La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 27 de enero de 2016

Breve réplica a Juan Ramón Rallo















La verdad es que me he quedado muy sorprendido de que Juan Ramón Rallo hiciese un artículo para replicar el mio sobre el informe de desigualdad del Instituto Juan de Mariana. Tanta molestia para un humilde blog como este es de agradecer, sobre todo porque ha aumentado la difusión del blog y sus seguidores. aunque tengo la sensación de que Rallo lo ha hecho sabiendo perfectamente quien soy yo, qué suelo escribir y por dónde me muevo.
Como era esperable multitud de adeptos a las tesis de Rallo han entrado en el blog para insultarme, como merece un infiel que se opone a la Fe verdadera del integrismo de mercado. Si hubiese criticado a cualquier otro economista de cualquier otra escuela no creo que hubiese entrado nadie a insultarme, si acaso hubiese recibido réplicas y contra-argumentaciones. Pero los defensores de la secta juanmarianista son así, la oposición al líder merece un castigo en forma de insulto, de desprecio y de persecución. Dejo los comentarios a la vista de los lectores como una herramienta informativa más. A veces a los líderes se les conoce mejor por sus los adeptos que por ellos mismos.

Dice Rallo que mi réplica es mala. Quizá tenga razón, pero que solo disponga de mi “mala” crítica se debe a que los economistas prestigiosos y serios ignoran absolutamente estos “estudios” propagandísticos del Juan de Mariana, como es normal porque los economistas austriacos no son tomados en serio por la comunidad de economistas (son considerados pseudocientíficos por la mayoría). A pocos economistas respetables he visto perder el tiempo rebatiendo estudios de Rallo o del IJM, si acaso he leído alguna contra-réplica a modo de defensa. Y es lógico, tienen mejores cosas que hacer, como hacer estudios de verdad o entrar en discusiones “honestas” con otros economistas que sí son honestos en sus planteamientos.
Rallo está especialmente agresivo en su réplica, algo muy extraño en alguien que suele ser educado como él. No se lo critico, ojo, mi artículo fue muy duro y tiene todo el derecho a replicar igualmente, pero por alguna razón le veo más nervioso que de costumbre. Insinúa Rallo que no hago la crítica para “apuntar fallos de buena Fe” y tiene razón: No, no lo hago como parte de una discusión técnica, lo hago como denuncia de una estrategia de manipulación que es continuada en la forma de actuar el IJM y en ese contexto debe entenderse. No estoy haciendo una revisión de pares, estoy criticando a un propagandista y eso debe entenderse bien para no confundir los debates y la naturaleza de las críticas.

No pensaba hacer réplica porque en principio hoy iba a salir una publicación mía en Econonuestra, pero como se ha retrasado voy a hacer una breve contrarréplica a la réplica de Rallo, ya que algunas personas me lo han pedido. De todas formas no tengo especial interés en alargar este debate con él porque creo que es caer en su trampa y entrar en su juego.
Lo haré usando los mismos puntos que usa él en su réplica, para que podáis seguirla.

1- El coeficiente Gini efectivamente es una medida estadística, pero en Gini de desigualdad de ingresos es el índice que se usa en prácticamente cualquier estudio para medir la desigualdad entre los distintos países. Claro que puedes hacer un Gini de riqueza, de consumo, de pares de zapatos o de relaciones sexuales mensuales, la cuestión es el uso propagandístico de los términos sobre todo el querer generar confusión. Contraponer un Gini de ingreso (el habitual y usado) a otros Ginis tiene un objetivo propagandístico, no económico, que es generar multitud de indicadores para “diluir” la importancia del oficialmente aceptado para medir lo que estamos midiendo. ¿Se debería llamar de otra manera? Pues si se quiere ser aséptico y neutral yo creo que sí, se podría llamar "distribución de patrimonio/consumo" para no confundir al lector mezclando índices universalmente aceptados con otros de fabricación casera. Pero si no se es aséptico y tienes otros intereses llamas a todos Gini con un apellido detrás y generas el efecto que buscas, que es que la gente crea que el coeficiente Gini de ingreso es solo una medida más y que puede ser rebatido por otros "Ginis" de otros parámetros. En cualquier caso era un comentario más bien tangencial y al final el problema no es realmente de denominación sino de inconveniencia de uso.

2- Países como Suecia, Dinamarca u Holanda no son solos países ricos, son países donde sabemos, por multitud de indicadores, que hay sociedades muy igualitarias. Si hacemos un índice y resulta que nos aparecen estos países como los más desiguales, no hay que ser zahorí para darse cuenta que sea cual sea la información que da ese indice, tiene poco que ver con lo que el común de los mortales entendemos por desigualdad. Igual a Rallo le parece normal que Italia, España o Grecia, países con altas tasas de pobreza relativa (aproximadamente 30%) sean más igualitarios que países como Holanda, Dinamarca o Suecia (sobre el 17%), pero a cualquier persona sensata esto le chirría. Si un índice que nos habla de desigualdad nos indica eso, lo lógico es pensar que el índice no nos da la información que pretenden sus promotores.
Respecto al capital humano: Es un tema que no he tratado pero es otro de los “intangibles” de esta gente. Claro que la "inversión en capital humano" ("formación", en lenguaje de la gente corriente que no se considera un objeto de mercado) es importante, la cuestión es que no es mesurable a niveles de desigualdad porque no sabemos cuanta renta nos va a aportar en el futuro. Pretender desprestigiar las estadísticas oficiales porque no contemplan un "capital humano" que no se puede mesurar es absurdo, y sobre todo cuando hablamos de comparativas entre países porque, que yo sepa, en el resto del mundo también invierten en capital humano y, a tenor de lo que sabemos, parece que les sirve de bastante más que a nosotros cara a la renta futura.

3- Para que veáis que no se me caen los anillos por reconocer fallos, aquí Rallo tiene razón, mezclé el ingreso del 10% más y menos rico de la población con la riqueza del 80% y del 20%, cosas diferentes. De todas formas eso no desmonta en absoluto las críticas precedentes, mi estadística confirma la desigualdad de ingreso y la del IJM confirma lo que ya sabíamos, que la desigualdad de riqueza está marcada por el porcentaje de vivienda en propiedad.

4- Arrastrando un poco el error anterior creé un argumento confuso. Cuando hablo del 1% y el 10% de "riqueza", o del 20 o 30% de la población descolgada del sistema, quiero referirme al ingreso, no a la riqueza (sería absurdo que quisiese referirme a la riqueza cuando lo he dado antes como indicador poco útil), pero a veces en la mente de quien escribe hay una cosa y en el papel se acaba poniendo otra. A Rallo no le parece bien que diga “probablemente” y hace creer que lo digo por un prejuicio ideológico. No lo es, al hacer el comentario tenia en mente datos como la tasa de pobreza relativa de España (29,2%), que la mitad de parados son de larga duración o que con “sólo” 40.000€/año de salario ya estás situado en el decil del 10% de asalariados con más ingresos.

5- Los “alquileres imputados” es una forma de confundir causa y consecuencia. El usar una renta ficticia a la que sumar los ingresos no es más que un truco que usa Rallo para obtener el número que él quiere, pues sabe que el porcentaje de vivienda en propiedad de España es mayor al de los países más igualitarios y por tanto que su adición acortará el diferencial. El sentido intuitivo de esto, que es que una vivienda en propiedad “ahorra” un alquiler, es algo que se puede extender a cualquier situación: Los jóvenes que no se van de casa ahorran en alquiler, los abuelos que viven con los hijos también (o añaden la pensión a la renta familiar), etc. ¿Son estas personas más “ricas” por compartir gastos? No, estas personas están en esta situación porque no son “ricas”, de hecho es la pobreza lo que las ha obligado a compartir gastos.
Una vez imputas rectas ficticias puedes hacer lo que te de la gana. Por ejemplo, en Holanda hay una política pública que ayuda a limitar los precios de los alquileres, algo que España no tiene ¿Y si imputo una renta ficticia de ahorro-alquiler y se la sumo a la renta de los holandeses que viven de alquiler? Total, al final también les supone un ahorro que les genera más renta disponible. Y si queréis lo hacemos con los servicios básicos o los alquileres sociales o incluso podemos estimar que en climas cálidos el ahorro en ropa y calefacción genera una renta imputable. Una vez abierto el melón de las rentas imputables la manipulación está servida.

6- Lo que hago aquí es destacar la forma de actuar del IJM y de sus estudios, de cómo usan los datos que les interesan en cada momento para defender sus intereses. Hay que recordar que esto no es algo que venga de una iluminación súbita mía sino que llevo años leyendo sus informes y denunciando exactamente lo mismo que he denunciado en este caso.
Claro que un economista puede usar los servicios del estado para matizar lo que crea conveniente, la cuestión es que este estudio es propaganda, no economía (o propaganda disfrazada de economía). La clave es que siempre nos dicen que la desigualdad es neutra o incluso buena, que el estado es malo, que la redistribución es un robo, y en cambio ahora que interesa a su tesis dicen que la redistribución suaviza la desigualdad. De hecho, si os fijáis en la réplica, Rallo pasa de puntillas por todas sus preferencias y defensas de siempre, diciendo más o menos lo de “eso ahora no toca” que decía Jordi Pujol.
Y eso es de lo que me quejo, que la propaganda nos la envían en fascículos y de forma inconexa, a modo de doctrina de la semana, y no tienen ni siquiera la decencia de insistir en sus argumentaciones de siempre. No Juan Ramón, quiero que me digas que la desigualdad es buena, el estado es un ladrón y, a la vez, que la desigualdad en España es poca. Ve de cara, no lanzando la piedra y escondiendo la mano.

7- Es lo mismo de antes. No es cuestión de que no pueda usar el consumo para medir lo que le de la gana (si es que lo mide, que no lo creo), es que quiero que tengan la decencia de decir, en un estudio que defiende que la desigualdad en España es poca, que el alto consumo es lo que indica que hay poca desigualdad. Si el consumo es lo que hace que la gente tenga “bienestar real” como dice Rallo ¿Hay que fomentar el ahorro y la inversión y desincentivar el consumo, o no? Por favor, dínoslo, no nos ocultes la bolita debajo del vaso, ten la honradez de ir de cara.

8- Como veis soy un envidioso porque creo que la renta mide mucho mejor la desigualdad que el consumo, pero luego el que descalifica soy yo... Pues no. Lo que he defendido aquí es que el orden del Gini de consumo no tiene ningún sentido lógico: No es lógico que países muy similares en todo salgan en extremos distintos de la gráfica, no tiene sentido que no haya razón económica o estructural que nos permita intuir por qué eso sale así. Cuando se saca un índice se pretende conocer algo, se pretende sacar conclusiones e intentar entender la realidad que lleva a que esto sea así. Si no tiene explicación o no aporta información relevante, entonces el índice no es más que mezclar números sin sentido para ver qué sale y usarlos posteriormente para defender tu propaganda. Si Rallo cree que este Gini de consumo explica algo que nos diga qué razones estructurales cree él que influyen en este orden. Si no lo dice, porque no lo sabe, no quiere o no le interesa decirlo, que no nos tire el número a la cara, porque lo único que está haciendo es intentar anular y destruir la información del coeficiente Gini con índices creados adhoc. Es, de nuevo y como en los apartados anteriores, la falacia del francotirador.
En términos más generales hablar de si la desigualdad depende del ingreso o del consumo nos lleva a un callejón sin salida, porque depende casi más de una cuestión semántica y de qué entiendas por desigualdad. Rallo sostiene que dos personas que consumen igual son de facto iguales, pero eso es como decir que el chaval que trabajaba en 2006 en la obra y se compró un mercedes era igual que el director del banco que tenía el mismo mercedes ¿Si uno gastaba el 50% de su salario en la letra y el otro el 10% eran iguales? ¿El que cobra el doble pero invierte la mitad es igual que el que cobra la mitad y gasta todo? Obviamente no, pero Rallo nos quiere hacer creer que sí. Si siguiésemos la argumentación de Rallo tendríamos que concluir que quien invierte para no consumir posteriormente (es decir, muere dejando herencia) es un imbécil que está haciendo el memo, porque lo único que importa es el consumo. Y no es así, el capital da muchas cosas, desde garantizar una posición privilegiada para tus hijos hasta una posición de privilegio en tus relaciones sociales y económicas. Y eso es desigualdad, de hecho es la madre de la desigualdad porque la extiende estructural e intergeneracionalmente.

No tengo nada personal contra Juan Ramón Rallo (no le conozco), pero su trabajo y sus ideas sí me parecen deleznables y descalificables. Sus escritos son siempre pura propaganda a servicio de una causa y los estudios del IJM siguen obviamente el mismo patrón, no buscan la verdad, no buscan despejar dudas a la comunidad de economistas, simplemente son herramientas al servicio de una causa político-económica. Y si sus autores se sienten descalificados por eso lo lamento, pero cuando te dedicas a manipular creo que hay que tener la piel menos fina y entender que te va a caer la de San Quintín. Y si el resto de economistas no se los tomasen a guasa, más les caería.
Yo no soy una autoridad económica ni mucho menos. Me equivoco y meto la pata muchas veces, entre ellas en algún dato del artículo anterior como habéis visto. Pero yo no miento a conciencia, yo no hago escritos para manipular a los demás al servicio de una causa, digo lo que el análisis, el conocimiento y el sentido común me dictan. Y si de algo estoy seguro es que la gente del IJM son unos manipuladores a conciencia y eso se puede ver en todos los estudios que publican, entre ellos el estudio del que estamos hablando.

Creo que Juan Ramón Rallo debería preguntarse por qué ha dedicado una irritada crítica a un blog como este, con una difusión bastante limitada. Que el televisivo y famoso Juan Ramón Rallo se dedique a replicar a La república heterodoxa es el síntoma claro que sus “estudios” no tienen relevancia alguna, que nadie les hace caso y que acaban siendo versículos esotéricos para autoconvicción de una secta de fieles; y no lo que pretende que sean, estudios económicos que aporten algo a un debate técnico. La réplica es síntoma de su propio aislamiento del debate económico real. Las formas, su desquite.

12 comentarios:

  1. Nota mental:no ponerse grosero con el señor Fresco.

    ResponderEliminar
  2. Excelente replica. Muy claro con los pseudoeconomistas.

    ResponderEliminar
  3. Vaya cacao de falacias en 300 parrafos, sigues haciendo el ridículo xD

    ResponderEliminar
  4. Yo os sigo a los dos desde hace tiempo y creo que te equivocas en una cosa, Rallo se cree lo que defiende. Tu réplica está muy bien y la bordarías se eliminases los ad hominem sobre sus intenciones.

    Israel R.A.

    ResponderEliminar
  5. Israel...yo no veo ningún "ad hominem" sobre las intenciones de ese charlatan Rallo. A diferencia de usted, seguramente (no afirmo pero por lo que dice de que él realmente cree lo que defiende), se nota que vd no le conoce. Rallo es anarcocapitalista hasta la médula, pero ha tenido que bajar el tono de sus peores discursillos y charlas porque como ahora el mundo empresarial le paga tiene que parecer mas razonable. Su objetivo final es acabar con la democracia y el Estado del bienestar. Poco provecho se le puede sacar a semejante individuo tan indeseable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta misma respuesta es una falacia... Como todo su articulo, cosa que Rallo, ese indeseable, no necesita hacer.

      Eliminar
  6. Orgía ideológica. No me he leído este artículo ni el de Rallo ni el 1º, ni ganas. Los datos tienen la benevolencia de adaptarse a cada ideología. No se por qué solo la economía de la escuela austriaca es considerada una pseudociencia, debería considerarse así a toda la economía, o a casi toda. Una cosa hay que reconocerle a Rallo: Siempre está dispuesto a debatir.

    ResponderEliminar
  7. David Martinez:

    "Una cosa hay que reconocerle a Rallo: Siempre está dispuesto a debatir."

    Falso. Yo le he propuesto debatir públicamente (pagado por mí incluso, ya que a diferencia de él no cobro ni una sola subvención) y SIEMPRE se ha negado. Y yo sé por qué se ha negado pero sus palmeros no lo quieren ver: se ha negado porque sabe que manejo datos inconvenientes sobre él y su relación con Esperanza Aguirre en todo el tema de su Instituto pseudoliberal y demás. Por eso se niega a debatir con según quién.

    Con respecto a la economía, no se puede tomar en serio una "escuela" que se basa en axiomas "a priori" o sea, dogmas de fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaría muy interesado en ver esos datos, a ver si puedes poner un link por favor! Gracias!

      Eliminar
    2. "Con respecto a la economía, no se puede tomar en serio una "escuela" que se basa en axiomas "a priori" o sea, dogmas de fe."
      Con esto acabas de terminar de desacreditarte a ti mismo, si lo que has entendido de la Economía Austríaca es que el hecho de ser apriorística significa que se basa en dogma de fe es que o bien no has estudiado nada al respecto o bien no has entendido nada. En cualquiera de los dos casos te inhabilita para hacer la más mínima crítica al respecto.
      Al margen de esto, Rallo es un economista totalmente desprovisto de tintes ideológicos cosa que leyéndote no se puede decir lo mismo de ti.
      Y por último, el "instituto pseudoliberal" al que haces referencia se llama Juan de Mariana y es una entidad independiente que no recibe ningún tipo de subvención y que se financia por la aportación libre y desinteresada de sus socios.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Por fin, gracias. Me estaban dando sarpullidos de ver los artículos de... Rallo (me cuesta no insultarle). Necesitaba leer a un economista con ganas de rebatir a este individuo. He llegado a España hace poco y alucino viendo libros de este hombre y Daniel Lacalle por todos lados. Alucino más incluso al verlos en programas de máxima audiencia dando lecciones de economía... ¡Nos hemos vuelto locos en este país!

    En fin, ojalá no ceje en su empeño de llamar la atención acerca de estos "sonaos". Yo por lo pronto me he apuntado la web de Econonuestra y pienso seguirle en este blog. Una vez más, gracias por el esfuerzo en combatir esta peste propagandística.

    ResponderEliminar