La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 21 de septiembre de 2015

Y el Bloc votó No a pactar con Podemos...



















Cuando parecía que la alianza entre Compromís y Podemos en las circunscripciones valencianas estaba encarrilada, resulta que el Bloc Nacionalista Valencià, partido con más militantes en la coalición, hizo una consulta a las bases y estas votaron por un 74% presentarse a las elecciones generales como Compromís, rechazando explícitamente abrir negociaciones con otras fuerzas políticas “estatales” (vamos, con Podemos). El resultado ha sido un jarro de agua fría en la coalición y ha vuelto a abrir las viejas heridas que nunca han cicatrizado y que quizá nunca lo hagan.

Por lo que parece esta consulta vinculante estaba pedida por el sector crítico del Bloc, pues la dirección parece que estaba a favor del pacto con Podemos. He estado intentando averiguar si este resultado está “provocado”, es decir, si independientemente de lo que se diga se estaba intentando que saliese un NO como técnica negociadora frente a sus socios de coalición, con la intención de conseguir mejores puestos en las listas. No sería la primera vez que el Bloc hace cosas de estas para poder buscar concesiones de sus socios, pero la cuestión es que no hay nada que me indique que este resultado ha sido provocado como técnica negociadora. Así pues lo daremos como la opinión auténtica y espontánea de las bases del Bloc.
Cuando se plantean estas cosas en Compromís (los pactos con partidos estatales) siempre se produce el mismo problema, pasó con EQUO y pasa ahora. El Bloc es reticente a los pactos con partidos que, según su lenguaje, no sean “de estricta obediencia valenciana, mientras que los otros dos socios de la coalición, IdPV y Verds-EQUO, son mucho más flexibles y “colaborativos” al no ser nacionalistas (y en el caso de Verds-EQUO además por estar coaligado en una estructura estatal).
El caso de EQUO más o menos se resolvió, posiblemente porque era un partido menor y no sintieron que fuese una amenaza para Compromís o para el mensaje “valencianista”, pero parece que con Podemos tienen mucho más miedo. Desde el entorno del Bloc se dice que Podemos anularía el valencianismo político y sometería a Compromís a su estrategia estatal, y por eso muchos de sus militantes se niegan en redondo al pacto.
También hay cuestiones de desconfianza política hacia el partido de Iglesias (recelos que son lógicos en mi opinión), e incluso hay gentes en el Bloc que no son precisamente de izquierdas (el Bloc ha llegado a aliarse con CiU en el pasado, por ejemplo) y obviamente eso refuerza el rechazo a Podemos en ese sector, pero el problema principal es el antes comentado, es una cuestión de nacionalismo y de rechazo a proyectos estatales.

Al final lo que hay detrás de todo esto, además del nacionalismo, es una pugna por reinterpretar la realidad. Mirad, la gente del Bloc cree por alguna razón incomprensible que el éxito de Compromís se debe a que los valencianos han votado al “valencianismo político”. No es que lleguen a negar la obvia aportación de personalidades como Oltra o Ribó, pero digamos que creen que a éstos se les vota por su valencianismo y que la cantidad de voto que aporta el Bloc a la coalición es proporcional a sus militantes, cuando obviamente no lo es.
Pero la realidad, confirmada reiteradas veces, es que la mayoría de gente que vota a Compromís no lo hace por el “valencianismo”, lo hace por sus personalidades y por su acción en la oposición durante estos años. Yo no conozco un solo votante de Compromís en el área metropolitana de Valencia que vote a Compromís por ser “valencianista”, lo votan por ser el azote de la corrupción y el defensor de los derechos de las personas. La gente de Valencia capital que conozco que ha votado a Compromís lo ha hecho fundamentalmente por Oltra, sin ella probablemente habría votado Podemos o PSOE, y solo conozco a una persona de un pueblo del área metropolitana que es ex votante del PP y que ha votado a Compromís porque piensa que será defensor de los “intereses de los valencianos” (lo que sería un voto regionalista instrumental).
La forma más clara de ver esto es analizar cómo Compromís siempre saca discretos resultados en generales y europeas, mientras aumenta muchísimo en voto en las autonómicas y locales. Y esto lo entiende todo el mundo que no se ciegue intentando creer que lo que desea es la verdad (de hecho hasta la gente más sensata del Bloc lo entiende). Analicé aquí los resultados del periodo 2011-2015 así que no me repito.
Seamos claros, no es que Compromís vaya a sacar mucho peor resultado en unas generales que en unas autonómicas, es que si se presenta solo probablemente quedará por detrás de Podemos e incluso de Ciudadanos (En las europeas de 2014 fue 6º fuerza, no lo olvidemos). La mejor encuesta otorga a Compromís 3 diputados presentándose en solitario, en otras ni llega. Y no, esta vez no se van a “reventar” las encuestas como en las autonómicas, el entorno es distinto.

Lo que parecen no entender en el Bloc es que un mal resultado en las generales pondría en cuestión el gobierno bipartito y la posición de Compromís. Si Podemos sacase más votos que Compromís ¿cómo se va a mantener la situación actual, donde Podemos es un socio externo del Consell? Si Compromís quedase muy por detrás del PSOE, esta situación de que Compromís y PSPV son socios prácticamente al 50% se diluirá y el PSPV pasará a ser tácitamente el socio dominante. Voy a dar una vuelta de tuerca más ¿tan segura estaría la presencia de Compromís en el Consell, si se convierte en un actor irrelevante en el congreso? Cuidado que, una vez Puig está investido, podría hacer alguna jugada. Hay líderes políticos valencianos que han dicho que este Consell bipartito no aguantará mucho más allá de las generales...
Pero es que ya no es el presumible fracaso electoral, es que hay adicionalmente un problema evidente en la Comunidad Valencia que se llama financiación. El Consell no va a poder cumplir con sus promesas y su programa electoral si la financiación de la Generalitat no mejora y no se pone a la altura de la media de España. Y esto, señores, no se hace con 2 o 3 diputados en el congreso por mucho que el Bloc crea que sí. Esto se consigue pactando esta cuestión con Podemos, haciendo una candidatura conjunta, sacando 9 0 10 diputados y arrancando un compromiso por parte de Podemos nacional.
Hay que saber analizar a medio plazo y ver la jugada. Mejorar el sistema de financiación es uno de los grandes retos del Consell y si no se consigue quedará en el debe de PSPV y Compromís, pero no en el de Podemos, que no está en el Consell…
La alianza con Podemos es un win-win en toda regla: Aumentaría la cantidad de diputados electos de Compromís, arrancaría a Podemos un compromiso por la financiación, consolidaría la presencia paritaria de Compromís en el Consell y evitaría un fracaso que puede ser perjudicial. ¿Qué hay en contra? Que representa “diluir” Compromís en una empresa nacional puntual. La verdad, hay que ser cerril para que los sentimientos no te dejen ver las enormes ventajas y potencialidades del pacto. Son por cosas como estas por las que digo que el nacionalismo es una religión, porque es irracional.

Lamentablemente creo que hay todavía más cosas en este rechazo del Bloc. Creo que parte de la militancia del partido nacionalista “odia” (entre comillas) a Oltra, no soporta que sin ser nacionalista sea la cabeza e imagen de Compromís y recelan enormemente de su ascendente sobre el resto de la coalición. No aceptan que el cabeza de Compromís no sea del Bloc ni el enorme poder de su partido, IdPV, en Compromís, mayor que el que debería tener por militantes. Yo lo he hablado en privado con militantes del Bloc y me han dicho que están con Mónica porque en este momento la necesitan, pero que no se fían un pelo de ella.
Tampoco quiero pensar que el Bloc tiene otra idea en la cabeza: Probablemente haya una modificación de la ley electoral en la Comunidad Valenciana en los próximos meses y que la barrera para entrar en Les Corts baje del 5% al 3%, y bajando esa barrera el Bloc podría entrar por sí mismo, sin depender de Oltra y del resto de Compromís…A ver si detrás de tanta acusación a Oltra de querer romper Compromís, irse con Podemos y ser mala malísima, resulta que tenemos esa misma jugada pero desde el otro bloque. No lo creo, pero hay veces que uno duda de todo.

3 comentarios:

  1. Una vez más de acuerdo. En el Bloc no aceptan que no tienen la más mínima posibilidad de conseguir representación sin el tirón de Mónica, lo cierto es que aceptarlo sería muy triste para ellos. Nunca les he votado y nunca me he fiado de ellos, pretenden ser nacionalistas donde esa ideología no cala y si han sacado partido estos años ha sido con la política de pactos mas rastrera del Estado, y eso ya es mucho decir. Francamente creo que Oltra, Ribó y los que aun tienen una ideología detrás deben ir pensando como librarse de la carga de estos iluminados.

    ResponderEliminar
  2. El PSPV pactó con el PSOE y ahora no aparece ni en los carteles electorales. No me parece tan irracional querer evitar que se diluya el mensaje valencianista

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que el Bloc necesita a Oltra pero también que Oltra necesita al Bloc, no hay que olvidar que las bases de la colaición son mayoritariamente del Bloc o de su entorno, que los concejales y estructura territorial sin las cuales el éxito de Compromís sería impensable son del Bloc, y si bien Oltra ha sido determinante en el aumento de votos de Compromís, sobretodo en los grandes núcleos de población, en muchos pueblos y comarcas valencianas el nacionalismo va calando, gracias al trabajo y al esfuerzo continuado de los militantes del Bloc durante muchos años. No estoy de acuerdo para nada con el comentario de Ricardo Tormo.

    ResponderEliminar