La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 5 de octubre de 2015

Elecciones en Portugal: ¿Victoria de la derecha?

















Todos los periódicos españoles han cerrado las ediciones del domingo con un titular parecido: “Los portugueses avalan las políticas de austeridad del gobierno”, lo que viene a indicar que el partido del primer ministro portugués Passos Coelho, el Partido Social Demócrata (PSD), ha ganado las elecciones y/o ha sacado un buen resultado que le permitirá gobernar. La cuestión es que luego ves los resultados y parece que lo del “aval” y la “victoria” son términos como mínimo algo exagerados. Me pregunto si no estaría el titular hecho de antemano.
Como Portugal es un país bastante desconocido para los españoles (algo increíble siendo nuestro país vecino), quiero hacer una aclaración semántica antes de empezar el análisis. Tanto en Portugal como en Brasil los partidos “Social Demócrata” no son social-demócratas, sino de centro-derecha. Cosas del lenguaje y del marketing político.

Desde hace casi un año se está presentando a Portugal como el país donde las políticas de austeridad han tenido éxito. Esto es algo que tiene una pequeña base de verdad pero que, como siempre, está convenientemente agrandado y manipulado para vender una percepción política o social interesada para las instituciones, partidos o ideologías que la defienden.
Portugal está viviendo desde hace un año y medio una recuperación macroeconómica similar a la del resto de países de la zona euro (incluso Grecia está creciendo). Esto no tiene nada que ver con las políticas internas de los países de la zona euro sino que tiene que ver con cuestiones ajenas a ellos, básicamente tres: La nueva política de liquidez del BCE, la bajada del valor del euro respecto al dólar y la enorme bajada del precio del petróleo. Estos tres factores son los que están catalizando las mejorías macroeconómicas en toda Europa, pero cada uno de los gobiernos quiere vender a sus ignorantes poblaciones que la mejoría depende de ellos.
Pero ¿Por qué Portugal se considera un caso de éxito y, por ejemplo, España no? Pues tiene que ver fundamentalmente con que en Portugal el desempleo ha bajado del 17% de 2013 a menos del 13% con que va a acabar 2015. La cuestión es que estas cifras están siendo muy cuestionadas dentro de Portugal, donde muchas organizaciones dicen directamente que el gobierno las está falsificando. Además parte importante de esta reducción de paro parece producto de la emigración (en Portugal ha emigrado casi el 5% de la población en los últimos años) y de la precarización absoluta de las condiciones laborales (se habla de “quinientoseurismo” en Portugal, que es el salario mínimo).
Un apoyo al gobierno de Passos Coelho parecería implicar que estas cifras implican realmente un éxito económico, mientras que su “derrota” implicaría lo contrario.

La situación de la que partía Portugal era la siguiente. En 2011 el PSD sacó un 38,6% de los votos y formó gobierno con el CDS-PP, un partido conservador (más a la derecha que el PSD) que sacó un 11,7% de los votos. Entre ambas fuerzas sacaron un 50,3% de los votos y la mayoría absoluta de los escaños. En la oposición se quedaron el saliente Partido Socialista (PS), con un 28%, el Partido Comunista (CDU) con el 7,9% y el Bloco de Esquerdas (BE) con el 5,2%.
A las elecciones del domingo se presentaron los mismos partidos pero con un matiz: El PSD y el CDS-PP se presentaron en coalición formando una especie de bloque de derechas, mientras que los partidos de izquierdas se presentaron por separado. Pues bien, la coalición de derechas ha obtenido un 38,5% de los votos, perdiendo 12 puntos respecto al resultado de la suma ambos partidos en 2011, mientras que el PS ha sacado un 32,4% (ha subido 4,4 puntos), el Partido Comunista un 8,3% (ha subido 0,4%) y el BE un 10,2% (subiendo 5 puntos, lo que es multiplicar por dos sus anteriores resultados). También ha sacado un diputado y un 1,4% de los votos el partido animalista PAN, que parece algo similar a lo que es el PACMA aquí.
En resumen, que los partidos de izquierda han subido 10 puntos (y no cuento el PAN) y los de derecha han perdido 12 puntos, quedándose la coalición de derechas sin mayoría para gobernar cómodamente. Si los tres partidos de izquierda quisiesen ponerse de acuerdo, Portugal tendría un gobierno de izquierdas. Esto es a lo que se llama “los portugueses avalan las políticas de austeridad del gobierno”, a perder casi la cuarta parte de los apoyos.

Hay algunas cosas más que entender sobre la situación en Portugal. Desde prácticamente el inicio de la anterior legislatura el partido socialista se había puesto por delante de las encuestas. En las europeas de 2014 el PS le sacó 4 puntos a la coalición PSD-CDU y además el partido comunista rozó el 13% de los votos. Todo parecía indicar que la izquierda ganaría claramente las siguientes elecciones hasta que, en noviembre de 2014, el ex primer ministro José Sócrates fue detenido por un caso de blanqueo de capitales y fraude fiscal ya que presuntamente se había apropiado de 23 millones de euros a cambio de decretar dos amnistías fiscales.
Esto es como si en España detuviesen y encarcelasen a Zapatero por un caso similar. No es que las encuestas hundiesen el PS desde ese momento (no parecen muy buenas las encuestas en Portugal fuera de las de campaña electoral), pero sí se observó una subida progresiva del bloque de derechas. Es difícil discernir si esa mejoría electoral está relacionada con la mejoría económica relativa o bien tiene que ver con el golpe que recibió el Partido Socialista, quizá tenga que ver con ambas cosas ¿hubiese quedado el PS por encima del bloque de derechas de no haber salido este caso de corrupción? Nunca lo sabremos.
La cuestión es que, a pesar de esta situación, los votos del partido comunista y el BE tampoco han subido demasiado. Estas fuerzas de “izquierda anti-austeridad” han obtenido juntas el 18,5% de los votos, cuando habían sacado un 13% en 2011. No parece tampoco una gran subida y sobre todo no lo es si tenemos en cuenta que en 2009 ambas sacaron el 17,7% de los votos ¿Cómo puede haber obtenido el PS, responsable de la gestión de la crisis hasta 2011 y con su ex primer ministro bajo arresto domiciliario, un 32,4% de los votos?

Tengo una amiga que dice que Portugal es un país triste, de gente triste, que le recuerda al personaje del coronel Aureliano Buendía de la novela “Cien años de Soledad”. Algo de razón creo que tiene y no sé si ese carácter les ha hecho enfrentar con algo de pesimismo estas elecciones. Desde 2005 cada elección tiene menos participación que la anterior. Estas elecciones han tenido la participación más baja de la historia de Portugal, un 56,9%, muy lejos de las participaciones de entre el 71 y el 84% que tuvieron durante los 70 y 80, e incluso de las participaciones siempre superiores al 60% que tuvieron hasta el inicio de la crisis.
El bipartidismo ha aguantado en algo más del 70%, que no está muy lejos de lo normal en Portugal (aunque hay que tener en cuenta que el CDS estaba aliado con el PSD, tampoco sabríamos cómo hubiese funcionado en solitario. Las encuestas le daban sobre un 7%), y eso muestra una estabilidad bastante extraña que no se ve en otros países castigados por la crisis.
El deseo del gobierno español y sus medios afines es presentar el caso portugués como un precedente para lo que puede pasar en España en diciembre, pero ni España es Portugal, ni en Portugal hay un Ciudadanos o un Podemos (El Bloco es un partido que lleva muchos años y que incluso en las europeas de mayo de 2014 sacó un resultado bastante malo), ni ha habido en Portugal unas elecciones municipales y regionales que hayan cambiado absolutamente el escenario político, ni el ex primer ministro está en la cárcel, ni la estructura de los acontecimientos que acabaron en la crisis ha sido parecida, etc.
Sin embargo sí que hay similitudes. El fracaso de Syriza puede haber afectado a la izquierda portuguesa y puede afectar también a la española, la recuperación macroeconómica puede generar en las clases acomodadas la sensación de que efectivamente no hacen falta cambios y, al final, no somos países tan distintos.

Veremos qué pasa con el gobierno de Portugal. Parece difícil sino imposible que el Partido Socialista pueda aliarse con el BC y el Partido Comunista en un gobierno tripartito. Quizá podría haber un gobierno bipartito (el PS y el BE tienen los mismos escaños que la alianza PSD-CDS) con apoyo o amable abstención de un tercero. No hay que olvidar que el presidente de la república, Cavaco Silva, tiene mandato popular y que su papel puede ser bastante más activo en la decisión de quien forma gobierno que el que puede tener el monarca español. Y Cavaco Silva es conservador.
Pero que los portugueses “han avalado las políticas de austeridad del gobierno” es, sencillamente, falso. Los partidos que apoyaban al gobierno han perdido la cuarta parte de sus apoyos y no hay en la oposición nadie que les pueda apoyar con la excepción parcial del Partido Socialista. Y si el Partido Socialista portugués permite gobernar a Passos Coelho (y presiones va a recibir para ello) me parece que a Pedro Sánchez se le puede arruinar toda su estrategia política. Tendría guasa que quien acabase resucitando a Podemos fuese el Partido Socialista Portugués.

1 comentario:

  1. Explica bien el país
    porque Brasil desde el pacto de izquierdas en 1989; criaron el foro Cafe de San Pauo; criafo por Fidel Castro y Lula; derribaron la derecha; Cuba estaba arruinada; no tenia ayuda de Unión Soviética; ya no tenia sus generosos compradores del azucar..... Brasil les han contado mentiras; engaños; vosotros mienten con esa noticia; porque las urnas de Brasil son de Venezuela; con fraudes..... Brasil está siendo robado por estes pilantras comunistas... Dilma Rousseff estube detenida en la época de los militares; comunista y hija de Bugaro huido para Brasil cuando la revolución civil en Bulgaria. .... Soy brasileña y lucho para arrancar estos comunistas del gobierno

    ResponderEliminar