La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 22 de mayo de 2017

El ocaso de EL PAÍS













Viendo la imponente victoria de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE después del ataque y vilipendio constante al que le ha sometido el diario antaño referencia del progresismo español, El PAÍS, me vino una imagen a la cabeza. Retrocedí a mi adolescencia, en los años 90, y recordé lo que este diario representaba en aquel momento.
Recuerdo cómo cualquier progresista que se preciase iba con el diario EL PAÍS bajo el brazo, cómo incluso se contaba que mucha gente compraba EL PAÍS a la vez que otro diario, y escondía el otro dentro del diario de PRISA para que pareciese que realmente leía EL PAÍS, porque daba “caché” intelectual. Los artículos de opinión del periódico se llenaban de las mejores plumas del país, de intelectuales de referencia a los que respetabas y admirabas, aunque no te gustase su opinión. EL PAÍS, siempre comprometido con el PSOE aunque crítico en determinados momentos con él, era el periódico de referencia de España.

Desde hace algunos años venimos viendo como esta imagen progresivamente ha ido quebrando. Desde hace años las noticias de la sección internacional de EL PAÍS cada vez eran menos fiables y, en el caso concreto de los países de habla hispana, estaban claramente sometidas al punto de vista que era conveniente al grupo por sus intereses empresariales en la región.
A nivel nacional hemos visto también una degradación de la fiabilidad periodística del medio, sobre todo tras la destitución de Javier Moreno en 2014, o quizá antes, cuando determinadas multinacionales españolas entraron en el capital de PRISA. Estos años hemos visto un ataque sin cuartel a Podemos y a Pablo Iglesias, luego a Pedro Sánchez, y finalmente un despilfarro de indisimulado apoyo a Susana Díaz, más propio de la propaganda que de la línea editorial de un medio de comunicación generalista.
Paralelamente a todo esto hemos visto una transformación de los artículos de opinión y columnistas de El PAIS. Los antaño respetados columnistas ahora parecen ancianos temerosos de los nuevos tiempos, dedicados a agitar los peligros del populismo, de la democracia interna, de los nuevos partidos y de todo aquello que no fuese exactamente igual a la España de la transición y del felipismo ochentero que tanto parecen añorar. Fuera de algunas excepciones (algunos politólogos y sociólogos jóvenes, y algún columnista tradicional que no se ha descolgado de la realidad), el resto de la sección de opinión se ha convertido en el sonido constante de las trompetas del apocalipsis.

Todo esto ha desembocado en lo que evidentemente tenía que desembocar. EL PAIS, como antiguo faro que guiaba la política progresista de este país, hace tiempo que no guía nada, y aún en su más desvergonzado partidismo ha sido incapaz de condicionar el resultado de las elecciones primarias del partido que en teoría era “el suyo”. Llevan semanas, meses, hablando de la destrucción que le espera al PSOE como vuelva el terrible Pedro Sánchez, encumbrando a la faraona andaluza con una desvergonzada propaganda, hablando del peligro de la ruptura de España como el peor de los ABC…y aun así, los militantes socialistas han apoyado contundentemente a Sánchez.
Recuerdo escucharle a Pedro J. Ramírez una confesión que creo muestra bien las ideas de cierto periodismo. Pedro J. se quejaba de que Rajoy no hiciese caso a los periódicos, comparándolo con Suárez y Zapatero (que según él hacían caso a la prensa) y con González y Aznar (que, también según él, no eran tan permeables a la prensa pero que siempre se preocupaban de saber que decía la prensa de ellos). Rajoy no leía periódicos, sólo el Marca, y por tanto era una persona terrible.
Pedro J. es un conocido amoral y quizá por eso expuso tan transparentemente esa voluntad de dominio sobre la política que tienen determinados medios de comunicación. EL PAÍS tuvo esa voluntad con Sánchez, la ejerció en conspiración con fuerzas del PSOE, fue denunciado por Sánchez por esta causa, y ha volcado todas sus fuerzas en seguir teniendo esa situación preeminente. Pero ya no la tiene, ni de la mano de un aparato poderosísimo ha podido influir nada en el partido para el que antaño era fetiche.

Es posible que la era digital haya tenido mucho que ver con la minimización de la importancia e influencia de la prensa, es posible también que los problemas económicos de PRISA en general y de los periódicos en papel en particular los hayan hecho mucho más dependientes, pero si EL PAÍS ha perdido casi toda la credibilidad de antaño se debe, básicamente, al tinglado periodístico en que se ha convertido.

4 comentarios:

  1. De cabecera de referencia en el periodismo hispánico a tabloide indecente. En fin. Así es la vida, amigos.

    ResponderEliminar
  2. El Pais nunca ha sido " pro socialista " era durante aquellos tiempos pro Felipista o no recuerdan por citar solo un ejemplo cuando CARGO contra Alfonso Guerra con lo de su hermano . Felipe y Cebrián eran " amigos del alma " en aquellos tiempos y hasta escribieron conjuntamente un libro .Por otra parte ademas de la era digital y los MUCHOS problemas económicos que como usted mismo cita han influido claramente , hay otro factor que no conviene olvidar y es que " aquellos " que se paseaban con El Pais en la mano han evolucionado en esto de lo político y ya no se dejan " influenciar " por los " respetados columnistas " que ahora están muy preocupados por mantener su sueldo . De cualquier forma AHORA cabe la posibilidad de que si Pedro Sánchez ha aprendido algo de su pasado reciente , el PSOE aquel , quede como lo que fue pero que no puede ni debe seguir creyéndose aquello no es . Tiempo al tiempo y que Dios reparta suerte que falta nos hace .

    ResponderEliminar
  3. Creo que mientras sigamos viendo a los medios de comunicación como “libres”, no entenderemos nada. Los medios de comunicación tienen dueños, y esos dueños tienen intereses diferentes a ganar dinero con dicho medio. Lo ganan con otras cosas, un medio de comunicación es una herramienta que puede resultar deficitaria, pero que te puede hacer ganar más dinero por otras vías, si consigues manipular la opinión pública de forma que beneficie tus intereses, que es para lo que lo quieren los dueños. Por favor, dejad de creer que la función de los medios es informar, dejad de creer en la Libertad de Prensa.

    ResponderEliminar
  4. El proyecto PRISA, con la dificultad que supone hacer calificaciones categóricas, supone un proyecto de una parte de la oligarquía del régimen, de origen falangista-reformista de enrocarse en un proyecto "regeneracionista". Por supuesto, aparte de los intereses más prosaicos como el económico y la conservación del poder hay unos ejes políticos muy convergentes con el proyecto del PSOE remodelado en Surennes. De forma resumida este proyecto busca un modelo de España socialdemócrata, vinculado a la OTAN y a entonces CEE. CONTINUARÁ.

    ResponderEliminar