La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 23 de diciembre de 2015

El éxito de EQUO
















Debido a la cantidad de partidos que han formado parte de las candidaturas de Podemos creo que el ciudadano medio desconoce cual ha sido la situación dentro de las mismas. Además de las alianzas regionales con Compromís, ANOVA y otros, Podemos tejió una alianza en todo el territorio con el partido ecologista EQUO, que ha formado parte de las candidaturas moradas con puestos destacados en las provincias vascas y en Huesca, donde se concentraban las posibilidades del partido verde. El nº1 por Álava y Huesca y el nº2 por Bilbao eran los puestos de salida, que no eran seguros pero sí posibles.
Pues bien, EQUO ha conseguido estos tres diputados, Juan López de Uralde por Álava, Rosa Martínez por Bilbao y Jorge Luis Bail por Huesca, en lo que representa un éxito absoluto del partido verde que se encuentra en este momento mas diputados de los que ha obtenido Izquierda Unida en solitario.

EQUO se fundó en 2011 como proyecto de convergencia de los diferentes partidos verdes que había en España. Se presentó en solitario en 2011 con el objetivo de conseguir el diputado por Madrid, que finalmente no consiguió aunque estuvo muy cerca. Esto abrió un escenario de reflexión sobre una realidad que no era desconocida por los miembros del partido, que es la histórica debilidad de los partidos verdes en España, producida por varias razones desde la adjetivación un tanto indebida de “verde” por parte de Izquierda Unida hasta la evidencia de que la sensibilidad ecologista no está desarrollada en España o, al menos, no lo está como en el resto de Europa.
Esta debilidad impulsó una política de confluencia con fuerzas mayores con el objetivo de sumar fuerzas y así poder superar las barreras electorales y la propia debilidad. Las confluencias han sido problemáticas internamente y no todo el mundo ha estado de acuerdo, porque diluían el mensaje verde y convertían a EQUO en cierta manera en ese “apéndice” de otros que se intentaba superar con la formación del partido.
El máximo valedor de la convergencia ha sido el co-portavoz y líder de EQUO Juan López de Uralde, que no sin resistencias internas impulsó la alianza con Compromís y otras fuerzas en la coalición “Primavera Europea”, que consiguió un eurodiputado, y el pacto con Podemos para las elecciones municipales (en candidaturas de confluencia), autonómicas (en muchas CCAA) y generales.

A pesar de que mi deseo personal hubiese sido tener un partido verde de ámbito nacional e independiente, siempre he apoyado la estrategia de confluencia de Juantxo Uralde porque la consideraba necesaria. EQUO en solitario no podía conseguir nada hoy por hoy, así que la confluencia se convertía en una necesidad más que en una opción. Sin embargo hubo un último movimiento que no vi claro que fue esta alianza con Podemos para las generales.
No es que me opusiese a la unión con Podemos y por supuesto no me oponía a la necesidad de confluencia, lo que no me gustó es que EQUO decidió abandonar Ahora en Común (mediante referéndum interno, eso sí) en un momento en que me parece claro que Podemos estaba intentando aislar a IU y acabar con ella. Podemos, adicionalmente, había acabado de desnaturalizar hasta el extremo su supuesta democracia interna, convertida en un bonapartismo transparente basado en el refrendo servil a los dictados del grupo de la Complutense, lo que chocaba con los valores de EQUO. Y finalmente, me parecía que a Juanxo se le debía haber ofrecido el nº4 o 5 por Madrid, que era un puesto “seguro”, y no un puesto más problemático como el de Álava, que ahora lo vemos muy claro pero hace unas semanas implicaba superar a PSOE y C’s y no era tan fácil.
Al final, y por una serie de circunstancias, a EQUO le ha salido perfectamente la jugada, y lo que yo interpretaba como una mala negociación y una cesión demasiado fácil ha acabado siendo un éxito. Y no es que piense que el fin justifica los medios, no los justifica o no siempre, pero en este caso si balanceamos las cesiones y el grado de digamos “venta del alma al diablo”, y por otro lado los réditos conseguidos, evidentemente vencen y destacan los segundos.
La política de confluencias de EQUO al final les ha dado concejales de gobierno en dos de las tres principales ciudades de España (Sabanés en Madrid y Grezzi en Valencia), dos diputados autonómicos en la Comunidad Valenciana y uno en Madrid y Andalucía, un eurodiputado que será “titular” a mitad de legislatura europea (Florent Marcellesi) y tres diputados en el congreso. Nadie podía imaginar esta situación hace escasamente año y medio y creo que a Juantxo hay que hacerle, por lo menos, una estatua del tamaño de la de Kim Il Sung en Pyongyang.

Pero ahora lo que creo que toca es mirar al futuro e intentar trabajar en el objetivo que inicialmente ha tenido EQUO: Construir un partido verde fuerte a nivel nacional, que pueda ser autónomo y tener presencia en las instituciones por sí mismo. Y para eso hay que trabajar mucho y aprovechar la presencia en las instituciones y la inyección económica que supone la presencia en las instituciones. Esto en compatibilidad, por supuesto, con las obligaciones que tiene por los compromisos adquiridos y con el trabajo institucional para promover iniciativas e intentar conseguir cambios.
Creo que hay un objetivo básico, que es conseguir que para las próximas elecciones todo el mundo sepa qué es EQUO y que es el equivalente a los partidos verdes que existen en Europa. La presencia institucional debe ser también publicitaria, estar en los medios en todos los debates de medio ambiente o energía, trabajar incesantemente desde el primer día para conseguir esa visualización.
Y la presencia en las instituciones debe valer también para aprender y para formar una hornada de cargos que hayan pasado por las instituciones, conozcan su funcionamiento, las limitaciones de la política real, cómo se destaca en los parlamentos, para que se den golpes de realidad al intentar aplicar planes que tocan intereses creados y en los que hay que mediar, etc, etc. Y, sobre todo, para introducir temas en el debate público que hasta ahora han quedado muy ocultos, desde el cambio climático hasta la agricultura ecológica pasando por el tema energético, tema central que si se gestiona y enfoca bien podría ser la principal bandera del partido.


El éxito de EQUO es una de las mayores alegrías que me ha dado estas elecciones. Qué lástima que el control del senado por parte del PP vaya a impedir una reforma de la ley electoral, algo que partidos como EQUO necesitan como el aire, pero eso no debe cambiar esta hoja de ruta en lo esencial. Para EQUO esto es un camino largo, es una labor que debe ir consolidando poco a poco porque a diferencia de otros partidos que pueden ser coyunturales, EQUO es portador de unos valores y unas ideas políticas de carácter universal que van a pervivir más allá de las coyunturas políticas en nuestro país

No hay comentarios:

Publicar un comentario