La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







viernes, 20 de noviembre de 2015

Sobre la guerra contra el ISIS-Daesh
















Hay cosas sobre las que no me gusta escribir, bien porque hay estados de ánimo enervados y emocionales que impiden una reflexión serena, bien porque considero que no tengo nada que aportar. Escribir para proclamar lo malo que es un grupo terrorista, que estás en contra del mismo o para explicar lo que se puede leer en cualquier otra parte creo que carece de sentido y por eso no he querido escribir nada hasta hoy.
Pero ya ha pasado una semana, el dolor intenso comienza a posarse y los actores políticos y sociales ya han comenzado a tomar posiciones e idear iniciativas, y quizá es un buen momento para comentar unas cuentas impresiones. De todos modos que nadie espere que diga aquí lo que hay que hacer porque, sinceramente, no tengo ni la más remota idea.

Desde hace unos días tengo la impresión de que nos volvemos a encontrar en septiembre de 2001. Los ataques en Paris y la acción del gobierno de Francia contra el ISIS es bastante similar a la del gobierno de los EEUU y el posterior ataque al Afganistán de los talibanes, no igual pero sí similar. Las reacciones son las mismas, el enemigo es tan abyecto que cuenta con el rechazo de todo el mundo y parece que nos volvemos a plantear esa dicotomía entre libertades públicas y seguridad.
Las reacciones son efectivamente eso, reacciones de respuesta inmediata y poco meditada. El ataque a Afganistán fue un acto de respuesta, de venganza, y no un acto meditado y cuidadoso para acabar con Al-Qaeda. A pesar de que no ha habido de nuevo un ataque tan grande como el de las Torres Gemelas eso ha sido producto más bien de las medidas de seguridad e inteligencia y no tanto del debilitamiento del terrorismo islámico, que no parece haber retrocedido desde 2001 sino todo lo contrario. De hecho resulta irónico (irónico no es causal) que desde que murió Bin Laden las cosas en vez de mejorar parecen haber empeorado.
El incremento de los ataques contra el ISIS (o Daesh o cómo demonios se le quiera llamar ahora) también responde a un ataque de respuesta poco meditado. Las sociedades piden venganza, piden responder en legítima defensa y por eso se toman estas acciones. La cuestión es que no parece que hayamos aprendido de las experiencias del pasado ¿No sería mejor pararse un poco a reflexionar y a generar una estrategia global a medio plazo antes de hacer nada? Sé que sería difícil de asumir para una opinión pública que clama venganza, pero el deber de los gobernantes es ser valientes y mantener la cabeza fría. A lo mejor se debería pensar qué puede pasar en el momento las tropas de Al-Asad y de Irak tengan controlado el territorio, porque en Afganistán cuando la Alianza del Norte ocupó el país y luego se establecieron las tropas extranjeras los problemas no acabaron ¿Tienen fuerza los gobiernos de Al-Asad e Irak para controlar ese territorio? ¿Eso acabará con el Daesh? ¿Se pretende ocupar el territorio? ¿Lo va a permitir Al-Asad? ¿Nos vamos a dar abrazos con Al-Asad cuando llevamos intentando derrocarlo casi 5 años?

La sensación es que se están generando errores continuos desde el final de la guerra fría, y cada una de las acciones que se toman para arreglar estos errores apaga un incendio puntual pero generan un nuevo foco al cabo de poco tiempo.  Creo que falta un análisis profundo de todo lo que se ha hecho desde finales de los 70 por parte de los EEUU y las potencias occidentales (y Rusia) y asumir los errores, fundamentalmente para no repetirlos. Pero eso requiere valor, requiere hacer algo muy duro que es mirarse al ombligo cuando todo el mundo te pide que mires al enemigo y acabes con él. Es complicado, pero es necesario.
Los EEUU cometieron un terrible error entrenando, armando y apoyando económicamente a los muyahidines que luchaban contra la invasión soviética en Afganistán, esto hay que tenerlo claro. La invasión de Afganistán en 2001 fue producto de ese error inicial y la posterior invasión de Irak fue otro tremendo error, que creó el caos necesario para la extensión del terrorismo islámico por toda la región. El tercer gran error fue el apoyo “suave” a los rebeldes que se alzaron contra Al-Asad, generador de una guerra civil que benefició al Daesh. Creo que estos tres puntos deben ser claramente identificados, analizados y reconocidos como errores, si no lo hacemos volveremos a cometerlos en el futuro.
Y aquí el primero que debe hacer un acto de expiación soy yo. Yo no apoyé la guerra de Irak pero sí a los rebeldes contra Al-Asad y contra Gadafi, en medio de mi apoyo general a las primaveras árabes. En aquel momento me pareció que la acción sanguinaria de estos dirigentes contra los rebeldes no debía ser tolerada, y aun sabiendo que el peligro islamista existía realmente pensé que era un riesgo asumible. Me equivoqué, no lo escondo y podéis leerlo aquí. E igual que lo he hecho yo nuestros gobiernos deben asumir todavía con más motivo los errores, pues ellos disponían de mucha más información que el ciudadano corriente. Blair lo hizo hace poco respecto a la guerra de Irak, e incluso el ministro español García Margallo también dijo algo parecido. Está bien, pero el análisis debe ser mucho más profundo e ir mucho más allá.

Reconocer errores no es reconocer culpas. Vivimos en una dicotomía molesta, absurda y falaz, que hace que ante cualquier acto de este tipo nos bloqueemos y no aceptemos ninguna responsabilidad, bajo la absurda sensación de que asumir un error es como poner en duda la responsabilidad o vileza de los terroristas. Eso no es así, se han cometido innumerables errores, se potenció el islamismo en los 80, se crearon las condiciones caóticas para su extensión en los 2000 y nada de eso quita la responsabilidad de los atentados a quienes los cometieron.
Este tipo de pensamiento híper emotivo y visceral de masa asustada también lo están sufriendo algunos políticos u opinadores de izquierdas. El caso más evidente lo vimos hace un par de días con el eurodiputado de Podemos Miguel Urban, que en medio de una entrevista donde hablaba de que la solución militar no le parecía la correcta y hablando sobre el origen europeo de los terroristas, dijo “se ha fallado al estructurar a mucha gente que no ve otra salida que inmolarse en un sitio”. Urban se equivocó en esta frase, pues genera confusión y puede parecer que está quitando parte de responsabilidad a los terroristas, pero no está diciendo eso, como se entiende perfectamente si se ve los 7 minutos de entrevista. Urban simplemente destaca una evidencia, que es que los nacidos en Europa que abrazan el terrorismo islámico generalmente lo hacen producto de circunstancias de marginación en toda su amplitud, y que hay que trabajar ahí.
Bien, pues Urban ha sido víctima de un linchamiento mediático generado por personas que, con casi toda probabilidad, no habían visto la entrevista, simplemente habían visto la frase descontextualizada (y muchas veces retocada con malicia) y le han atacado con el típico comportamiento de masa asustada, indignada e irracional. Y al igual que Urban lo han sido otros, tratados como estúpidos y casi traidores por intentar poner matices a realidades complejas e inconvenientemente simplificadas.

No me malinterpretéis, no estoy diciendo que milite en esas teorías que usan el “No a la guerra” como si esta situación fuese la misma que la de Irak (no lo es). Yo creo que hay que acabar con el Estado Islámico y devolver el control de la zona a los gobiernos de Siria e Irak, yo creo que la actitud de Podemos de negarse a apoyar el pacto antiyihadista es absurda (o no está bien explicada), que es pura propaganda y aversión a juntarse con otros partidos, pues no hay nada en ese pacto que provoque rechazo frontal y que no se pueda corregir desde dentro.
Pero la realidad tiene matices, dolorosos para nosotros muchas veces, y la geopolítica es algo complicado y tenemos que ser muy cautos y cuidadosos con lo que hacemos y con los pasos a tomar, internos y externos. No se puede atacar al ISIS y no saber qué demonios vas a hacer con Al-Asad, si le vas a abrazar quedando en ridículo después de tu actitud durante estos años, si vas a forzar una transición en Siria, si vas a colaborar con Irán, etc. Porque mañana el ISIS, como estado no reconocido, no existirá, pero el Daesh permanecerá e intentará atacar oriente y occidente ¿qué haremos entonces? Hay que preparar el futuro.
Lo mismo pasa con la política interna. Asisto preocupado a como el gobierno francés pretende cambiar la constitución para combatir el terrorismo islámico, cambio que solo puede ir en el sentido de dar más poder a la policía para registros domiciliarios, intervención de comunicaciones, etc. Sin decir que no pueda ser algo justificado o conveniente, cuando planteas algo así lo primero que hay que pensar es si estas leyes pueden ser usadas para otras cosas y para reprimir las libertades inconvenientemente. Y evidentemente el futuro es impredecible, pero hay riesgos cercanos que están delante de tus narices. Siendo claro ¿alguien ha pensado qué podría hacer un hipotético gobierno del Frente Nacional de Le Pen con esas nuevas leyes constitucionales? Porque ese escenario, que no es imposible, hay que plantearlo y hay que asegurarse que nada de lo que haces servirá a la señora Le Pen en el futuro para criminalizar y perseguir a minorías incómodas.

Las sociedades no viven bien los momentos de tensión. Los hombres tienden a comportarse como una masa asustada y los más desaprensivos y radicales sobrenadan perfectamente en este tipo de situaciones. Pero si nos dejamos llevar por esta sensación volveremos a cometer errores similares a los que se han cometido en los últimos 35 años. Mantengamos la cabeza fría en la medida de lo posible.

6 comentarios:

  1. empiezas mas o menos bien (comparto la primera parte) pero luego me he sentido decepcionado con frases como esta: "No me malinterpretéis, no estoy diciendo que milite en esas teorías que usan el “No a la guerra” como si esta situación fuese la misma que la de Irak (no lo es). Yo creo que hay que acabar con el Estado Islámico y devolver el control de la zona a los gobiernos de Siria e Irak, yo creo que la actitud de Podemos de negarse a apoyar el pacto antiyihadista es absurda (o no está bien explicada), que es pura propaganda y aversión a juntarse con otros partidos, pues no hay nada en ese pacto que provoque rechazo frontal y que no se pueda corregir desde dentro." ¿¿EN SERIO?? ¿Cómo se puede apoyar el pacto "antiyihadista" que no es más que una GILIPOLLEZ monumental que lo único que hace es reprimir más nuestras libertades y no resuelve el problema de ORIGEN, que son las políticas DE NUESTROS gobiernos? YO TAMPOCO jamás he apoyado el pacto "antiyihadista", que no es otra cosa que un pacto por la hipocresia y el oportunismo, de partidos que han colaborado recientemente para establecer un gobierno islamista radical en Libia, o que han colaborado en generar el caldo de cultivo perfecto para el E.I, contribuyendo, al menos ideologicamente, con la destruccion de los estados sirio e iraqui, estados civilizados donde los cristianos eran respetados. Este "pacto" antiyihadista es la estrategia más oportunista que han encontrado los dos partidos del sistema, el PPSOE y sus aliados los de "Ciudadanos", la derecha con sonrisa, para cercenar los derechos y libertades democráticas del conjunto de la clase trabajadora un momento de fuerte descomposición social y crisis de legitimidad que golpea al conjunto de las instituciones del Estado. Así que por favor Pedro...me esperaba mas "nivel" de tu parte y me sorprende, me asombra, que caigas en esa trampa siendo que normalmente eres tan analítico y no caes en eso.

    Sin embargo, no todo puede ser malo y comparto esto que dices: "Asisto preocupado a como el gobierno francés pretende cambiar la constitución para combatir el terrorismo islámico, cambio que solo puede ir en el sentido de dar más poder a la policía para registros domiciliarios, intervención de comunicaciones, etc. Sin decir que no pueda ser algo justificado o conveniente, cuando planteas algo así lo primero que hay que pensar es si estas leyes pueden ser usadas para otras cosas y para reprimir las libertades inconvenientemente. Y evidentemente el futuro es impredecible, pero hay riesgos cercanos que están delante de tus narices. Siendo claro ¿alguien ha pensado qué podría hacer un hipotético gobierno del Frente Nacional de Le Pen con esas nuevas leyes constitucionales? Porque ese escenario, que no es imposible, hay que plantearlo y hay que asegurarse que nada de lo que haces servirá a la señora Le Pen en el futuro para criminalizar y perseguir a minorías incómodas."

    Y lo más patético de todo esto es que FRANCIA, que tan crítica fue con los "malvados yanquis imperialistas" con lo de Irak, se están comportando PEOR que los norteamericanos más reaccionarios. Y yo por mi parte diré esto a quienes no me conozcan: yo antes era firme partidario de todo eso de las guerras en Irak, pero reconozco mi ignorancia en aquella época y que me dejaba llevar por mis intereses personales y no mis verdaderos sentimientos y convicciones. Lo siento pero yo NO me siento "pro occidental" en nada de esto, ni tampoco obviamente "pro islamista". Me sigo haciendo llamar liberal y progresista, con todas las consecuencias que conlleva y no puedo apoyar el terrorismo, ni el islamista ni el occidental. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que el desacuerdo se centra fundamentalmente en lo del pacto antiyihadista, así que me explico.

      El pacto antiyihadista no dice nada absurdo, nada que esté fuera de lugar ni nada que impida firmarlo. Por lo que he leído habla de perseguir el fanatismo radical en internet, de la financiación del terrorismo y poca cosa más. Hay un punto polémico, que es el de la cadena perpetua revisable, pero el PSOE ya ha dicho que no lo apoya y aún así es firmante del pacto.
      No quiero que se entienda al revés lo que he dicho: No es que este pacto sea una cosa imprescindible y que todos lo deban firmar, es que no tiene sentido no firmarlo o, por lo menos, no adherirse parcialmente. Estas cosas son bastante más propagandísticas que reales, y Podemos comete un error no queriéndose mezclar con estas cosas, porque está cayendo precisamente en lo que los otros partidos pretenden que caiga. La postura inteligente es pedir adherirse, ir a la reunión que se haga (si se hace), y una vez hecha firmar lo que se esté de acuerdo y poner inconvenientes a lo que no se esté de acuerdo. En vez de hacer eso, Podemos cae en la trampa de querer estar separado del resto de partidos a un mes de las elecciones generales generando satisfacción en el resto de partidos.
      La política tiene mucho de postureo y a veces estás obligado a hacerlo como lo hacen los demás. No entrar ahí no responde a cuestiones de seriedad, responde sencillamente a un sentimiento de no querer mezclarte con el resto de partidos en nada, y eso es un error estratégico.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Vivimos en un estado de derecho...bueno, VIVIAMOS. Si empezamos a tipificar como delito la tentativa de delito, ponemos la condena perpetua cagándonos en eso de la reinserción social, si es delito justificar el terrorismo como todo buen gilipollas tiene derechos, entonces se llega de lleno a una sociedad de denuncia al vecino con un estado autoritario. Uno tiene que defender los derechos de los demás como si fuera el suyo propio, aunque sean los mayores parias de la sociedad. Si dejas que el en nombre de la seguridad todo vale, olvídate de la privacidad, de la libertad de pensamiento, primero serán los terroristas de quienes os tiene que proteger el estado a la gente que como es buena, no tiene problema en que el estado lea sus emails, escuche sus conversaciones telefónicas, etc y si se niega o no le gusta debe de esconder algo. Pero luego no serán solo terroristas, sino cualquier tipo de movimiento que vaya en contra del régimen, serán considerados terroristas, los periodistas que los defiendan silenciados, así es como se crea un estado totalitario, el primer paso es el autoritarismo, no lo demos. El PNV también rechaza ese absurdo "pacto", no solo PODEMOS. Si a ti no te parece "fuera de lugar" este estado de excepción (casi) y esta alarma social absurda --- entonces no hay nada que decir, porque es una diferencia irreconciliable. Me sorprende de verdad que te sumes a eso, que no es otra cosa que un arma propagandista del PPSOE. No apoyaria yo eso en mi vida. Ah, ¿que PODEMOS pierde electoralmente? Vale, puede ser...pero por lo que yo sé, hablo con mucho votante del PSOE, sí, de PSOE, no de PODEMOS y te aseguro que me han comentado que el pacto les parece repugnante y que no votarían de nuevo al PSOE.

      Eliminar
    3. Lo que estás diciendo es básicamente lo mismo que estoy diciendo yo del caso francés. No me estás entendiendo de nuevo por lo que veo.

      El PNV no se quiere sumar al pacto antiyihadista precisamente por las mismas motivaciones que estoy criticando. Como es un pacto hecho por el PP y el PSOE y, además, les negaron que la ertzainza pudiese acceder a datos internacionales sobre yihadismo, pues ahora dicen que no se adhieren. No están dando motivos sólidos ideológicos o de contenido, simplemente es puro politiqueo, es no hacerlo porque lo han organizado el PP y el PSOE. Son unas motivaciones inconsistentes.

      Lo que hace Podemos es lo mismo, no está de acuerdo con el "espíritu" del pacto. No oiga, si no está de acuerdo diga por qué, diga que puntos irreconciliables de los que indica el pacto no puede aceptar y sabe que el resto de partidos no transigirán con el cambio, no vayamos por "espíritus" o por venganzas porque no me has dejado hacer no sé qué hace un mes con mi policía autonómica.
      Lo que hace Podemos y lo que estás haciendo tú es puro "reaccionarismo", es sencillamente hacer lo contrario de lo que hace el PP porque si el PP lo hace seguro que es malo y debemos hacer lo contrario. Es un posicionamiento infantil, electoralmente contraproducente y además es negativo.

      Lo que tendría que hacer Podemos, a mi modo de ver, es lo siguiente: Aceptas ir a la reunión del pacto diciendo que tienes recelo a ciertas cosas y para empezar no dejas que te hagan el emparedado como te están haciendo. Cuando llegue la reunión planteas que no estás de acuerdo con la cadena perpetua ni con cosas tan abstractas y peligrosas como castigar a alguien por exaltación del terrorismo y que eso no lo firmas, y además pides que se incluya la necesidad de combatir la discriminación social y la marginación que empujan a muchos jóvenes en Europa a caer en las garras yihadistas, y a ver qué hacen los demás. Así les tiras la pelota contra su tejado, los pones en evidencia y quedas bien tú, que no te has negado a ir a un pacto en teoría para proteger al país del yihadismo y además has marcado claramente tus posiciones.Y si te quieren expulsar, que te expulsen.
      Haciendo esto consigues poner el debate en el terreno de lo concreto, de posiciones y medidas concretas, evitas que se genere un escenario maniqueo de los que están contra el terrorismo contra "buenistas" y muestras la inconsistencia sobre las posiciones de los demás. Son todo ventajas, pero hay que ser un poco más listo de lo que es Podemos y no tener reaccionarismos absurdos que son aprovechados por tus adversarios.

      Eliminar
  2. Se comporta de forma visceral pero esa visceralidad NO se traduce a simpatizar con lo que ellos perciben como sus "enemigos" políticos. La gente está pidiendo sangre únicamente porque ocurrió en París...aunque ten cuidado con eso porque somos MUCHOS los que decimos NO A LA GUERRA. Incluso tras un atentado mucho mas brutal que el de Paris, el 11 de septiembre en NY, eso no se tradujo en un cambio importante en España respecto a pedir sangre o guerras. Por suerte no somos franceses o useños que a la mas minima ya quieren bombardear a diestra y siniestra. ¿Agresivo con Arabia Saudi? ¿Te estás riendo, Pedro? ¿De verdad te crees que nuestros gobiernos, los primeros interesados en Arabia Saudí por el petróleo y porque SON AMIGOS, a pesar de que se ha DECAPITADO a más seres humanos en Arabia Saudi en un solo año de lo que ha hecho el Estado islámico o "DAESH" o como quieran llamarse ahora...y eso no les ha movido a tomar la más minima acción. Si de verdad tienes fe en que los gobiernos occidentales, los más hipócritas en esto, van a tomar medidas y ponerse duros con Arabia Saudi es que te han tomado el pelo y eres un pringao. Como sé que no lo eres, entonces creo que tu comentario responde mas bien a tus deseos más intimos y ha sido un lapsus...porque anda que pedir que sean duros con Arabia Saudi....juaaaas!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Pedro.

    Buen articulo. Francamente me siento decepcionado al ver como las potencias occidentales, y en especial EEUU (y antes de el, Inglaterra) apoyaron y aun apoyan a regimenes que promueven el wahabismo, esa salvaje corriente islamica (los teologos musulmanes del siglo XIX incluso la consideraron heretica) que esta expandiendose gracias a los petrodolares y a la destruccion de regimenes que, si bien eran tiranicos, impedian su difusion. La estrategia de las repugnantes petromonarquias ha tenido un enorme exito: destruir regimenes contrarios al wahabismo, ofrecerse a construir mezquitas (donde obviamente no permitiran que el anterior clerigo siga ensenando, sino que mandaran al suyo), aprovechar el resentimiento de las victimas para inculcarles odio y deseos de venganza contra los "infieles" (occidente y los "herejes" musulmanes). El resultado lo vemos en medio oriente y Europa (donde el wahabismo ha crecido en el sector juvenil carente de oportunidades mayoritariamente).

    Estados Unidos, como el principal responsable, deberia hacer dos cosas:
    mandar tropas nuevamente a medio oriente para destruir grupos como el ISIS directamente (ya vemos lo desastroso que ha resultado armar a grupos que decian ser moderados) y cortar la ayuda a Arabia Saudi, si no es posible dejar de comprarle petroleo, entonces directamente destruir sus mezquitas y prohibir el wahabismo en occidente, o al menos, que tenga la misma categoria que los movimientos neonazis en occidente.

    Es claro que todo esto podria llevar anios, pero hoy Estados Unidos tiene mas poder que en el pasado para imponer sus condiciones a los golfos. Otra opcion seria que EEUU abandonara a su suerte a medio oriente, lo cual yo creia que era la mejor opcion hasta que hable con un amigo pakistani hace poco. Me dijo que, si sucede eso, Arabia saudi terminara destruyendo a los sunies (el es sufi, por cierto) que quedan, e impondran su retrograda ideologia a todo oriente medio.

    Saludos.

    ResponderEliminar