La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 17 de febrero de 2016

La triple pinza PSOE-IU-Compromís















Me da un poco de pereza hablar sobre esta partida de póker interminable que están jugando los partidos políticos españoles cara a la investidura. Ya hablé del juego que se llevan Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para ver quien consigue señalar al otro como el responsable de un frustrado pacto de izquierdas, podríamos hablar también de la única opción que le queda al PP para patear el tablero y no quedarse fuera de juego, que es una rebelión interna que finiquite a Rajoy y proponga otro candidato que satisfaga a C’s y pueda entenderse con el PSOE.
Podríamos hablar de muchos movimientos, de las encuestas que parecen haberse revertido y aupado a PSOE y C’s cuando parecía que el PP y Podemos serían los capitalizadores del descontento post-electoral, o de otras muchas cosas. Pero quiero centrarme en algo que es fundamental y que creo le puede dar a Pedro Sánchez su única oportunidad de ser presidente: La triple pinza.

Cuando leí la idea por primera vez reconozco que fui escéptico. Al primero que se la leí fue a Joaquim Coll en este artículo de El Periódico, donde comentaba que el PSOE podría buscar un acuerdo, además de con C’s, con CC, con el PNV y con dos fuerzas de izquierda: IU y Compromís. Todo ellos sumarían 143 diputados, mientras las suma de PP y los independentistas catalanes y vascos de ERC, DiL y Bildu sumarían 142. En esta situación todo dependería de Podemos ¿votaría Podemos en contra, boicoteando ese gobierno alternativo al PP? ¿O se abstendría, sabiéndose incapaz de justificar un boicot que acabaría con casi toda probabilidad con el PP de nuevo en el gobierno? Esa era la duda.
La idea me parecía descabellada porque un gobierno apoyado con 143 diputados de 5 grupos distintos es un gobierno extremadamente débil y una acción boicoteadora de PP y Podemos inutilizaría la legislatura. Sin embargo el periodista José García Domínguez también opinaba que en esas circunstancias Podemos no se atrevería a votar en contra y se abstendría. Y unos días después un gran conocedor del panorama español, Enric Juliana, también hablaba de esta posibilidad y de la intención del PSOE de sacarla adelante. Demasiadas opiniones en el mismo sentido para ser solo una especulación.

¿Es posible que esta sea la estrategia del PSOE? Pues no sé si es la única estrategia pero sí me parece que es una de las estrategias que están barajando sino la principal. Hay que entender que todos los partidos quieren evitar una nueva contienda electoral, cada uno por razones distintas, pero que todos tienen un ojo puesto en esa posibilidad. Nadie quiere perder su posición de salida ante unas nuevas elecciones y eso lo dificulta todo.
El PSOE tiene que convencer a la opinión pública de que si no hay un gobierno “de cambio” es por culpa de Podemos, así que el PSOE ha pensado que lo mejor para mostrar que es Podemos quien boicotea el pacto es conseguir aliados en la izquierda, y ajenos a Podemos sólo hay dos: IU y Compromís. Si lo hace, si el PSOE consigue que IU y Compromís le apoyen, Podemos quedará en evidencia y se mostrará que no es que el PSOE planteé un gobierno “neoliberal”, es sencillamente que Podemos prioriza su estrategia partidista al cambio político.

La clave aquí es que Compromís e IU tienen poderosas razones para aceptar este juego y dañar a Podemos. IU ha sido víctima de una evidente estrategia de estrangulamiento por parte de Podemos, que quiere acabar con la coalición para quedarse su espacio electoral. Podemos ha estado haciendo con ellos la estrategia del palo y la zanahoria, haciendo creer que quería pactar con IU cuando realmente lo único que quería era absorber a sus cuadros válidos (fundamentalmente a Garzón) y tirar a la basura todo lo demás. El pobre Garzón está entre dos aguas, entre un Iglesias que quiere acabar con su coalición y un núcleo duro de su coalición que quiere acabar con él.
A Compromís también se le ha hecho daño. En el pacto de la confluencia Compromís-Podem se pactó intentar conseguir grupo propio. No fue posible, pero en medio de las negociaciones apareció la posibilidad de que los miembros de Compromís-Podem formasen un grupo con IU. En Podemos se negaron, condenando a los dos diputados de IU a irse al grupo mixto y a los cuatro de Compromís a elegir entre quedarse bajo la disciplina de Podemos (cuando les acababan de negar un grupo semi-propio) o irse al grupo mixto, haciendo esto último en parte por orgullo.
Ambas formaciones han sufrido agravios recientemente y no es nada raro pensar que no van a tener reparo a la hora de dañar la imagen de Podemos. Además, si Podemos queda cara a la opinión pública como el responsable de que no haya un gobierno de izquierdas, IU puede ser el principal beneficiado y capitalizar la pérdida de votos de Podemos. Para IU hacer la pinza con el PSOE es una buena idea también estratégicamente, así que por ese lado no va a ser difícil convencer a la coalición.
¿Y a Compromís? Pues Compromís ha sido aliado de Podemos y, aunque haya sufrido un agravio, no le es tan interesante “traicionar” a su socio. Sin embargo Compromís persigue un objetivo prioritario que el PSOE le puede dar: La mejora de la financiación de la Comunidad Valenciana. La Comunidad Valenciana es la peor financiada por habitante de España y la mejora de su financiación es algo que se puede vender bastante bien al no ser la valenciana una comunidad rica sino en este momento más bien al revés. Si Sánchez promete la mejora de la financiación valenciana creo que tiene a Compromís ganado.

Presentarse a una investidura apoyado por Compromís e IU sería un éxito para el PSOE, que pondría a Podemos en una situación realmente complicada. Muy seguro tendría que estar Podemos de que su boicot acabaría en un pacto PP-PSOE y no en elecciones, porque en una nueva contienda electoral acabaría perjudicado electoralmente y posiblemente con su confluencia valenciana rota.
Ese posible gobierno PSOE-C’s con esos apoyos sería muy débil a priori, pero solo a priori ¿y si una vez pasada la batalla post-electoral y creado el cisma, hubiese un pacto legislativo con Podemos para sacar una serie de reformas adelante? ¿Y si ese gobierno se hiciese un experto en el arte de la negociación multibanda permanente? En este momento ningún escenario es imposible, ni siquiera que Rajoy se retire antes de la investidura de Sánchez para intentar boicotearla...

3 comentarios:

  1. ¿Te has vuelto loco? ¿Te has visto toda la serie de Juego de Tronos de una tacada? ¡Madre del Amor Hermoso! ¡GENSANTA!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el artículo.

    Israel R.A

    ResponderEliminar
  3. Pues ahora parece que la cama se la van a hacer al PSOE. Si IU y Compromis dicen públicamente que con Ciudadanos ellos no pueden formar gobierno, el PSOE se va a tener que retratar.

    Es cierto que IU y, en menor medida, Compromis pueden tener quejas con respecto al trato que han recibido de Podemos. Pero creo que ambos tienen mucho más que reprocharle al PSOE.

    Si son honestos (y creo que tanto Oltra como Garzón lo son), Compromis e IU se encuentran en la posición perfecta para mostrar —a quien no haya querido ver aún— dónde está posicionado el PSOE. Si así actuaran la boda sangrienta de Juego de Tronos se quedaría en un cuento para niños en comparación con la que le espera a Pdr Snchz...

    ResponderEliminar