La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 24 de febrero de 2016

Pacto PSOE-C's: Un pacto razonable y turno para Podemos















Después de leer el documento del acuerdo entre el PSOE y C’s me gustaría hacer unas cuantas consideraciones sobre el mismo y sobre lo que podría/debería pasar ahora.

Creo que es fundamental insistir una vez más en el escenario en que nos encontramos, porque escuchando a los políticos parece que exista otra realidad. El congreso salido del 20-D no ofrece ninguna mayoría alternativa y “fácil” al pacto PP-PSOE, pacto que siempre ha sido la última opción para esos partidos pero que ahora es especialmente difícil después de la avalancha de nuevos casos de corrupción en el PP. Las posibles alternativas numéricas pasan por pactos a múltiples bandas y contando con partidos independentistas que no quieren pactar nada, lo que hace indeseable cualquier acuerdo de esa naturaleza. En esta situación casi imposible tan solo hay una posibilidad que evite al PP y a los independentistas, que es algún tipo de consenso entre PSOE, C’s y Podemos, con apoyos o abstenciones de estos partidos ante un gobierno pactado.
La cuestión no es que este sea un gobierno bueno o deseable, sino que es el único gobierno posible sin PP ni los independentistas. Plantear si este es el gobierno que queremos o nos gustaría es una frivolidad en este momento, porque la cuestión no es qué se quiere hacer sino qué se puede hacer. Y lo que se puede hacer está muy limitado. El enfoque debe ser positivo, buscar qué podemos hacer con la situación parlamentaria que tenemos. La revolución, la hegemonía, la anglosajonización danesa de España o cualquier otra cosa hoy por hoy no es posible, y lo políticamente serio es aceptarlo.
En este contexto el candidato a presidente del gobierno, Pedro Sánchez, debe buscar en apoyo o abstención de estos dos grupos, no hacerlo es aceptar su fracaso de antemano. Y como estos grupos no quieren sentarse a negociar entre ellos tiene que establecer pactos independientes con ellos y luego intentar que el pacto con el otro no destruya el primero. No es fácil, pero está haciendo lo único que puede hacer.

El pacto del PSOE con C’s era el primer paso para intentar conseguir una investidura difícil, pero es que además este pacto no debía contener cosas que fuesen inasumibles para Podemos. Parecía algo difícil pero leyendo el documento del acuerdo tengo que decir que, subjetividades aparte, parece haberlo conseguido. El texto del acuerdo parece muy “Ciudadanos” pero ha sido pasado por un filtro donde las cosas más inasumibles del programa original y las “garicanadas” varias han sido eliminadas o suavizadas.
Para empezar, las 5 reformas constitucionales (facilitar ILP’s, despolitización de la justicia, eliminar diputaciones y aforamientos, y limitar los mandatos del presidente del gobierno) son asumibles por Podemos y por la izquierda en general, pero no es solo eso. Por ejemplo, el famoso y nada conveniente contrato único de C’s queda eliminado, manteniéndose los contratos indefinidos como hasta ahora y aplicando esa progresividad sólo en los contratos temporales, cuyo coste de despido aumenta el segundo año (16 días) y cuya conversión en indefinido es la misma que hasta ahora (2 años como regla general).
Tampoco se aplica cambio alguno en el IVA (excepto el cultural, que baja), no se baja el IRPF ni se aplican las bajadas de impuestos que proponía C’s. En cambio, sí hay voluntad de eliminar deducciones en el IS, crear algún tipo de impuesto sobre riqueza, crear mínimos para los impuestos de patrimonio y sucesiones para que las CCAA no puedan eliminarlos o establecer impuestos medioambientales.

Quizá el punto más polémico para la izquierda sea la aplicación de un Complemento Salarial (CSG) para los trabajos peor remunerados. Yo soy opuesto a esta media porque creo que generaría a medio plazo una presión a la baja de los salarios y de las horas de trabajo, aunque en este caso la medida queda complementada con un Ingreso Mínimo Vital que podría evitar en parte este efecto. El CSG no queda definido y, aunque en su redacción parece ser el mismo del programa de C’s, no se habla de cantidades ni de cuáles son los tramos. De todas formas se habla de un CSG que solo cubrirá en principio a las rentas más bajas y a hogares con cargas.
El acuerdo habla de subir el SMI (pero poco), de reestablecer la sanidad universal (aunque luego se ve que se sigue la doctrina C’s de no dar todos los servicios a los ilegales), de aumentar los permisos de maternidad y paternidad, de universalizar la educación de 0 a 3 años, de cambiar la cotización del régimen de autónomos (con cotización de 45€/mes para quienes no lleguen al SMI) y de una ampliación de la ley de segunda oportunidad.
Sobre la reforma laboral el escrito no es muy concreto aunque habla de corregir muchos de los excesos de la última reforma. Respecto a la formación de desempleados, el facilitar el crecimiento de las empresas, el “bonus-malus” o las políticas de I+D, el texto se parece mucho al programa original de C’s. En el terreno medioambiental se acuerda una moratoria sobre el fracking, cerrar las nucleares cuando cumplan 40 años de vida útil, políticas de economía circular y hacer una nueva ley de autoconsumo con vistas en el balance neto.

El acuerdo final elimina las cosas más inasumibles para la izquierda del programa de C’s (contrato único, bajada del IRPF, subida del IVA reducido, etc.) pero mantiene casi todo lo referente a regeneración democrática o derechos sociales “nórdicos” como las bajas de paternidad o la educación infantil. Si el acuerdo puede dejar insatisfecha a la izquierda lo hará por defecto, porque no sube el SMI, no crea una renta básica de inserción o no sube los tipos máximos de IRPF, pero no porque contenga cosas inasumibles. Creo que el PSOE ha sido muy cuidadoso en extirpar del pacto todo lo que supusiese una barrera real para los socios de la izquierda.
Ahora es el turno de Podemos, que ya ha actuado torpemente revolviéndose contra el pacto. Podemos tiene dos opciones: La primera es rechazar el acuerdo porque C’s es “de derechas”, algo que podrá convencer a su votante más fiel pero que decepcionaría a mucha gente, porque sea lo que sea C’s el acuerdo "de derechas" no es. Será más o menos progresista, pero es evidente que supone una mejora a la situación actual y a las políticas del PP. Si hace esto me temo que se le verá como responsable de hacer inviable un gobierno alternativo al PP.
La otra opción es ser abierto e intentar mejorar este acuerdo en una negociación con el PSOE. Es decir, adaptándose a lo pactado aportar cosas nuevas o intentar concretar al alza alguna de las cosas más ambiguas del programa (como la subida del SMI o el Ingreso mínimo vital). Eso le dejaría en bastante mejor posición y devolvería la presión a C’s, que sería quien tendría el problema de aceptar propuestas de Podemos o ser él quien boicoteé la investidura.

Tengo que reconocer que el PSOE se está moviendo de forma muy ágil en un terreno inhóspito para la democracia española. En España la necesidad de pacto para un gobierno nacional ha sido la excepción, pero el pacto a varias bandas y entre opuestos es algo absolutamente novedoso. El PSOE está demostrando talante negociador, capacidad de cesión y pacto. C’s en parte también, aunque le falta eliminar el cordón sanitario sobre Podemos para ser totalmente creíble. Ambos partidos están mostrándose más aptos para una estructura política pluripartidista que sus rivales.
Podemos, en cambio, tiene un problema. Es un partido creado para ser hegemónico en la izquierda y para sustituir al PSOE, no para entrar en el juego de pactos y cesiones propio de una democracia parlamentaria. Se ha encontrado a las primeras de cambio con un papel central que no es ni la fácil oposición total ni el gobierno en sus manos, y para ellos es muy difícil porque todavía no se han adaptado a la estructura parlamentaria a diferencia de partidos como IU o Compromís, que no solo lo están sino que la cultura del pacto está en su idiosincrasia.

Si Podemos fuese inteligente intentaría cambiar su abstención por dos o tres medidas concretas y dejaría gobernar a Sánchez. Tendría un papel central en el parlamento y aunque es muy difícil que pudiese hacer una moción de censura (porque tendría que pactar candidato con el PP) sí podría hacer el parlamento ingobernable y obligar a Sánchez a convocar elecciones. Podemos no parece entender que su guerra de posiciones no se acaba con la investidura sino que más allá de la misma también puede marcar los tiempos y la estrategia.
No me atrevo a pronosticar qué va a pasar pero quiero insistir en lo que es la idea central. No se trata de qué se quiere hacer sino de qué se puede hacer con este parlamento, y coger de C’s las buenas propuestas y extirpar las malas para conseguir su apoyo es de lo mejor que se puede hacer ahora mismo. Creo que el PSOE más o menos lo ha conseguido, pero todavía ha conseguido algo más importante: De ser un partido “viejo” y moribundo ha pasado a ser el actor central de un nuevo tiempo parlamentario que está sabiendo jugar perfectamente. Algo estará haciendo bien.

5 comentarios:

  1. Pero puede el psoe permitirse gobernar con el pp llegado el caso? O repetiria elecciones? Yo no veo al ciudadano medio conociéndose los pormenores del pacto c's\psoe. Lo veo mas hooligan. Así que creo dependerá de como podemos pueda vender una abstención o el psoe culpabilizar a podemos. Aunque creo que a última hora saldrá algún tipo de pacto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí, que puede ser, es la opción parlamentariamente más sencilla y de hecho es la que defendía como más probable en un primer momento. Lo que pasa es que la oleada de corrupción en el PP lo ha hecho mucho más complicado. Creo que el PP debería quitarse a Rajoy de en medio y además tomar medidas adicionales para que esa posibilidad se diese. Pero tampoco la descarto, en absoluto.

      Saludos,

      Eliminar
  2. Enhorabuena Pedro, coincidiendo contigo en muchos puntos.
    Solo añadir:
    Nunca nada será a gusto de todos.
    Hace tiempo no juego en quinielas, porque existe un equipo que no es de esta liga y desea la champions directamente.
    Un saludo.
    Soy TonitoLeco.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Pedro, coincidiendo contigo en muchos puntos.
    Solo añadir:
    Nunca nada será a gusto de todos.
    Hace tiempo no juego en quinielas, porque existe un equipo que no es de esta liga y desea la champions directamente.
    Un saludo.
    Soy TonitoLeco.

    ResponderEliminar
  4. He de discrepar en la mayor parte del contenido del escrito. Pero sobre todo, en el último párrafo. Donde se ignora que el pacto del PSOE y de Cs seguiría sin tener mayoría para investir a Sánchez en caso de que Podemos finalmente "hubiera decidido ser inteligente". Por lo que de inteligente, tendría poco, además de traicionar a cambio de dos o tres caramelos (dos o tres medidas concretas ha dicho usted) a los más de 5 millones de votantes que le pidieron la defensa y las garantías de un cambio de políticas en este país, no un cambio de colores y de caras. Rifar la gobernabilidad de este país con fines a unas supuestas nuevas elecciones sería jugar con la responsabilidad de Estado, algo que perjudicaría a todos los españoles. Se convertiría Podemos en más de lo mismo. EL único partido que está jugando bien en este asunto es Ciudadanos. Que se ha plantado como alternativa al PP y ha obligado al PSOE a pactar el 80% del programa económico que llevaban en su programa (que viene de la FAES). El PSOE no podría haber jugado peor sus cartas, al imponer ante sus votantes las decisiones de los barones, al "consultar" un pacto de gobierno con sus militantes (insultando así a los 5,5 millones de personas que les votaron, pues no iban a estar en esa votación).

    ResponderEliminar