien de todo el país en conjunto hasta tal punto que, en efecto, que tú te apellides Fresco no me provoca un rechazo hacia ti...porque para mí es muy importante más que el apellido, la MENTALIDAD Y FORMA DE VER EL MUNDO. He conocido a Mohammeds más valencianos y mediterráneos que muchos García de Madrid o Valladolid y al final eso es muy importante: LA MENTALIDAD, insisto.

    Hablas de listas electorales con López y Hernández, pero, lo ampliarias a ¿Mohammeds también?

    Estoy de acuerdo con las esencias de tu entrada, así que realmente no hya mucho debate. Solo un apunte provocador: hoy en día es casi imposible saber de qué región viene alguien en España porque como dices, hay mucha gente como tú de orígenes peninsulares muy mixtos pero hasta hace unas décadas, sí había "cara de valenciano", "cara de gallego", etc y eso persiste en las generaciones mayores. Yo tengo gente en la rama paterna que no puede ser otra cosa que valenciano y no porque lo diga yo por romanticismo absurdo sino porque si lees las crónicas de extranjeros en Valencia en el siglo XIX, verás que escribían que la mujer valenciana era "de piel mucho más blanca que la castellana", etc. Y eso es verdad aún hoy en los pueblos. Pero bueno eso de la antropología lo dejo para una charla con alcohol porque no viene a cuento aquí ni debe ser un factor determinante para el poder político.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. pd: "tengo certificados para demostrarlo" suena un poco feo y cutre. Me refiero a que tengo certificados de nacimiento y de bautizos que llegan hasta los 1700s y son todos valencianos.

    ResponderEliminar