La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 30 de abril de 2015

España: Crecimiento, empleo... y miseria

















La asociación de directores y gerentes de servicios sociales publicó un informe el otro día sobre el “estado social de la nación” encabezado de la pregunta “¿y si ya hemos salido de la crisis?”. El informe tiene como objetivo contraponer los datos macroeconómicos del gobierno a la realidad social del país, y para ello recopilaron una serie de datos de gran importancia pero que quedan siempre escondidos detrás de los parámetros que los políticos eligen para vendernos un estado óptimo del país: Crecimiento económico, descenso del desempleo neto, etc.
En el informe se puede leer, por ejemplo, como casi 1.800.000 hogares tienen a todos sus miembros en paro, que más de 600.000 personas no pueden costearse una alimentación adecuada, como hubo un incremento de los suicidios de más de un 20% entre 2011 y 2013, como 3 millones de personas sufren de “pobreza energética”, que hubo 29.000 desahucios el año pasado o que España es el país de la UE en que más ha aumentado la desigualdad en los últimos años.

La pregunta de si ya hemos salido de la crisis es procedente. Cuando estuve en Argentina la gente me decía que ellos habían vivido en crisis durante toda la vida, pero la cuestión es que una crisis es un proceso acotado en el tiempo y no se puede permanecer en ella indefinidamente. No, una crisis es temporal y por mucho que un país se haya hundido respecto a un punto determinado eso no se puede considerar crisis, llega un momento en que el periodo de excepcionalidad deja de ser excepcional y, entonces, lo que llega es el fin de la crisis y la “nueva normalidad”.
Esto de la “nueva normalidad” es algo que muchos llevamos diciendo mucho tiempo. Yo ya hablé hace tiempo del modelo BRIC generalizado y de cómo al final todas estas crisis tienen un objetivo/móvil o causa, que es la transición hacia una sociedad como la de los BRIC pero llegando a ella por medio de la degradación del estado social y no del crecimiento desde la pobreza. La sociedad BRIC se corresponde a unas clases altas muy ricas, a unas escuálidas clases medias y a unas amplias clases bajas/trabajadoras que, si bien no van a pasar necesidades extremas, si van a vivir siempre en condiciones de precariedad y sin márgenes de libertad vital.
Así pues es posible que ya hayamos salido de la crisis y hayamos llegado a la “nueva normalidad”: Mayor desigualdad, minimización de la clase media, salarios precarios y de supervivencia para una gran parte de la población, un sistema del bienestar recortado, un futuro de pensiones bajas y fin de la igualdad de oportunidades y del ascensor social.

A veces me pregunto si realmente no está la población enormemente pasiva ante esta situación. A finales de 2012 y principios de 2013 me preguntaba cómo el país no estaba inserto en un puro estallido social y ahora, sin esa sensación de hundimiento, parece como si la gente pensase que, ante el desastre anunciado, esta situación tampoco está tan mal. Ya sabéis, esa sensación que tenemos todos cuando pensamos que nos van a amputar las dos piernas y al final nos dicen que solo va a ser un pie “uff, menos mal”.
Pero el panorama es aterrador. Un joven hoy en día difícilmente aspira a cobrar más de 1.000€ mensuales con contratos temporales y eso es una situación que no parece que vaya a mejorar, es más, nos están pidiendo nuevas reformas laborales. Hace unos años los jóvenes asumíamos el mileurismo y la temporalidad como un periodo inicial de la vida laboral, del que saldríamos, mejoraríamos y por fin nos podríamos plantear una vida autónoma. Hoy día el mileurismo precario es el objetivo, y no puede haber proyecto de tener una familia con condiciones parecidas a las que hemos tenido en las nuestras. Y no es algo temporal, con un 24% de paro y decenas de miles de jóvenes esperando volver, la situación va para largo.
Por el otro lado del campo laboral las cosas no son mucho mejores. Las recientes reformas de las pensiones combinadas con el nivel de los sueldos actuales nos van a llevar a que los futuros pensionistas sean ancianos pobres. Y no solo los futuros, mucho cuidado quienes piensen que su pensión es inamovible: El fondo de reserva de la S.S tiene para tres años más y, si no mejoran las cotizaciones (y no mejorarán a no ser que suban los sueldos), las pensiones acabarán siendo recortadas. Y los sueldos no tienen ninguna pinta de repuntar, las condiciones estructurales no se dan, los últimos datos lo niegan (el salario por hora trabajada siguió bajando en 2014) y los ingresos de la S.S están estancados.

Cuando estás inserto en la historia es difícil entenderla bien, pues nada está escrito ni nada tiene que ser como parece que va a ser. Pero viendo la inamovible política global, de China a Alemania, de España a EEUU, de Brasil a Japón, donde la igualdad se sacrifica en favor de un crecimiento económico que muchas veces parece caer en los bolsillos de cuatro, es muy tentador decir que nuestro futuro es ser una sociedad tercermundializada o BRIC sin remedio. Hasta las propuestas de algunos partidos nuevos, como C’s, parecen asumir sin demasiada piedad que va a haber una parte de la población que irremediablemente se va a quedar atrás.
Olvidamos frecuentemente lo increíblemente difícil que es insertar a una familia que vive ajena a la sociedad debido a su situación económica, es algo que tarda una generación entera. La Europa de la segunda mitad del siglo XX hizo esfuerzos titánicos para conseguir la igualdad de oportunidades, para que quienes naciesen en familias pobres no estuviesen destinados a ser pobres, para que el ascensor social funcionase. No se trataba de llegar a ser Bill Gates, se trataba de poder tener unos estudios, de no tener que recurrir al pluriempleo para dar de comer a tus hijos, de trabajar con el objetivo de algo más que sobrevivir.
Hoy se habla mucho de los peligros de los “populismos”, se dice que ponen en peligro la democracia, que allá donde se han instalado la democracia degrada…Que necios, como intentan confundir la causa con la consecuencia y vendernos una realidad falsaria. El populismo no es el inicio de la degradación de la democracia sino la consecuencia de la degradación de la democracia. Los “caudillos populares”, los planteamientos duales del “pueblo” contra el establishment (o la oligarquía, o la casta) o las propuestas de estado subsidiador son el producto de una enorme desigualdad previa, de unas democracias vacías donde los partidos dominantes no se diferencian en lo esencial y donde los mecanismos tradicionales de gestión de los conflictos sociales han sido anulados. El populismo es la respuesta, adecuada o inadecuada, a una situación inaceptable.

Cuando oigo al presidente del gobierno hablar de “futuro esplendoroso de 20 millones de puestos de trabajo” tengo que hacer un esfuerzo para contener la rabia. Qué caradura, miserable creador de una estructura laboral y legal que, de no ser revertida, nos llevará inevitablemente a la sociedad descrita unos párrafos arriba. Afortunadamente los españoles parece que no van a caer esta vez en la enésima mentira y en un canto de sirena falso a la legua.
Pero el futuro es complicado, la situación que nos espera no se va a solucionar con medidas paliativas. Va a hacer falta un gran cambio en las estructuras políticas y sociales a medio plazo porque si no el futuro que nos espera es la consolidación de un alto porcentaje de la población en exclusión social, con su inevitable consecuencia: El fin del ascensor social y la herencia de pobreza. Y eso, que es muy fácil de crear, es complicadísimo de revertir.

martes, 28 de abril de 2015

Nuevos candidatos, viejos referentes




En este momento de nuestra historia política parece que la juventud es un valor casi imprescindible. Menos el cadáver andante que dirige el gobierno de este país, el resto de candidatos a la presidencia del gobierno de nuestro país tienen entre 30 y 45 años. Pablo Iglesias tiene 36, Pedro Sánchez 43, Albert Rivera 35, Alberto Garzón casi 30 y el candidato de UPyD (si se presenta y/o existe entonces), que será Irene Lozano o Herzog, tampoco superará los 45 años. Parece como si tener más de 45 años te inhabilitase para la política. El país pide un cambio de políticas y de políticos, y los partidos se adaptan a esa demanda.
Sin embargo también hay gente mayor en esta ola de cambio. Muchos son viejos activistas, gentes con amplia trayectoria política pero no manchados por el ejercicio político en grandes partidos, y eso se ve en dos de las candidaturas municipales a dos de las ciudades más importantes de España: La candidatura de Joan Ribó en Valencia, y la candidatura de Manuela Carmena en Madrid.

Joan Ribó, 68 años, es un viejo conocido de la izquierda valenciana. Miembro durante muchos años del Partido Comunista del País Valenciano y de Esquerra Unida, de la que fue expulsado en 2008 por la pelea de sus corrientes internas. En 2011 se presentó como independiente por la nueva coalición Compromís, sacando 3 concejales y batiendo las mejores expectativas.
Ribó es un hombre elocuente y culto, de esos que hacen política con todo pedagógico (de hecho es profesor). Fue candidato a la presidencia de la Generalitat en 2003 por Esquerra Unida (L’entesa se llamaba la coalición) y su discurso ya destacaba mucho sobre los de sus competidores, Camps y Joan Ignasi Pla. Veníamos de los estertores del zaplanismo, y pocos vieron que lo que venía era todavía peor.
Ribó tiene una inteligencia natural y una percepción que no tienen otros políticos de la izquierda. Por ejemplo, el otro día hubo un debate entre candidatos de izquierda al ayuntamiento de Valencia y, en el debate, les preguntaron por Ciudadanos. Los candidatos de Esquerra Unida y València en Comú echaron culebras por la boca y dijeron que C’s era lo mismo que el PP, pero Ribó fue más cauto. Sin desconocer la deriva derechista de ese partido, dijo que le parecía que la gente de C’s no iba aceptar la estructura corrupta que había generado el PP, dejando caer que en ciertos temas no era un enemigo.
Las encuestas le dan crecimiento, aunque en mi opinión aún le minimizan. La filtración del “Ritaleaks” será una buena propaganda y tengo pocas dudas de que Compromís superará al PSPV en la ciudad de Valencia. Si quedase también por encima de Valencia en Comú (o incluso sin quedar) podría ser el candidato más factible a alcalde en una supuesta coalición de izquierdas.

A Ribó le sigo hace muchos años, he hablado varias veces con él e incluso he trabajado con amigos íntimos suyos (y con su propia hija), así que no me sorprende que esté en la cresta de la ola justo en este momento de política “joven”. Sin embargo a quien no conocía en absoluto era a Manuela Carmena, candidata al ayuntamiento de Madrid por Ahora Madrid.
Tengo que reconoceros que cada vez que leo una entrevista con Manuela Carmena me gusta más. Esta mujer se aparece como una especie de nexo entre aquella generación que hizo la transición y que, reconociendo sus méritos, cree que quedaron muchas cosas por hacer, y esta generación que pretendemos reformar y cambiar en profundidad la estructura y los vicios heredados. Tiene un discurso claramente reformista pero no rupturista, de evolución democrática pero sin entrar en democratismos bonapartistas, de nueva economía sin intentar imitar modelos antiguos.
En esta última entrevista veo cosas que me gustan mucho. Me encanta cuando habla de propuestas económicas “no neoliberales (y no anti-neoliberales), intentando positivizar el mensaje y no convertirlo en reactivo, en negativo. Me gusta cómo habla de C’s, y creo que clava el problema con este partido: “C’s ha asumido parte importante de la ideología del 15M, de cuestionar la clase política, la democracia (…) La gran diferencia con C’s es que no oigo el discurso de la democracia en profundidad, de la democracia social, de la dignidad de las personas. Es mucho más formal, más relacionado con unas clases sociales que conocen poco de los barrios españoles, de la gran desigualdad y de las situaciones de miseria y de dificultad que se están viviendo ahora”.
Y me gusta mucho también cómo critica a Podemosno veo cosas muy novedosas en Podemos (a nivel político)”, cómo valora la necesidad de independencia de criterio dentro de las organizaciones políticas y ese espíritu de concordia y de buscar el pacto con los similares para sacar adelante políticas sociales y democráticas (en eso me recuerda mucho a Mónica Oltra). Quizá no tenga el carisma de otros candidatos pero su discurso, sobre el papel, es prácticamente irreprochable.


Tanto a Carmena como a Ribó les ha llegado su momento político pasada la edad de jubilación y en medio de un rejuvenecimiento generalizado de la política. Pero lo que parece un hándicap no creo que lo sea en estos casos. No voy a caer en los tópicos de que la juventud está en la actitud y todas estas cosas, pero sí creo que este rejuvenecimiento de la política no tiene por qué implicar la ruptura con nuestro pasado social. Sí con nuestro pasado político, con el escenario bipartidista anterior, pero no con todos aquellos que llevan haciendo política toda la vida (dentro o fuera de las instituciones) y que tienen la suficiente experiencia para ayudarnos a ver si estamos repitiendo errores del pasado.

viernes, 24 de abril de 2015

Más de Ciudadanos: Análisis del 3º documento económico (2ª parte)
















En la primera parte de este análisis fui muy crítico porque toqué quizá los tres puntos que me parecen más polémicos de las propuestas de C's, pero en esta segunda parte van a haber muchas más coincidencias y valoraciones positivas.

Como dijimos la rebaja de IRPF suponía una disminución de recaudación de 4.350 millones de euros mientras que el CSA costaría unos 7.800 millones de euros y el complemento de las pensiones 442 millones. En total hay un desfase de 12.592 millones de euros anuales que hay que sacar de algún sitio.
Una de las propuestas de C's para conseguir este dinero es un cambio en el Impuesto de Sociedades (IS). En España se recauda por este impuesto menos que la media europea y esto es culpa de la enorme cantidad de deducciones fiscales que tenemos. C's propone que el tipo teórico de este impuesto baje del 30% (25% para Pymes) actual al 20%, pero a cambio eliminar casi todas las deducciones fiscales que hacen que el tipo efectivo para grandes empresas haya sido el 5,3% en 2012. Según los cálculos del equipo económico esto generará algo más de 4.500 millones de euros.
Esta sí me parece una buena idea. Debemos aumentar la recaudación del IS y hacer que las empresas con beneficios paguen más impuestos y, en principio, parece que este doble cambio lo conseguiría. No hay que dejarse cegar por el tipo teórico sino por el efectivo.
Como “peros” diría que el eliminar casi todas las deducciones deja al gobierno sin margen de maniobra para impulsar ciertas políticas y orientar el gasto de las empresas y que, con un bajo IS y un bajo IRPF, las empresas tengan demasiada tendencia a dar dividendos en vez de re-invertir.

En cuanto a los impuestos especiales no me acaba de quedar claro que propone C's. Habla de aumentar las multas por prácticas anticompetitivas, lo que me parece muy bien y muy urgente, pero luego dicen que cuando se consiga que baje el precio de los hidrocarburos gracias a generar más competencia, entonces introducirán “una fiscalidad más progresiva” consistente con su “compromiso contra el calentamiento global”.
C's ya dijo que quería aumentar los impuestos por impacto medioambiental, algo que también me parece bien, así que asumo que se pretende aumentar el impuesto de hidrocarburos pero hacerlo en función de parámetros medioambientales. Si es así, estoy de acuerdo. También hablan de cambiar el impuesto de matriculaciones por uno que dependería de las emisiones de CO2, algo que también me parece correcto.

Donde ya no estoy tan de acuerdo es en lo que dicen del impuesto de sucesiones. Estoy conforme con su armonización, para evitar situaciones como que la Duquesa de Alba hubiese tenido su residencia fiscal en Madrid y evitar así competencias desleales entre CCAA. Sin embargo C's, en su política de favorecer a la clase media-alta, quiere establecer un tipo bajo y unas exenciones para la primera vivienda (estoy de acuerdo), la empresa familiar (no estoy de acuerdo, otra cosa es que se pueda facilitar el pago y/o condicionarlo a ciertos parámetros) y al primer millón de euros heredado (nada de acuerdo).
Hay que recordar que el impuesto de sucesiones no es algo recaudatorio per se, el objetivo del impuesto de sucesiones debe ser también profundizar en la igual de oportunidades y evitar que haya familias de clase alta independientemente de lo que hagan. En una meritocracia, no es posible que heredes empresas y capital sin más mérito que ser hijo de papá y que, además, no pagues impuestos. No es cuestión de prohibir las herencias, pero sí que quien reciba una gran herencia pague también una gran cantidad de dinero para que otros menos favorecidos puedan estudiar o tener oportunidades de emancipación o trabajo. Otra cosa es que a nivel de capital “líquido” unos tipos muy altos pudiesen llevar a todo tipo de entramados societarios para evitar el impuesto que serían imposibles de controlar.
A mi una exención de un millón de euros me parece una barbaridad ¿Es justo que a una persona le llegue un millón de euros de herencia, sin haber tenido ningún mérito en su generación, y no pague nada a hacienda pública? ¿es razonable, es meritocrático, ayuda a la igualdad de oportunidades? Obviamente no. Otra cosa es que heredes 10 mil o 20 mil euros y otra muy distinta es un millón, cuando además tienes ese dinero en líquido para responder a hacienda sin problema alguno (diferente es el caso de bienes inmuebles, que puedes heredarlos y no poder pagar a hacienda porque no tienes dinero líquido. Ahí habría que dar facilidades, aunque no eliminar el impuesto excepto en el caso de  primera vivienda o valores catastrales bajos).

El programa continúa con la eliminación de duplicidades y adelgazamiento de la administración pública, parte del programa por cierto calcada al programa de UPyD. Proponen eliminar las diputaciones provinciales, fusionar municipios de menos de 5.000 habitantes (con excepciones) y habla de reformar la constitución para convertir a España en un “estado federal coordinado, sin dar muchos más detalles.
Estoy de acuerdo en eliminar las diputaciones, organismos del siglo XIX que no tienen sentido en el sistema autonómico y que son un nicho de corrupción. Lo de fusionar ayuntamientos no me parece mal, aunque entiendo que debe haber excepciones. Y lo del estado federal coordinado pues... tendrán que explicarlo. A mi me suena al sistema alemán, pero si es así...¿querrá C's haciendas autonómicas (como hay en Alemania)? A mi me parecería bien, pero creo que C's no va por ahí (y si va por ahí que lo digan).
Luego habla de varias obviedades como instaurar sistemas modernos de tratamiento de datos, hacer análisis coste-beneficio, etc. Quizá si es interesante la fusión de la inspección de la S.S y del ministerio de Hacienda.

Y finalmente, en el último punto hablan de la lucha contra el fraude fiscal. Si el apartado anterior se parecía mucho al de UPyD, éste se parece mucho al programa y planteamiento de Podemos. Hablan de revisar la lista de paraísos fiscales para incluir a algunos países que hemos sacado, de endurecer multas a los bancos que cooperen con sus clientes en casos de blanqueo de capitales, de controlar las SICAV para que no se usen fraudulentamente para gestionar patrimonios familiares y devolver su control a la inspección de hacienda, de perseguir a los delincuentes fiscales antes que preocuparse por las pequeñas faltas, de endurecer el código penal contra los delitos económicos más graves y de aumentar los recursos humanos y económicos de la inspección de hacienda. Todas estas propuestas u otras parecidas han sido propuestas por Podemos y por otros partidos de la izquierda.
Por destacar lo original de esta parte del programa, C's propone que los establecimientos estén obligados a aceptar pago con tarjeta de cualquier cantidad mayor de 10 €, quiere tipificar como delito la creación de productos financieros que ayuden a defraudar y la reforma del régimen de módulos (para minimizarlo). Y una cosa que me ha gustado mucho: C's dice que, de llegar al gobierno, obligará a quienes se acogieron a la amnistía fiscal del PP a pagar el 10% de lo regularizado y no el 3% como efectivamente pagaron gracias a un informe de la dirección general de tributos.
En principio, todo me parece correcto, con algunas cosas muy buenas (obligar a pagar el 10% a quienes se acogieron a la amnistía, aumentar los medios y recursos de la inspección de hacienda) y otras a las que quizá haya que dar alguna vuelta más (¿Es razonable obligar a todos los comercios a tener un datáfono y, por tanto, a pagarle una comisión al banco? ¿No habría que regular a la baja las comisiones máximas por decreto?).


Este es el análisis del programa de C's, con sus partes positivas y sus partes muy cuestionables y que pueden crear grandes problemas. C's dice que se puede conseguir 4.500 millones de euros por el aumento del IS, 5.000 millones de euros por la eliminación de duplicidades y 20.000 millones por la eliminación de la cuarta parte del fraude fiscal. Aunque C's considera que el coste de sus propuestas es de 7.700 millones de euros, ha usado para ello el viejo truco del dinamismo de la economía y de que gracias a estas medidas se incentivará el consumo y los ingresos, así que prefiero considerar el coste teórico de las medidas 12.600 millones de euros.
Los números cuadran sobre el papel. Si se cumple la estimación de recaudación adicional por IS, realmente se puede ahorrar tanto en duplicidades (que lo dudo) y se puede rescatar dinero del fraude fiscal (que sí se puede), los 12.600 millones se compensan de sobra. El problema es que el CSA puede empujar los salarios a la baja y eso reduciría cotizaciones, el número de autónomos se puede disparar por “parados disfrazados” para cobrar el CSA, lo que aumentaría el coste del programa sin apenas beneficios, y que no parecen contemplarse ciertos costes. Y todo esto suponiendo que los números estén bien.
Si bajas impuestos la caída de la recaudación es automática y se ajusta a lo calculado, pero cuando los subes las cosas no son tan fáciles y esto se descuadra. Por eso a lo mejor se debería ser cauteloso con ciertas bajadas de impuestos y no hacerlas tan agresivas antes de comprobar que el aumento de la recaudación por impuestos y/o la reducción del gasto es efectivamente parecido al esperado.

Y, al margen de todo esto, hay que contemplar lo que se deja de hacer con el dinero recaudado. Dejar a millones de parados, la mayoría sin prestación contributiva, con subsidios de 450 €, o dejar a los pensionistas más pobres con un complemento escaso, cuando estás bajando el tramo de IRPF de 60.000 a 75.000€ 17 puntos o no estás cobrando impuesto de patrimonio a personas que heredan 1 millón de euros, me parece casi una crueldad y no ser consciente de la situación en la que está el país.
Decía la candidata de Ahora Madrid a la alcaldía de la capital, Manuela Carmena, que C's ignora lo que está pasando en los barrios españoles y las situaciones de desigualdad y miseria que existen, y a la vista de las propuestas tiene razón. C's tiene su vista puesta en Alemania, en los EEUU y en otros países, y se dedica a importar las cosas que creen que funcionan allí, pero no parecen haber mirado las realidades españolas y el terrible problema de desigualdad y de millones de personas que pueden quedarse fuera del sistema, y cuando una familia sale del sistema puedes tardar una generación en hacerla entrar de nuevo. Ojo, no digo que desconozcan la economía española, conocen los números y las tablas, pero parece que les falta un baño de realidad que les diga qué hay detrás de esos números.
En cierta manera, las propuestas de C's parecen enfocadas a las clases medias profesionales y a las medias-altas. Y me parece un objetivo loable intentar que la clase media no sostenga sobre sus espaldas el peso de los impuestos y de la recaudación e intentar que sea fuerte, pero lo primero que hay que hacer es no permitir que la gente caiga de la clase media-baja o media-trabajadora, esto es, evitar la precarización. Y el programa de C's esto no lo hace.

A mi me gusta ser positivo y creo que el programa de C's tiene cosas buenas. C's va a ser un actor político importante y va a tener un poder de decisión e influencia en la nueva España que viene. Se va a tener que contar con ellos para cosas como reformar la constitución y yo quiero que la izquierda tenga una posición abierta hacia ellos. Creo que se pueden apoyar y convenir muchas propuestas sobre lucha contra la corrupción, racionalización de la administración, infraestructuras y se puede aprovechar su conocimiento técnico sobre muchas realidades fiscales y sobre muchos modelos internacionales para conseguir propuestas de consenso.
Ahora, no nos deslumbremos con los powerpoints y creamos que unos tecnócratas pueden arreglar nuestra economía, porque nos daremos un golpe muy duro. Hace falta sensibilidad hacia los más débiles, un profundo sentido de la igualdad y conocimiento de las realidades sociales en nuestro país, porque sino dejaremos atrás a un cuarto del país para salvar al resto. Eso no lo podemos hacer, no podemos resignarnos a una estructura social de país en vías de desarrollo con un importante porcentaje de la población excluida del sistema, y temo que la aplicación del programa de C's en toda su extensión nos llevase precisamente a eso.

miércoles, 22 de abril de 2015

Más de Ciudadanos: Análisis del 3º documento económico (1ª parte)




IRPF, CSA e IVA

Ciudadanos ha sacado su tercer documento económico con presentación incluida. La escenificación y la presentación fueron buenas, muy americanas, y a la gente le sorprende mucho, pero eso es porque estamos acostumbrados a un nivel muy bajo en nuestra política. Cosas así son habituales en cualquier empresa de cierto tamaño y lo importante ante estas presentaciones es no dejarse deslumbrar por las apariencias. Una buena presentación puede convertir algo malo en bueno y viceversa. Así pues, procede analizarlo con detalle.
Este documento me ha parecido más concreto que los dos anteriores. Se dan más datos, se sacan números de recaudación y de gasto y esto es de agradecer, porque además sitúa al redactor en el blanco de las posibles críticas y discrepancias. Afortunadamente para C's no le van a caer muchas críticas porque en los medios de comunicación no se les cuestiona nada (por ahora) y quizá por eso se han atrevido a ser mucho más concretos. Sin embargo yo sí voy a ser crítico con muchas cosas, ya que creo que hay propuestas muy discutibles en este programa.

La primera medida de C's, y es central, es la reducción de los 5 tipos de IRPF actuales a 3, con un descenso del impuesto en todos los tramos. El primer tramo, hasta 22.500€, sería del 18%, el segundo hasta 75.000€ del 28%, y a partir de ahí al 42%. En todas las situaciones se pagaría menos IRPF, siendo esta reducción de tipos una medida regresiva.
C's justifica pasar de 5 tramos a 3 para “simplificar” el sistema, pero eso me parece una soberana tontería. Si estuviésemos haciendo contabilidades con un ábaco se podría entender simplificar los impuestos, pero con una simple tabla excel ahora mismo puedes gestionar sin dificultades 3, 7 o 100 tipos distintos. La verdad es que resulta llamativo darse cuenta que, cuanto más evoluciona la tecnología y está disponible para todo el mundo, más simplificamos los sistemas fiscales.
Yo nunca he sido especialmente fan de esos tramos máximos de IRPF de más del 50%, más que nada porque quienes tienen mucho dinero tributan de otras maneras, pero que salarios astronómicos tributen al 42% en esta situación no creo que sea razonable. Y la justificación del documento de que  tipos de más del 50% “son contrarios al principio de no confiscatoriedad” de la constitución es, sencillamente, una tontería. Además, creo que la curva se aplana demasiado para salarios entre 35.000 y 75.000€, que ahorran entre 9 y 17 puntos en ese tramo ¿No es un exceso, sobre todo para sueldos entre 60 y 75 mil euros anuales? La diferencia entre alguien que gane 25.000€ al año y otro que gane 80.000€ pueden ser escasos 5 puntos...Cuidado, que yo siempre he creído que la clase media paga demasiados impuestos en España, pero meter un recorte de 17 puntos a un tramo relativamente alto cuando a los tramos más habituales les estás recortando “sólo” 4 y 6 puntos no parece razonable.
Obviamente a la gente le parecerá bien, porque no hay ningún perjudicado, pero esto genera un agujero de 4.350 millones de euros (según ellos) que hay que compensar por otro lado.

Esta rebaja de IRPF está complementada con el famoso Complemento salarial anual garantizado, CSAG hasta ayer pero que ahora pierde una letra y se llama CSA. Este complemento es para trabajadores que no lleguen a determinada cantidad de ingresos y es en forma de deducción fiscal, hasta que se deduzca todo, y a partir de ahí sería un ingreso neto. El CSA tiene un “tramo creciente (hasta cierta cantidad cuanto más cobres más CSA tendrás) y un “tramo decreciente(a partir de cierta cantidad cuanto más cobres se reducirá).
La lógica indica que lo normal sería que el CSA fuese decreciente con la renta (cuanto más cobras menos te complementa)…pues no. Al principio cuanto más cobres de salario más te paga el estado en forma de CSA. Usando el ejemplo del documento, un soltero que ganase 4.000€/año cobraría 1.112€ de CSA, mientras que uno que ganase 10.000€ cobraría ¡2.500€ de CSA! Sí, pagaría 800€ de IRPF, pero es que incluso en neto acabaría cobrando más complemento que el otro gracias a...cobrar más. Luego se llega a un tramo plano (un soltero entre 9.000 a 11.000€ de ingresos cobraría los 2.500€ máximos) y a partir de ahí el importe del CSA bajaría con la renta hasta 16.000€, donde ya no cobraría CSA. La amplitud de los tramos y los importes del CSA varían en función de la unidad familiar.
Una cosa que ahora añade C's  (y que era una de las críticas mías a la idea del CSAG) es aplicar a los pensionistas con rentas bajas una “deducción” de hasta 500€, de la que no especifica ni tramos ni límites. Esto corrige muy parcialmente la exclusión de este grupo de las ayudas, pero el importe no deja de ser comparativamente muy inferior ¿por qué un trabajador soltero puede cobrar 2.500€ de complemento y un jubilado 5 veces menos? No me parece que se esté protegiendo adecuadamente a los más vulnerables.

Yo, la verdad, es que no entiendo esta propuesta ¿qué sentido tiene un tramo creciente, es decir, pagar más complemento a quien más cobra? Lo único que se me ocurre es que sea una manera de incentivar el empleo, pero es que es un absurdo igual. O sea, que en el ejemplo que hemos dado hay que abonar más CSA conforme más se gane para incentivar al soltero a trabajar, pero solo hasta los 9.000€ ¿a partir de ahí ya no hay que incentivarle a cobrar más? ¿Sí que vale, a partir de ahí, desincentivarle con el tramo decreciente?
Se está prejuiciosamente suponiendo que quien trabaja pocas horas es porque quiere, y parece como si CSA marcase “óptimos” de sueldos. Si cobras menos de eso eres un vago y hay que incentivar que trabajes más horas, y si cobras más entonces si se puede desincentivar los salarios. Porque no nos equivoquemos, el inicio del tramo decreciente marca un punto que desincentiva al trabajador a intentar cobrar más y, sobre todo, al empleador a pagar más sueldo, de hecho podría incentivar incluso el pago de cantidades en negro.
Como ya dije hace semanas, el CSA puede convertirse en un sistema perverso por el que los sueldos acaben siendo subvencionados por el estado. Garicano dice que esto funciona en otros países y en principio puede ser verdad, pero no va a funcionar en un país con un 24% de desempleo ya que éste es una losa que presiona los salarios a la baja. Además, no protege a los jubilados (los 500€ es un parche) ni a los parados.
El sistema tiene lógicas perversas, asume que hay que proteger a los trabajadores pero no a las personas y a quienes trabajen muchas horas pero no a los que trabajen pocas, lo que viene a decir que si la gente no trabaja y/o trabaja pocas horas a la semana es porque no quiere. Y eso es mentira, hoy en día la mayoría de gente en esas situaciones lo está forzosamente y sí, hay gente que seguramente sí hace lo que se prejuzga pero ¿cree Garicano realmente que las parejas no jugarán con los tramos del CSAG y harán el mismo tipo de cálculos que pretende evitar? Porque si en una pareja con dos hijos un cónyuge gana unos 15.000€/año, el incentivo para el otro cónyuge para trabajar más de unas pocas horas a la semana desaparece (pierden CSA).
Al final todo esto me parece una chapuza para no hacer una Renta Básica semi-universal, que no desincentive al trabajo pero que proteja a quien lo necesite, sin prejuzgar situaciones. Y lo peor son los efectos colaterales que traería. Y eso por no hablar del contrasentido de vender que hay que simplificar los tipos de IVA y los tramos de IRPF, de complejos que son, y luego crear un complemento salarial con 8 situaciones familiares distintas y tres tipos de tramos en cada una de ellas.

La segunda medida central es el cambio de los tipos de IVA. Después de lanzar el globo sonda del tipo único y darse cuenta que la gente lo rechazaba, ahora lanzan un IVA de dos tipos, un general al 18% y un reducido al 7%. Parece que sea menos que ahora pero claro, tiene trampa, porque el objetivo de C’s es que casi el 90% de los productos estén al 18% y muy pocos al 7%. Al final es un tipo único maquillado.
Cuando se dijo lo del tipo único se vendió que se hacía para recaudar más y así poder dedicar más a políticas sociales y de complemento salarial, aunque el cambio perjudicase especialmente a los más vulnerables. En ese momento muchos discutimos si valía la pena subir el IVA a cambio de los complementos y yo dije que no me convencía, más que nada porque las propuestas de C’s no compensaban en absoluto a grandes grupos especialmente vulnerables. Pues bien, la cuestión es que ahora C’s reconoce que con estos tipos ¡No va a haber aumento de la recaudación!...Si es así, entonces es un perjuicio gratuito para los más vulnerables, por pequeño que sea (porque tampoco es excesivo) ¿Para qué demonios se hace?
C’s justifica esto como en el caso anterior, para “simplificar el sistema”, y luego habla de la ventaja competitiva que supondría tener el turismo al 7% y no al 10%. Respecto a lo de simplificar valga la misma argumentación que con el IRPF, me parece una tontería, y respecto a lo de beneficiar al turismo…pues igual tiene algún sentido, pero yo pensaba que C’s tenía otro modelo de país y no iba a caer en las típicas estrategias de atracción de turismo barato que hacen el PP y el PSOE.
Mientras analizaba la propuesta pensaba que esto era una cabezonería de Garicano, que para no recaudar más esto no tenía sentido, que era marear gratuitamente y sin sentido. Pero después de leer el documento por tercera vez vi el “truco”. Es este: “Esta reducción del tipo general de IVA y ensanchamiento de la base nos podría dar espacio para luego ir hacia un gran pacto de estado que redujera las cuotas de la S.S, para incrementar el empleo, a cambio de una subida del IVA, en la línea de las recomendaciones internacionales”. O sea, que ahora se hará solo un cambio de estructura para no enfadar a la gente, pero esto no es más que la preparación para una futura subida del IVA que compense la bajada de las cotizaciones de la S.S.
Los dos tipos son menos malos que el tipo único, pero lo de no recaudar más convertía esto en algo que no tenía sentido. Si al final suben los tipos después del cambio (como pretenden), entonces habrá que hacer el mismo análisis coste-beneficio, aunque insisto que siguen sin cubrirse los costes sociales. Pero lo peor de todo es que C’s nos está tomando el pelo, nos vende un cambio neutral en el IVA cuando su objetivo real es subirlo ¿por qué no se es claro? ¿Por qué no se atreven a proponerlo en vez de escudarse en un “gran pacto de estado”? Me resulta decepcionante que el partido que se atreve a paralizar el AVE se comporte así.


En la segunda parte seguiré analizando el documento. He sido muy crítico en este escrito, pero es que he analizado los tres puntos que me parecen más polémicos. El resto del documento es bastante mejor y sí tiene cosas que defiendo y que considero muy procedentes. Sin embargo, cuanto más veces leo el documento más tengo la sensación de que C’s nos está vendiendo humo envuelto en un bonito y llamativo papel de regalo

jueves, 16 de abril de 2015

La inherente contradicción del liberalismo


















¿Qué es ser liberal? Si hubiese una respuesta clara a esa pregunta, sería esta: Lo que la gente entienda por ser liberal. Al final la semántica no vale más que para discusiones teóricas que no llevan a ningún sitio, y las esencias "puras” sirven para debates estrafalarios que no tienen aplicación en el mundo real. Ser “liberal” no es, pues, seguir unos clarísimos principios político-sociales ni una doctrina a pie juntillas, sino es un concepto cambiante, un significante que cambia se significado dependiendo de la época en que nos encontremos.
Sin embargo hoy, por liberal se entienden cosas distintas. Depende el contexto un liberal puede ser un encarnizado defensor de la moral individual y las libertades públicas o bien un defensor de la minimización del estado en la economía, puede ser un “liberal” como se llama en EEUU a la izquierda progresista o bien puede ser un liberal respecto a la moral sexual. Son los contextos quienes nos dan el significado de un término tan amplio como este.

Cuando aparece este debate hay algunas personas, que necesitan seguir doctrinas puras o incorruptibles guías filosóficas, que siempre dicen que ser liberal implica serlo a nivel social, económico y político, es decir, básicamente buscar la minimización del estado en todas las áreas y estructuras de la sociedad. Los demás, los que tengan planteamientos divergentes, serían falsos liberales. Luego a la hora de la realidad no hay liberales “puros” como esos, cualquier liberal “realmente existente” tiene contradicciones con esa idealización, pero bueno el papel lo sostiene todo.
El planteamiento de los liberales "puros" es infantilista, y lo es porque es incapaz de aceptar la contradicción, y aceptar las contradicciones es el primer punto para poder edificar una política seria. El pensamiento “mágico” de que todos los objetivos liberales se van a cumplir minimizando el estado es pura utopía absurda, es infantilismo y desconocimiento de la realidad, y lleva precisamente a la generación de distopías como ya ha pasado con otras ideologías.
La realidad nos dice que hay un punto evidente de divergencia entre el liberalismo político y social y el liberalismo económico, un momento en que la profundización en uno lleva inexorablemente a la minimización del otro  ¿Cómo puede ser esto? La historia nos lo explica.

El liberalismo es una filosofía que se crea durante la edad moderna. Era fundamentalmente política, y nació como oposición al antiguo régimen y a una estructura social que consideraba a las personas distintas por derechos de cuna. Los primeros liberales creían en una sociedad creada por individuos, no por estamentos sociales, y aspiraban a la libertad efectiva de los individuos en todos los campos, incluido el económico.
Ese liberalismo económico del siglo XVIII era plenamente coherente con el político en aquella época, pues el trabajo y el capital estaba estamentado, el comercio controlado por los gremios y la legislación real, y esa realidad generaba una sociedad de privilegios de unas clases sobre otras. El liberalismo económico trajo la abolición del feudalismo y la igualación en derechos y deberes económicos.
Pero la sociedad cambió y el cisma llegó con el establecimiento de una dualidad de clases distinta, con una dualidad que no se establece por privilegios legales sino por la posesión del capital y de los medios de producción por parte de una clase social, dejando a otras en una servidumbre obligada por la necesidad. Y es en ese momento cuando muchos liberales enfrentan la evidente realidad: En una situación de dependencia económica y pobreza, la mayoría de las libertades del liberalismo no se pueden ejercer. No hay libertad efectiva de expresión, de asociación o de reunión si su ejercicio está vetado de facto por la amenaza de ser despedido o castigado, no hay libertades democráticas ni soberanía efectiva si no hay cultura, conocimiento o tiempo material para poder ejercerlas.

La aspiración de un liberal debe ser la consecución de una sociedad de libertades plenas para sus individuos. Si no las hay, esa sociedad no es liberal por mucho que formalmente lo sea sobre el papel. Eso lo entendieron bien los liberales decimonónicos que comenzaron a comprender que el paradigma había cambiado, que el estado que combatían en el XVIII podía tener una función positiva una vez había sido democratizado, y que la lucha contra el despotismo ya no era exclusivamente contra los estados sino también contra unas clases que sometían a otras.
Muchos de estos liberales evolucionaron con el tiempo. Algunos se hicieron socialistas y pensaron que solo una relativamente equitativa distribución de la propiedad y de la riqueza podía generar una sociedad liberal real, y hubo un socialismo pre-marxista que obviaba el estado y pretendía crear una sociedad en base a la pequeña propiedad (Fourier) o la propiedad colectiva sin un estado intermediario (Bakunin).
Otros pretendieron usar el estado para contrarrestar el poder de la nueva tiranía que suponía la acumulación de los medios de producción por una clase: Los demócratas comenzaron a utilizar el estado para establecer derechos (educación, etc) y regulaciones (jornadas limitadas, salarios mínimos), y los marxistas decidieron directamente que ese estado fuese el gestor de la propiedad colectiva.
Estos grupos no eran anti-liberales, de hecho eran todo lo contrario. Su aspiración era una sociedad donde las libertades liberales fuesen efectivas. Como decía Pablo Iglesias (el fundador del PSOE, no el de ahora) “Quienes contraponen liberalismo y socialismo, o no conocen el primero o no saben los verdaderos objetivos del segundo”. La negación de la libertad económica de los poseedores del capital y de los medios de producción era condición necesaria para poder generar una sociedad liberal.
Las posteriores evoluciones de algunas de estas ideas las hicieron anti-liberales en sí, pero eso es otra historia.

Esto nos lleva a la época actual, y esa contradicción sigue vigente en nuestros días. Si el estado es el máximo opresor social, el agente que empobrece a la población y la hace dependiente y tiene un poder excesivo, entonces el liberalismo económico o los principios liberales caminan en la misma dirección: Habría que minimizar el poder del estado. Pero si ya no es el estado el máximo opresor social, si quienes llevan a la pobreza a las personas son los acaparadores de recursos, los especuladores y las corporaciones que anteponen su interés individual al interés colectivo, entonces un liberal político y social deberá buscar las vías para minimizar ese poder y por tanto para evitar la opresión.
Un liberal político debe buscar contrapesos, debe crear equilibrios de fuerzas para que los agentes opresores no puedan hacerlo. Un liberal mirará al estado con esa visión ¿es un agente opresor? ¿O es o puede ser un contrapoder frente a un agente opresor? Si la estructura económica lleva a que la gente viva en la pobreza, a que los niños tengan que dejar de estudiar para ponerse a trabajar o a que unos pocos grupos de comunicación generen una hegemonía cultural aplastante para defender sus intereses o posición, y el estado tiene herramientas para evitar esto, el liberal debe mirar al estado como un contrapoder y debe usarlo y maximizarlo en lo necesario para conseguir el objetivo.
La candidata de Compromís a la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, habla siempre de separar 5 poderes: En ejecutivo, el legislativo y el judicial (los del estado) y adicionalmente el de los medios de comunicación y el de los lobbies económicos (los económicos). Este planteamiento es absolutamente coherente con una sociedad liberal, se trata de contraponer poderes y de evitar la tiranía.

En este momento de la historia ser liberal en lo económico y liberal social y político es incompatible, lo siento. La profundización en el liberalismo económico y en el retroceso del estado lleva indefectiblemente a una sociedad con menos libertades liberales. Quienes sostengan estos puntos de vista lo hacen por desconocimiento, por dogmatismo o sencillamente porque están manipulando.
Las contradicciones se indigestan, lo sé de sobra. Lo bonito es mirar un libro, un modelo simple de sociedad y creerte que el mundo funciona idealmente con una perfección matemática, pero eso es mentira y suele ser el refugio de quienes no quieren pensar o no asumen los cambios de la realidad. Pero la realidad es cambiante y tozuda, y los hombres que se mantienen indefectiblemente en las teorías preconcebidas hace un siglo no tienen nada que aportar.
Yo tengo claro que lo que quiero es una sociedad liberal, no una economía liberal. Quienes pretendan la cuadratura del círculo allá ellos. Fracasaron, fracasan y fracasarán ineludiblemente, como fracasan todos aquellos que pretenden meter la sociedad en un tubo de ensayo y que salga lo que ellos quieren.

martes, 14 de abril de 2015

Podemos ante el año electoral














Da la sensación de que Podemos se ha desinflado un poco desde que comenzó el 2015. Su crecimiento se ha frenado en seco incluso parece que está comenzando a retroceder electoralmente a tenor de las encuestas, y la aparición de sus líderes en los medios de comunicación ha bajado bastante en los últimos tiempos. Adicionalmente parece como si el discurso se hubiese quedado viejo en cuestión de meses, como si lo de “la casta”, el “sentido común” y todas esas cosas no diesen más de sí.
Ahora comienza la época más difícil para Podemos, la de enfrentar unas elecciones autonómicas sin los cuadros necesarios, con candidatos bastante desconocidos y a priori poco carismáticos (con honrosas excepciones). El tiempo ha situado a Podemos demasiado arriba en demasiado poco tiempo, e intentar salir a ganar con estos condicionantes es muy complicado.

Pero Podemos enfrenta otros problemas que no tienen demasiado que ver con las autonómicas y sí con la situación política, problemas que van a perdurar más allá de las elecciones y que creo que hay que analizar. El primer problema tiene un nombre claro: Ciudadanos.
Podemos ha representado hasta ahora una doble ruptura. La primera ruptura era económica, era enfrentarse a la estructura precarizadora que se nos ha impuesto, con los recortes, la destrucción del estado del bienestar y la falta de esperanza por un futuro mejor que el presente. La segunda ruptura era política, era contra los partidos del Establishment y contra el bipartidismo. La ausencia de legitimidad del PP y el PSOE, provocada por la demostración de que la alternancia era más de lo mismo y la corrupción generalizada en ambos, exigía una catarsis política que tenía que venir de un nuevo partido que no estuviese manchado por la situación anterior. Ambas rupturas fueron representadas con el famoso término, ya asumido por la sociedad, de “la casta”, y Podemos se situaba encabezando ambas.
Sin embargo un nuevo actor entró en este juego, quitándole a Podemos la mitad de la bandera que alzaba. C’s no representa una ruptura económica para la población (aunque pretenda algo parecido con ese mantra de “las reformas estructurales”), pero sí representa una ruptura política. C’s repite mucho que ellos representan la “ilusión” frente a la “venganza” de Podemos, pero no es verdad. C’s es también venganza y castigo a los partidos tradicionales, y por eso se ha convertido en una opción válida de voto.
Es posible que muchos de los que pensaban votar a Podemos a finales del año pasado y que están en el terreno más desideologizado del electorado piensen ahora en votar a C’s. Esto explicaría el retroceso que se observa en las encuestas.

El argumento anterior enlaza con otra idea que creo que es importante. Mirad, desde que Podemos sacó un excelente resultado en las europeas de mayo ha sido brutalmente atacado y vilipendiado por la práctica totalidad de los medios de comunicación y de los partidos políticos. Se les ha acusado de populistas, mentirosos, bolivarianos, utópicos peligrosos, corruptos en potencia, etc, etc. Se ha atacado a sus líderes, se han fabricado inverosímiles historias sobre sus objetivos y relaciones con potencias extranjeras. En fin, hasta les han acusado de querer islamizar Andalucía.
Todo esto ha tenido un éxito escaso. Posiblemente hayan (y han) conseguido fanatizar a los convencidos de antemano, hayan hecho que los votantes que nunca iban a votar a Podemos odien a ese partido y se desgañiten con solo oír su nombre, pero eso creo que no afecta demasiado a sus expectativas electorales. Sin embargo sí han tenido un éxito en lo que quizá parece lo más accesorio pero que es importante, y se puede ver en las encuestas del CIS: Han conseguido que el electorado perciba a Podemos como un partido de ultra-izquierda, casi en la extrema-izquierda.
Y eso para Podemos, que pretende presentar un mensaje transversal, es un gran problema. Objetivamente Podemos está menos a la izquierda que IU y electoralmente les interesa que se perciba así, sin embargo la percepción social es la contraria, es que Podemos está más a la izquierda que IU. Y los españoles, por mucho que se estén desplazando a la izquierda, no van a votar mayoritariamente a un partido que perciben en la extrema-izquierda. Si Podemos no arregla esto, podría encontrarse con un techo de votos que podría evitar que consiguiese una mayoría suficiente para encabezar un gobierno.

La cuestión es que Podemos debe enfrentar todas estas situaciones y debe hacerlo con argumentos distintos a los que ha usado hasta ahora, que ya no dan más de sí. Para empezar, creo que Podemos necesita dotarse de cuadros intermedios rápidamente, de gente que complemente a esa santísima trinidad compuesta por Iglesias, Monedero y Errejón y que evite esa percepción, inducida por sus adversarios, de que Podemos es una oscura secta de profesores que están maquiavélicamente intentando obtener el poder.
Los otros dos fundadores de Podemos, Luis Alegre y Carolina Bescansa, no son personas carismáticas y convincentes, y del resto de miembros importantes de Podemos tan solo Ramón Espinar y Pablo Echenique me parecen políticamente atractivos. El resto, la verdad, no está a la altura de los políticos de otros partidos. Podemos necesita urgentemente una “clase media” política que rellene el hueco entre sus pocos políticos brillantes y una mayoría todavía poco preparada o mediocre.
Ya veremos qué sale de estas elecciones autonómicas y si salen cuatro o cinco figuras políticas de peso, que transmitan a la ciudadanía que Podemos es un partido con cuadros suficientes y preparado para gobernar.

Más allá de los nombres, Podemos necesita rearmarse de argumentos e ideas. La aparición de C’s ha traído un paquete de reformas que compiten con las de Podemos y que, además, tienen el unánime aplauso mediático. Y la cuestión es que muchas de las propuestas de C’s son igual o incluso más complicadas de aplicar que las que se calificaban de imposibles cuando las presentó Podemos, sin embargo a Garicano le aplauden y toda la prensa hace la vista gorda ante el conjunto de propuestas de C’s, por mucho que los números a priori tampoco salgan.
Podemos debe decidir cuál es el paquete de reformas básicas que quiere aplicar, sacar a sus mejores economistas y politólogos a defenderlas y dar argumentos al resto de miembros. Si se apuesta por una Renta Básica de Inserción que se concrete y se oponga al CSAG de Garicano y a la nulidad del PP y el PSOE, si quieren renegociar la deuda que planteen unas líneas maestras igual que Syriza tenía el “plan Varoufakis”. Hay que aprovechar las sinergias con EQUO para crear un bloque energético y de economía verde creíble y atractivo, hay que crear contrapesos para evitar la corrupción (no vale solo con medidas punitivas) y decidir qué se quiere hacer con las administraciones, la financiación y el sistema electoral.
Y quizá Podemos podría hacer algo con lo que le he escuchado teorizar y que daría un buen golpe de efecto: Un “gabinete en la sombra”. El gabinete en la sombra es algo propio de la cultura política británica y que hace el partido de la oposición. Igual que el gobierno tiene sus ministros, el partido de la oposición tiene sus ministros alternativos, que se enfrentan a los ministros reales en la cámara.
Esto del gabinete en la sombra es muy bipartidista pero daría un golpe de efecto y situaría a Podemos realmente como la “oposición al PP” que dice Iglesias, dejando al PSOE en posición subalterna. Ahora, esto tiene un problema ¿a quién pones? Porque para hacer esto, Podemos necesitaría llenarse de independientes o “fichajes” de última hora, porque como hemos dicho cuadros de nivel no tiene.

Las elecciones autonómicas no son fáciles para Podemos. Los resultados de las mismas serán peores que el resultado potencial en las generales y eso en Podemos lo saben, pero deben marcar terreno en muchos territorios (Madrid y Valencia fundamentalmente) para tener posibilidades en noviembre. Y paralelamente deben enfrentarse a un competidor nuevo que ha venido cargado de medidas, realistas o no, pero que no son las mentiras recicladas del PP o las ocurrencias del PSOE.
Y para tener éxito, además de todo lo comentado, estaría bien que Podemos comenzase a “abrir la mano”. Se necesitan caras nuevas, personas provenientes de sensibilidades políticas distintas a las de los fundadores y más sinergias con los grupos que se adhieren a las candidaturas de Podemos. En definitiva, acercarse más al modelo Syriza y alejarse del modelo “leninista”.  Que aprenda Podemos del último partido de gestión leninista que ha habido en España, UPyD, y de cuál va a ser su final, para no persistir en el error.

miércoles, 8 de abril de 2015

Análisis de la 2ª parte del programa económico de C's














Ciudadanos ha presentado la segunda parte de su programa económico, dedicado a la empresa e innovación, además de desvelarse cuál es su propuesta para el IVA: Un tipo único de entre el 16 y el 19%. A pesar de que esta parte de la economía (la empresa y su realidad microeconómica) es la que mejor conozco, el análisis resulta más difícil sobre todo por la intangibilidad de algunas de las propuestas, así que no me extenderé tanto como la última vez.

Empecemos por el IVA, pues el cambio de los tres tipos a un tipo único de entre el 16 y el 19% representa un aumento de impuestos indirectos claro. Yo hice el cálculo de cuanto me costaría de más una compra en el supermercado en base a mi última compra y el cálculo dio entre el 6,7 y el 9,7% más en función del tipo final elegido. Esto mismo aplicaría a todo lo básico, mientras que lo que ahora está gravado con el IVA general saldría más barato (que no son solo cosas de lujo, ojo, aunque la mayoría no son básicas).
En teoría esto sería compensado con un aumento del mínimo exento para pagar IRPF, vendiéndose como algo neutro que tan solo desplazaría los impuestos desde las rentas al consumo, pero no es así. Para empezar, cualquiera que ya esté efectivamente por debajo de los mínimos actuales tendría una subida clara de impuestos, y por otro lado cualquier renta medio-alta se vería beneficiada por partida doble (una por aumentarle el mínimo y otra por reducirle el tipo general, donde estará la mayoría de su consumo).
Es posible que en términos de recaudación fiscal el desplazar los impuestos desde las rentas del trabajo hacia el consumo no sea una mala idea, el problema es que esta reforma es contraria a la progresividad y perjudica a las rentas bajas. Si se quiere hacer se debería complementar con otros programas de transferencia de renta y sino cambiar su estructura. Se podrían crear 4 tipos de IVA, por ejemplo, o subir el general manteniendo los reducidos.

Vamos al documento. El documento comienza explicándonos que la estructura de la economía española no ha cambiado casi nada desde que empezó la crisis, que tenemos un claro problema de precariedad laboral y que necesitamos una economía que provea de mejores puestos de trabajo. Sobre estas dos primeras páginas de introducción no tengo nada que objetar.
Luego explica la situación de la inversión en I+D en España y de la productividad de las empresas, y en este análisis creo que está el primer punto discutible. Las gráficas muestran la baja productividad de las Pymes españolas y, por otro lado, que nuestras grandes empresas son más productivas que las de Alemania y similares a las de los países más avanzados de Europa. De ahí que el documento concluya que si nuestras empresas fuesen más grandes automáticamente nuestra productividad aumentaría…Y no tiene por qué ser así.
Todas las empresas compiten en un mercado, que es global pero que generalmente suele ser más interno, y sus productividades dependen de lo que vendan y por tanto de la competencia que tienen. Que las grandes empresas españolas sean más competitivas quizá no se deba tanto a algo intrínseco como a la propia competencia que tienen, que son Pymes de baja productividad. Además, esa baja productividad de las Pymes también tira los sueldos a la baja, favoreciendo la productividad de las grandes empresas. Y finalmente, deberíamos investigar mucho sobre el “capitalismo de amiguetes” español que favorece especialmente a las 100 o 200 empresa más grandes de España.
Yo sí creo que España debe tener más grandes empresas: Suelen tener sueldos más altos y eso favorece a todos. Pero por favor no me cuenten cuentos, que el papel lo sustenta todo pero la realidad es mucho más compleja que eso.

La primera gran propuesta es la creación de la “Red Cervera de transferencia tecnológica”. Esto es una copia de una red que existe en Alemania y que según los autores del documento debe de dar buenos resultados. Hay muchas buenas palabras y sobre el papel no parece una mala idea en absoluto. Ahora ¿es tan distinto a lo que hay ahora? En la Comunidad Valenciana ya hay una red de institutos tecnológicos que se coordina a través del antiguo IMPIVA (hoy IVACE) y me imagino habrá redes parecidas en todas las CCAA, y no parecen haber tenido el efecto deseado. La diferencia se supone que vendrá con mejores incentivos para los centros o con una mejor coordinación, pero la verdad es que lo veo demasiado abstracto para poder pronunciarme.
Lo que sí parece algo más tangible es el plan para que se creen empresas de “alta capacidad innovadora. Aquí hay varios puntos como crear fondos de inversión públicos, poder “traspasar” las deducciones fiscales de las empresas a sus inversores privados, eliminar burocracia (necesario, pero parece el comodín para rellenar líneas) y formación en emprendimiento. No me parecen malas ideas en general, y de hecho una de las explicaciones sobre lo poco efectivas que son las deducciones fiscales en inversión por I+D me parece absolutamente certera, porque he trabajado en esto y es exactamente como el autor del documento dice. No obstante insisto en que el papel lo sostiene todo.
Lo que menos me convence es el “programa de entrada express” para inmigrantes cualificados ¿realmente hay dificultades para la entrada de inmigrantes cualificados en España? Yo no las conozco. Y lo del “paquete de recibimiento” me parece un brindis al sol.

La otra medida central de este programa es el cambio de paradigma en el empleo autónomo. C’s propone que los autónomos dejen de pagar cuotas fijas. Para quienes ganen menos del Salario Mínimo se propone eliminar la cuota de autónomos y que paguen un 7,2% del beneficio neto como cuota de la S.S a final de año, además de no tener que liquidar IVA trimestralmente. Por encima del Salario Mínimo se propone un IRPF progresivo que crezca con la facturación. Además, para aflorar la economía sumergida se pretende generar una deducción fiscal de 300 € máximo para cualquier familia, que se conseguiría presentando facturas de “servicios”.
Que conste que el sistema de cuotas actuales para los autónomos me parece obsoleto, creo que crea una barrera clara para quienes se quieren iniciar en el autoempleo y genera personas con menos derechos. Estoy hay que cambiarlo y este sistema me parece en principio razonable, pero me surgen dudas. Para empezar, temo que se cree un incentivo para declarar por debajo del SMI e intentar no declarar lo que supere esa cantidad.
Lo de la deducción de 300€ se supone que es para incentivar que se pidan facturas pero ¿qué entra como “servicios”? ¿La factura de la luz, agua, gas o teléfono sirven? Porque si es así es un regalo fiscal, así que entiendo que no. Si servicios es solo los prestados por un autónomo o pequeña empresa, entonces aparece otro problema: Si superas el límite de 300€ en facturas ya no vas a pedir más, y nos podemos encontrar con un aumento de la economía sumergida conforme vaya avanzando el año. Esto en cierta manera me ha recordado a una cosa que vi en Argentina, que es que hacían sorteos entre los que pedían factura a través de un código de la misma.
Y muy importante ¿qué derechos tendrían los autónomos? ¿A la pensión mínima que tienen ahora? ¿A desempleo? Y no olvidemos lo que dijimos del CSAG la última vez: Hay un incentivo claro para darse de alta como autónomo para cobrarlo. Si a esto le unes el incentivo para declarar menos del SMI… ¿no crearemos multitud del subempleo o “falso empleo” artificial? Y todavía peor que eso ¿no hay un incentivo para que haya “falsos autónomos” por doquier?
No me disgustan las medidas, pero creo que son parciales y no enfocan el cuadro general. Creo que hay que hacer un análisis exhaustivo de los problemas de los autónomos, del fraude del falso autónomo que ahora florece por todas partes, de su carencia de derechos y de cómo afectan todas estas soluciones a la sostenibilidad del estado del bienestar. La cuota de los autónomos es ahora especialmente gravosa por la precarización generalizada de los autónomos, pero tiene un sentido porque hay que garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas. Hay que reducir esta carga pero no se puede obviar que tiene que ser sustituida por ingresos equivalentes.

Para acabar tengo que decir que lo más valiente del documento es la propuesta de paralizar la construcción del AVE allá en donde no se hayan iniciado las obras. Como sabéis un reciente estudio de FEDEA ha concluido que ninguna línea de AVE es rentable y C’s propone eliminarlas. Bien está esto, medida que por cierto les puede costar votos en algunos lugares de España.
Estoy de acuerdo con C’s en este punto, pero no me gustaría que el ahorro en el AVE se convirtiese en el nuevo comodín que justificase todo. En España cuando preguntas a los partidos de donde van a sacar el dinero para sus propuestas cada uno te cuenta una historia: Unos “impulsando el crecimiento”, otros “acabando con duplicidades”, los de más allá “reduciendo el fraude fiscal”, ahora parece que podemos tener un nuevo tótem económico, “acabando con la inversión en obras públicas ineficientes”.

En definitiva, lo propuesto por C’s es la típica propuesta que hace este partido: Copias de cosas que funcionan en otros países y que se quieren importar aquí. Las ideas no suenan mal (excepto lo del IVA), pero debo hacer la misma observación de siempre: Mucho cuidado con copiar cosas sin tener en cuenta la idiosincrasia ni estructura de cada país, porque lo que funciona bien en un sitio no tiene por qué funcionar bien en otro.
También es importante no confundir causa y consecuencia y a menudo tengo la sensación que los economistas de C’s lo hacen. Es verdad que los países nórdicos tienen IVA’s muy altos y que eso aporta recursos para tener un amplio estado del bienestar, pero es que un país rico se puede aplicar el IVA alto sin demasiados problemas mientras que en un país con alta tasa de pobreza subir el IVA hace daño a la población más vulnerable. Cuando los países nórdicos implantaron el IVA general ya eran prósperos y tenían potentes estados del bienestar.
Por cierto, tanto Suecia como Noruega y Finlandia tienen tres tipos de IVA, así como el resto de países de la UE excepto Dinamarca. Lo de tener un tipo IVA único es más propio de latino-américa, no de Europa, por mucho que Dinamarca lo tenga así.

lunes, 6 de abril de 2015

Se acerca el fin del imperio del PP
















Haciendo un repaso por las encuestas recientes que han aparecido sobre las próximas elecciones autonómicas me venía una pregunta a la cabeza ¿repetirá el PP mayoría absoluta en alguna comunidad autónoma? Actualmente el PP gobierna en todas las comunidades del régimen general excepto en Asturias (donde gobierna el PSOE apoyado, en principio, por IU y UPyD), Canarias (donde quedó en primera posición pero gobierna Coalición Canaria en coalición con el PSOE) y Navarra (donde UPN gobierna con el PSOE). En casi todas las que gobierna lo hace con mayoría absoluta, menos en Extremadura (donde cuenta con la abstención de IU para gobernar) y en Aragón (donde tiene pacto con el PAR).
El poder que obtuvo el PP en Mayo de 2011 era prácticamente omnímodo, y al confirmarse su victoria en noviembre de 2011 fue el mayor que ha tenido ningún partido en la época democrática. Sin embargo parece que ese poder total ahora va a ser brutalmente fulminado, pues va a perder muchos gobiernos y, donde se mantenga, tendrá que pactar.
Me gustaría hacer un repaso por todas las CCAA que tendrán elecciones en Mayo para que veamos un poco como está la situación:

COMUNIDAD VALENCIANA

El PP va a sufrir una espectacular caída en la Comunidad Valenciana, donde perderá alrededor de 20 puntos aunque probablemente quedará primera fuerza. Las encuestas más fiables que tenemos son de antes de la importantísima irrupción de Ciudadanos y aun así le daban un resultado que no le permitiría gobernar. Sin saber claramente hasta qué punto C’s va a desgastar al PPCV, no creo aventurarme mucho si digo que la suma de PSPV, Compromís y Podemos tendrá mayoría en Les Corts. Tal y como están las cosas, veo difícil la entrada en Les Corts a Esquerra Unida e imposible la de UPyD.
El Mundo publicó una encuesta hace un par de días que si bien confirmaba que las fuerzas de izquierda tendrán mayoría, tenía algunas incoherentes: Compromís no puede sacar peor resultado que la última IDV que tenemos (la de metroscopia), Esquerra Unida parece demasiado fuerte y el PP mantiene demasiado voto para lo fuerte que está C's.
Esto no quiere decir que se vaya a formar un tripartito de izquierdas. Posibilidades hay muchas: Un gobierno PSPV+Compromís (con o sin EU) apoyado por Podemos (con la exigencia de que Oltra sea la presidenta) me parece la opción más probable ahora mismo.

MADRID

Según encuesta de Metroscopia de febrero el PP caería a menos del 30% (28%) y perdería casi la mitad de escaños en la asamblea, seguido de Podemos casi con el 25% y del PSOE con el 17%. La encuesta da entrada en la asamblea a UPyD y IU, algo que también veo obsoleto y que creo que no se va a dar, quedándose la asamblea en 4 partidos. C’s ya obtiene en esta encuesta casi un 16% y, aunque metroscopia parece sobre valorar un poco a C’s, creo que el efecto de desgaste de esta fuerza sobre el PP no ha llegado a su máximo. Mucho cuidado porque C’s es una fuerza muy apta para la idiosincrasia madrileña.
El Mundo también publicó una encuesta hace nada con resultados algo distintos: Ya no está UPyD (lógico), pero el PP tiene 5 puntos más (saca mas que en las europeas, algo poco creíble), el PSOE queda por encima de Podemos (demasiado diferente a la de Metroscopia) y IU mantiene un 6,5% (algo que tampoco tiene sentido viendo como está IU en Madrid).
Podría ser que el PP acabase formando gobierno con C’s, pero también puede ser que haya un gobierno de Podemos y del PSOE de Gabilondo, incluso con la abstención de C’s si fuese necesario. Madrid es una de las plazas más impredecibles ahora mismo, con una sola seguridad: El PP, si quiere gobernar, tendrá que pasar por el aro de C’s. Aguirre y Cifuentes lo han entendido perfectamente.

CASTILLA LA MANCHA

El PP de Castilla la Mancha dio un golpe electoral con un cambio unilateral del estatuto de autonomía que hacía gerrymandering, con el objetivo de bloquear la entrada en las cortes de UPyD e IU y, así, mantenerse en el poder. Sin embargo el destino puede castigar a Cospedal por su delincuencia y lo que valía para bloquear a IU y UPyD posiblemente no valdrá con Ciudadanos y Podemos, que sí pueden superar las barreras electorales. La encuesta más reciente no da mayoría a Cospedal (baja 13 puntos en intención de voto) y le da un diputado a C’s y 4 a Podemos, con estos resultados probablemente gobernaría el PSOE.
Es de esperar que si C’s consigue consolidarse en Castilla La Mancha este escenario se confirme, y yo me alegraré mucho porque hay que castigar a quienes manipulan el sistema electoral a su conveniencia.

MURCIA

Una de las comunidades que parecía aguantar para el PP era Murcia, donde sorpresivamente el PP no llegaba a perder su mayoría absoluta. Sin embargo la última encuesta publicada en La Verdad de Murcia prevé que el PP pierda más de 22 puntos de intención de voto y la mayoría absoluta, quedándose a 3 escaños de la mayoría absoluta. Podemos entraría con un 16% de votos y 8 diputados y C’s con un 15% y 6 diputados. La encuesta le da un diputado a IU, que imagino que al final no sacará. Si el PP quiere gobernar tendrá que pasar, una vez más, por el aro de Ciudadanos.

ARAGON

Si Aragón es uno de los pocos sitios donde el PP no tiene mayoría absoluta, es evidente que en 2015 todavía va a estar más lejos de la misma. A falta de encuestas autonómicas, hay algunas proyecciones de la última encuesta del CIS que dice que Podemos está muy fuerte en esa comunidad, dando prácticamente un triple empate entre PP, PSOE y Podemos, con un Pablo Echenique muy fuerte en Aragón. Además de ellos estarán Ciudadanos (sin datos de cuanto puede alcanzar o hasta qué punto puede robar votos al PP), PAR y CHA.
El escenario aragonés es muy abierto, y puede dar tanto un gobierno de Echenique apoyado por CHA y PSOE, uno del PSOE con los mismos apoyos o gobierno del PP con PAR y Ciudadanos.

ISLAS BALEARES

La encuesta más reciente que he visto, del periódico de Ibiza y hecha en febrero, dice que el PP perdería 11 puntos (35%) y la mayoría absoluta. Podemos y el PSOE sacarían un 19% de votos cada uno, MES Mallorca un 8% y el PI y C’s un 5% cada uno. Como en casos anteriores no se observa completamente el crecimiento de C’s de este principio de año ni el desgaste que le va a hacer al PP. O C’s crece mucho y está dispuesto a apoyar al PP, o todo indica que habrá un gobierno de varios partidos de izquierda como históricamente ha pasado en Baleares.

CANTABRIA

La última encuesta del diario montañés (muy reciente) dice que el PP perderá la mayoría absoluta, perdiendo más del 10% de los votos y quedándose a 4 ó 5 diputados de la mayoría absoluta. El PRC sacaría un 18% de los votos (pierden un 11%), los socialistas un 15% (pierden 1 punto) y entrarían Podemos con un 13% y Ciudadanos con un 12%. Las combinaciones aquí son múltiples, el PP puede intentar apoyarse en C’s (si da mayoría, que no está claro), en el PRC o en el PSOE, o estos dos últimos formar gobierno con el beneplácito de Podemos. También podría darse una especie de tripartito PRC+PSOE+C’s si Podemos no lo bloquease.

LA RIOJA

La Rioja es un feudo tradicional del PP y parecía ser de los pocos sitios donde mantendría la mayoría absoluta…pues podría ser que no. La última encuesta que he visto deja al PP entre 15-16 escaños (la mayoría absoluta son 17), a Podemos entre 7-8, al PSOE entre 6-7, al partido riojano con 2, y a C’s con 2. La fuente no me parecía en exceso fiable, pero hay otra encuesta de ABC de enero que daba al PP entre 17-18, no incluía a C’s y la suma PSOE+Podemos quedaba más o menos igual, así que conociendo como cocina las encuestas ABC y la evolución de C’s la encuesta parece verosímil. Muy probablemente el PP gobernará, pero puede que sin mayoría absoluta.

CASTILLA Y LEÓN

Si hay un sitio donde el PP debería mantener su fuerza ese es Castilla y León. Tiene muchas circunscripciones, es muy rural, una población bastante mayor, etc. Pues bien, según la última encuesta (principios de este año) el PP sacaría 42 escaños (mayoría en 43), PSOE 24 y Podemos 11. La encuesta le da diputados a UPyD (2) e IU (1), algo difícil de creer, y 2 a C’s. El PP gobernará, pero si C’s penetra en Castilla y León le quitará la mayoría absoluta y podría tener que apoyarse en C's o en UPL.

NAVARRA

Navarra es uno de los sitios más interesantes para estas próximas elecciones, por la cantidad de partidos que van a obtener representación. Según la última encuesta de Gizaker UPN caería de 19 a 13 diputados, el PSOE de 9 a 7, el PP de 4 a 2, IU de 3 a 1, mientras que Nafarroa Bai subiría de 8 a 9, Bildu de 7 a 8, y aparcería Podemos con 9 diputados y C’s con 1.
Francamente me resulta casi imposible imaginar una combinación en este caso ¿apoyaría Podemos a un gobierno GeroaBai-Bildu? ¿A uno GeroaBai-PSOE? ¿Podrían ser Bildu y el PSOE compatibles en una misma coalición, aunque sea sin entrar alguno en el gobierno?

ASTURIAS

La única encuesta reciente que he leído es una interna del PSOE, así que no es muy fiable. Según esta encuesta el PSOE sería primero y Podemos segundo, hundiéndose el foro y manteniéndose IU. Sin embargo si analizamos el voto directo del CIS de enero de 2015 vemos cómo Podemos y PP duplican en intención directa de voto al PSOE…
Creo que Asturias puede ser interesante porque puede ser de los pocos sitios donde IU mantenga representación y quizá el único donde la mantenga UPyD. De todas formas tiene toda la pinta de que seguirá gobernando el PSOE o, en su defecto, Podemos.

EXTREMADURA

La mayoría de encuestas dicen que Monago más o menos aguantaría cerca de la mayoría absoluta (sin obtenerla) y cayendo solo 3 o 4 puntos. El PSOE caería unos 14 puntos, que serían más o menos los que sacaría Podemos. En la encuesta más reciente, de Sigma Dos, C’s sacaría un 4,4% de los votos. IU parece que también podría mantener representación. Alguna otra encuesta que he consultado dice que el PP caería mucho más y el PSOE menos.
Lo más probable es que Monago aguante de presidente haciendo equilibrismos todavía más difíciles, a no ser que Podemos haga lo que no hizo IU, que es apoyar al PSOE.

CANARIAS

Tanto Coalición Canaria como el PP y el PSOE van a caer en intención de voto, con la aparición de Podemos y el incremento en voto de Nueva Canarias (de centro-izquierda). La última encuesta es de final del año pasado por lo que no sabemos con qué fuerza entrará C’s y cómo afectará eso al resto de partidos. Con la entrada de C’s el parlamento canario podrá tener 5 o 6 partidos y las combinaciones también son muchas. Posiblemente Coalición Canaria se apoyará en quien sea para seguir gobernando.
_

A la vista de los resultados de las encuestas y lo que es esperable (que la entrada de C’s en los distintos parlamento disminuya en algún grado el apoyo al PP), podemos concluir que el PP probablemente podrá mantener algunas CCAA, aunque teniendo que pactar en casi todas ellas. Menos en las dos Castillas y La Rioja, no parece tener posibilidades de conseguir mayoría absoluta en ningún sitio más.
¿Qué hará C's? Los análisis dan por hecho que apoyarán al PP en casi todas partes, pero si lo hacen los electores entenderán que votar C's es lo mismo que el PP, hundiéndose éstos para las generales. Por tanto no creo que C's vaya a dar un apoyo generalizado al PP (sería un suicidio), e imagino que en algunos sitios optarán por la abstención, así que si las fuerzas de izquierda consiguen convenir un candidato y tienen más votos que el PP no sería nada raro que C's les dejase gobernar.
La presencia de C’s genera un sentimiento ambivalente en el PP. Por un lado le quita votos y escaños, pero por otro lado parece la única opción de mantener el gobierno en muchos sitios y no ser desplazados por la izquierda, ya que convencer al PSOE de apoyarlos antes de unas generales era muy complicado. Por eso sus comportamientos oscilan entre el ataque y las palabras amables de algunos dirigentes autonómicos.
Y no me resultaría inverosímil que, una vez pasadas las elecciones generales, cambiasen las alianzas a nivel de CCAA y, de haber un gobierno de gran coalición a nivel nacional, se extendiese una “tregua” por las CCAA, permitiendo gobernar al investido. Podemos y C’s deben tener cuidado con esta posible situación, aunque a medio plazo les beneficiaría.

En resumen, la presencia de C’s debilita el apoyo del PP pero le da opciones de gobierno, y evita que el PP le plantee al PSOE esa situación de “o yo o el caos (Podemos)”. La verdad es que, a nivel electoral, a quien beneficia esto es al PSOE, le evita tener que comprometerse en exceso e incluso le puede dar algunas opciones de gobierno, llegando con vida a noviembre.
De todos modos voy a plantear una observación. Está claro que C’s desgasta al PP y parece que está comenzando a desgastar a Podemos, pero curiosamente a quien no parece desgastar es al PSOE ¿Y si el PSOE fuese el mayor beneficiado por la irrupción de Ciudadanos? Lo desarrollaré mas adelante.